Nacional

Alimentos de un 'casado' típico deben ajustarse para proteger al corazón

Actualizado el 24 de septiembre de 2013 a las 11:26 am

 Platillo actual se compone de muchas grasas y carbohidratos

Mitad del plato debe componerse de frutas y verduras no harinosas, un cuarto de carnes y un cuarto de carbohidratos

Nacional

Alimentos de un 'casado' típico deben ajustarse para proteger al corazón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Autoridades aseguran que el casado actual es una bomba calórica cargada de carbohidratos. (Archivo. )

"El casado actual es una bomba calórica cargada de carbohidratos, hay que ajustarlo para que el corazón no se enferme". Con estas palabras, María Eugenia Villalta, gerente médica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), llamó a la población a cambiar este platillo tradicional.

"La idea no es que la gente deje de comer el casado, ya es parte de nosotros, lo que buscamos es que lo adapten para que sea más saludable", añadió.

Para la nutricionista Maricruz Ramírez, la forma en la que una persona se alimenta puede proteger o exponer al corazón a enfermedades.

"El tico tiene una alimentación muy alta en grasas, azúcares y sal. Además, comemos mucho fuera, donde no controlamos cómo se cocina y todo eso afecta la salud. Además, un casado tradicional muchas veces viene en un plato muy grande, y con montañas de comida", manifestó Ramírez.

En 2012 se dieron 20.983 hospitalizaciones por enfermedades del corazón en hospitales de la CCSS, un promedio de 57 por día

"El casado comenzó en familias campesinas, donde se hacía mucho esfuerzo físico y las personas necesitaban gran cantidad de comida para reponer energía y seguir trabajando, pero ahora llevamos una vida más sedentaria y no podemos seguir comiendo igual", agregó.

El casado ideal. Ramírez señala que la mitad del plato debe estar compuesta por frutas y verduras no harinosas, un cuarto del plato por productos de origen animal (carnes, huevo, embutidos) y una cuarta parte por verduras harinosas (como la papa) o carbohidratos, como el arroz y frijoles.

Dentro de los consejos está servir en platos medianos o pequeños, comerse la ensalada primero –pues la fibra produce sensación de llenura–, cocinar con condimentos naturales, quitar el pellejo y los "gorditos" de las carnes antes de cocinarlas, eliminar el salero de la mesa, y no consumir aderezos que tienen mayonesa como base. Evite el postre y prefiera comer frutas.

Además, se recomienda no comer en menos de 20 minutos, no someter al cuerpo a largas horas de ayuno, no adicionar azúcar a los refrescos.

Por otra parte, si va a consumir pastas, deben comerse con vegetales y no combinarlas con arroz y frijoles.

"Un casado como los que normalmente se sirven puede tener unas 850 calorías, el que nosotros proponemos tiene 600, es un gran cambio", enfatizó Ramírez.

PUBLICIDAD

Corazón enfermo. Estos cambios en el casado buscan mejorar la salud del corazón del tico, uno de los órganos más enfermos de los nacionales.

Datos brindados por la CCSS la mañana de este martes, indican que el año pasado se dieron 20.938 egresos hospitalarios por enfermedades del corazón, una de cada cuatro de ellas son males isquémicos (infartos).

El epidemiólogo Roy Wong comentó que el 36% de los adultos tiene sobrepeso y el 26% tiene obesidad. Según Wong, una que pasa de peso normal a sobrepeso dobla su riesgo de padecer diabetes y aumenta en un 50% el riesgo de hipertensión.

Por su parte, una persona que pasa de sobrepeso a obesidad, quintuplica su riesgo de diabetes y dobla sus posibilidades de hipertensión.

  • Comparta este artículo
Nacional

Alimentos de un 'casado' típico deben ajustarse para proteger al corazón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota