Nacional

Desafío: prematuros y enfermedades congénitas

Actualizado el 01 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Nacional

Desafío: prematuros y enfermedades congénitas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Denise Dávila, enfermera de Neonatología en el Calderón Guardia, atiende a uno de los pacientitos más críticos. | CARLOS GONZÁLES PARA GN

Los niños prematuros y los que tienen malformaciones de nacimiento (enfermedades congénitas) son los que ponen a prueba el sistema de salud.

Alrededor de 2.000 bebés al año nacen antes de haber cumplido las 37 semanas de gestación, y esto les acarrea un riesgo importante de sufrir complicaciones por la inmadurez de su desarrollo.

Un 28% de la mortalidad infantil ocurre por las complicaciones asociadas a la prematuridad extrema, según la Comisión Nacional de Mortalidad Materno-Perinatal e Infantil, adscrita al Ministerio de Salud.

La atención diaria de un prematuro extremo cuesta cerca de ¢1 millón.

Hay otros tipos de prematuridad (moderada y muy prematura), sobre los cuales aún no hay datos nacionales, aunque se presume que el costo de su atención es muy similar.

Los embarazos múltiples, productos de técnicas mal aplicadas de fecundación asistida, representan un riesgo de incremento de nacimientos antes de tiempo.

Más complejidad. Las malformaciones congénitas, por su parte, han sido las causantes de un 37% de todas las muertes infantiles desde el 2010 hasta el primer semestre del 2015, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Ese porcentaje ha venido disminuyendo, pero bajarlo todavía más es costoso por el nivel de tecnología médica que se requiere para mantener con vida a estos pequeños.

En eso último coinciden varios especialistas en neonatología y perinatología consultados por La Nación.

Las principales malformaciones se vinculan al corazón, lo cual explica, en parte, que la Caja esté interesada en hacer tamizaje cardíaco para detectar los casos graves en las primeras 24 horas de nacido el niño.

La institución también incorporará, el próximo año , el tamizaje auditivo en todas las maternidades del país. Estas dos medidas son parte del reforzamiento de los servicios de Neonatología y Ginecoobstetricia de los 29 hospitales de la CCSS.

Jaime Lazo Behm, coordinador de la comisión encargada de los estudios para reforzar esos servicios, dijo que aún falta precisar qué se necesita para desarrollar la capacidad técnica que permita atender mejor los casos más complejos.

De los servicios que requieren estos menores, los más útiles son la ventilación asistida que requieren para sobrevivir, y la administración de alimentos por la vena (nutrición parenteral).

PUBLICIDAD

En la definición de esas necesidades, dijo Lazo, se trabaja con profesionales de la salud, ingeniería y equipamiento de la Caja de Seguro Social.

  • Comparta este artículo
Nacional

Desafío: prematuros y enfermedades congénitas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ángela Ávalos R.

aavalos@nacion.com

Periodista

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud. 

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota