Nacional

Recluso casi agarra arma cerca de bebé

Actualizado el 18 de octubre de 2015 a las 12:10 am

Nacional

Recluso casi agarra arma cerca de bebé

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Al lado de la camilla con un bebé y su mamá, era atendido un recluso en el servicio de Emergencias del Hospital de Alajuela.

El reo, quien estaba acompañado por dos custodios, mostraba una herida profunda en una mano. Por este motivo, no tenía las manos esposadas.

Guillermo Porras, jefe de Emergencias de este hospital, cuenta que el médico le pidió a un policía que también le quitara al reo las esposas de sus pies.

“El problema fue que el custodio tenía abierto el seguro de su arma y el reo aprovechó el descuido del policía para quitársela, pero, por dicha, se le resbaló de la mano y esta cayó al suelo. Todos se asustaron. Los custodios lograron contener al reo”, contó Porras, quien explicó que este hecho ocurrió hace unos dos meses.

Porras afirmó que en distintos gobiernos han alertado sobre la necesidad de hacer algo a fin de evitar la inseguridad para el personal y para otros pacientes por el traslado de reclusos.

“La idea es que las enfermerías de las cárceles tengan capacidad resolutiva para atender las situaciones menores. Se debería mandar a los presos cuando sea para algún examen o alguna cita con un especialista o una emergencia grave porque sabemos que en las cárceles no hay equipo”, comentó Porras.

El médico explicó que en ese hospital hay un cuarto, con dos camillas, destinado para enviar a los presos que se tienen que dejar en observación, con el objeto de evitar ubicarlos en donde se encuentran los otros pacientes.

  • Comparta este artículo
Nacional

Recluso casi agarra arma cerca de bebé

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Daniela Cerdas E.

daniela.cerdas@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección de Sociedad y Servicios. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina. Escribre sobre vivienda, trabajo, municipalidades, Iglesia, niñez y diversidad sexual.

Ver comentarios
Regresar a la nota