Nacional

Omar Lizano, oceanógrafo: ‘Averigüen sobre oleajes y mareas’

Actualizado el 31 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Nacional

Omar Lizano, oceanógrafo: ‘Averigüen sobre oleajes y mareas’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El riesgo en las playas no solo se mide por las corrientes marinas. Hay otros factores por considerar, asegura el oceanógrafo Omar Lizano, del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), de la Universidad de Costa Rica (UCR).

¿Cómo se producen las corrientes de resaca?

La corriente de resaca es generada por el rompimiento de las olas en la playa. Cuando las olas rompen, usualmente la más alta sube por la pendiente de la playa. Esa agua que sube regresa mar adentro, y cuando lo hace a veces se mete por la parte donde la ola tiene menos altura.

¿Cuánta fuerza tienen?

Ahorita estamos viendo corrientes débiles en Jacó. Esas corrientes llegan a 20 metros máximo, tal vez 30 metros. Pero las hay que van hasta a 500 metros y un kilómetro. La velocidad máxima de una corriente es de 50 centímetros por segundo, pero hay más débiles y más intensas. No son supercorrentones, pero uno siente que lo van alejando de la costa fácilmente.

¿En qué puntos del país es más común este fenómeno?

Todas las playas que dan hacia el mar abierto, que no están dentro de bahías o golfos, son las que tienen oleajes más fuertes. Una de las que tiene corrientes intensas es playa Hermosa, a la par de Jacó. Pero esa no es la playa más peligrosa; la más peligrosa es Jacó. No necesariamente porque tenga las corrientes de resaca más fuertes, sino porque es la más visitada. A más visitas, más posibilidades de un accidente acuático.

¿Qué otros factores hacen peligrosa una playa?

Hay playas que tienen rocas, como playa Langosta, Tamarindo, y bahía Culebra. Son playas con rocas y piedras negras que, a veces, hay gente que se tira al mar y no se da cuenta de que había una piedra, y eso representa un peligro.

”Hay lugares donde uno va a bañarse y se encuentra zanjas. Hay playas con pendientes muy fuertes, como Conchal. Uno ve el agua tranquilita, pero cuando se da cuenta ya está metido hasta el cuello, porque tiene la pendiente muy fuerte. Aparte de eso, la presencia de corales, arrecifes, la falta de salvavidas… una playa sin salvavidas es más peligrosa que cualquier otra”.

PUBLICIDAD

¿Cuáles precauciones deben tomar los bañistas para evitar los peligros de estas corrientes?

Lo primero que un bañista debe hacer es averiguar sobre condiciones de oleaje y de marea. La relación entre las mareas y el oleaje es que cuando las mareas están bajando o subiendo las corrientes de resaca se hacen más intensas. También, si estamos en marea alta, las corrientes pueden ser peligrosas porque hay pendientes más fuertes en el agua, y cuando la ola rompe más fuerte, la corriente es más intensa.

  • Comparta este artículo
Nacional

Omar Lizano, oceanógrafo: ‘Averigüen sobre oleajes y mareas’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota