Nacional

entrevista

‘Esta es mi última campaña pues no creo en la reelección’

Actualizado el 22 de enero de 2010 a las 12:00 am

 Ottón Solís Fallas

 Señalando marionetas y monigotes, el tres veces candidato del PAC afirma que esta vez ganará y que su lugar en las encuestas demuestra que los costarricenses las contestan al revés

Nacional

‘Esta es mi última campaña pues no creo en la reelección’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Oriundo de Pérez Zeledón y con un posgrado en la Universidad de Manchester, Inglaterra, asegura que está listo para gobernar, aunque las encuestas digan que los ticos piensan lo contrario. Pero Solís sostiene que, según su experiencia, los ciudadanos contestan al revés en esos estudios.

Este es un resumen de la conversación que sostuvo el miércoles 13 de enero con un grupo de de periodistas de La Nación .

Usted fue un fuerte contendor en el 2002 y aún más en el 2006. ¿Cómo percibe la caída del PAC en la intención de voto?

Creo que vamos a ganar las elecciones. La percepción general que tenemos es muy diferente a lo que indican las encuestas, al igual que hace cuatro y ocho años. Hace cuatro años, pocos días antes de las elecciones las diferencias rondaban 20 y 25 puntos ,y, sin embargo, estuvimos muy cerca de una victoria.

Si entonces no ganó, ¿por qué habría que votar por usted?

Porque hoy me conocen mejor, conocen más nuestras propuestas y coherencia, porque hoy saben que era cierto lo que me metió a mí en la vida pública, que había mucha corrupción, que había políticos importantes recibiendo ayuda de Taiwán en sus fundaciones, abusando en lo pequeño y en lo grande, y eso que parecía exagerado hoy la gente dice: ‘tenía razón’.

Cuando nació el PAC lo visualizó como un proyecto electoral a dos, cuatro, ocho o 12 años?

Ahí mismo.

¿Quería ganar en la primera?

Las propuestas del PAC son urgentes para el país. La ética, la coherencia, la autoridad moral... y siempre creí que podíamos ganar en la primera elección.

¿Por qué no ha dado el puntillazo final?

Escogimos una ruta política en la cual no estamos dispuestos a sacrificar principios y la gente toma tiempo para percatarse de las diferencias; ahora ya se percató. Es difícil competir con la política que recluta militantes ofreciendo bonos y becas; en el PAC es prohibido.

Pero eso usted lo viene diciendo desde el 2001...

Exactamente, bueno, pero tenemos esa competencia.

Pero no ha calado.

Cada vez ha calado más. Nuestro estilo político toma tiempo para calar y tal vez yo era muy optimista; sin embargo, sí pasamos de 26% a 39% y ahora vamos a ganar.

¿En su cabeza ha considerado no ganar?

No. No, no...

¿Más que otras veces?

Mucho más que otras veces porque hicimos la tarea organizativa, no al 100%, pero mucho mejor de lo que lo habíamos hecho nunca.

Entonces, ni le pregunto si esta será su última campaña.

No, le contestaría que esta va a ser mi última campaña porque yo no creo en la reelección, entonces no voy a aspirar nunca más. Porque la reelección como está planteada no es real, entonces por esa razón va a ser mi última campaña.

¿Anteriormente falló la organización en el PAC?

Sí.

¿Han modificado algo?

Sí. Nos abocamos al tema de la organización desde que pasaron las elecciones pasadas. Hubo una convicción en nosotros de que la democracia, la acción ciudadana por sí sola, espontánea, emocional, bastaba… pero hay un margen en el que se requiere organización y hacer que la gente salga a votar, y a eso nos hemos abocado luego de las pasadas elecciones.

¿Considera que esa fue la principal falla?

Sí, sí fue una falla no percatarnos que la organización era importante, que no bastaba con una acción ciudadana espontánea.

¿Con base en qué dice usted que va a ganar las elecciones?

En lo que vemos en las calles, en la experiencia organizativa. Le doy ejemplos: terminar la conformación del partido antes que los demás; en la asambleas provinciales de nosotros para hacer el quórum era una pelea, a la asamblea a la que menos gente asistió llegó el 75% de los delegados en este proceso que culminó el 21 de enero (2009). A la inscripción de fiscales llegó tres veces más gente que hace cuatro años y más miembros de mesa. Además de los “Encuentros Ciudadanos”, todos han sido más grandes que hace cuatro años, solo dos no.

¿Mediciones técnicas, científicas, tiene?

No.

Todas esas mediciones son empíricas. ¿Son más fiables que las mediciones científicas?

Estamos en la misma secuencia de preguntas que hace ocho y hace cuatro años, y yo reté a su periódico y un periodista fue conmigo a la zona de Siquirres y le demostré que había más signos externos de Liberación, pero que la gente contestaba encuestas al revés.

Del Ottón Solís que fundó el PAC, al que habla hoy con nosotros, ¿en qué ha cambiado en estos años?

Conozco más Costa Rica, espero tener más conocimientos, he leído más, he escuchado más. Si no ha pasado eso, sería un fracaso.

¿Es igual de radical?

En algunos temas sí y tal vez soy más radical porque veo que es más difícil cambiarlos, pero en el tema de la corrupción, mentirle al pueblo y hacer demagogia, me estorba, me estorba que eso sea así.

¿Quién es su rival?

Yo diría que los indecisos, con un poquito de ellos que se decidan, consolidamos la victoria.

Pero esos no son sus rivales, son su público a convencer.

Bueno, pero es que lo que tienen ellos dos es tan poco que ya es lo que está allí. Hhan gastado una fortuna por año y resto Laura, y Otto por siete meses, atacando difuntos, por cierto. De ahí que ya ellos tienen lo que tienen y es menos de lo que nosotros tenemos (...). Además, hay dos tipos de personas que no se han decidido: los que no van a votar y los que sí van a votar, pero están indecisos y ellos tienen un voto reflexivo, por eso es que no se han decido. Y esa es la enorme ventaja del PAC (...) cuanto más una persona reflexione, piense y se informe, más vota por el PAC.

¿Y haciendo una marioneta y un monigote es forma de capturar a esos indecisos?

Es una forma de informar a la gente para que reflexione mucho, si el indeciso está reflexionando. Es una forma de decirles: ‘Ojo, aquí hay mucho dinero, hay manejos’. Laura declaró que hacía todo lo que los Arias le dicen y por eso su programa de gobierno es seguir ‘Adelante’ y si uno ataca los problemas generados por este gobierno, como la pobreza y otros, quien responde es Casa Presidencial. Es decir, el titiritero le dice: ‘Siga haciendo lo que hemos hecho’, y además le dice: ‘Yo la defiendo’, ilegalmente, corruptamente.

¿Y el concepto del monigote?

Inflado, inflado, es decir, la plata inflando a alguien y cero organización en su partido.

¿Ese va a ser el tono del resto de su campaña?

Informar, porque el fondo de esas propuestas es también que respondan, ¿verdad?, sobre la minería a cielo abierto, la otra pregunta es de dónde viene la plata, de una manera, digamos jocosa.

¿Por qué ese giro en el último mes de la campaña?

Pero es que no es un giro, nosotros informamos de la pobreza y de lo que pasó en el último año.

Pero con otro tono.

De una forma diferente, pero informamos de la pobreza y gastamos mucho dinero informando de cómo la afecta la corrupción y la deshonestidad.

Esto de llamar marioneta a una contendora es un mensaje fuerte.

Pero qué hace usted cuando ve que ante anuncios nuestros sobre la pobreza y los problemas quien sale a atacarme es a Rodrigo Arias, ¿qué espera usted?

¿Entonces sí es una reacción?

No, es un dibujo exacto, ella es la que puso a Rodrigo Arias a defenderla. Ella se pone a lanzar ataques soeces como nunca se han visto en este país, le hago una carta privada para darle oportunidad de responder y no respondió ¿Quién invitó aquí el ataque soez? Ella.

¿Lo decepcionó Chinchilla?

No, no, no esa es la política tradicional, cero argumentos.

¿En qué momento se dio cuenta de que era tradicional?

Todo el tiempo.

¿Desde que eran compañeros de partido?

Yo pasé enfrentado en ese gobierno de Figueres y ella (Laura Chinchilla) estaba allí. Enfrentado por la corrupción, por el modelo neoliberal, por todo, por su corrupción. (...). Yo estuve ahí, pero nunca a la par de esas barbaridades y ella estaba ahí, pero muy confortable. No sé qué dice que es firmeza.

En esa fuerza del ataque ¿hay alguna dosis de desesperación?

No. Es que no es ataque, es seguir informando sobre problemas serios. Hay una cúpula de poder económico manejando acá y una campaña que confiesa eso al decir ‘Adelante’ sin contestar los temas de fondo.

¿Los países tienen el gobierno que se merecen?

Yo creo que los países ignoran información que no merece ser ignorada. Y tenemos la posibilidad de informar.

Don Ottón, ¿usted es bueno?

Pregúntele a Dios.

¿Pero no es malo?

Es que si ser ni bueno ni malo es ser cero, el menos malo es el que es negativo, pero más cerca del cero. Yo sinceramente pienso que estoy a la derecha del cero. ¿Dónde llego? Oro mucho para llegar bien largo porque solo con la fuerza de Dios puedo ser una persona buena. Fishman es bueno también, uno no puede ponerse a la izquierda del cero. Esta campaña debería ser quién es el más bueno o buena. No debiéramos decirle eso a Costa Rica.

¿Rebaja el nivel de la democracia este tipo de campaña?

Uno podría creer que es un gesto de humildad, pero yo digo: Fishman no es malo, es bueno., tiene actitudes equivocadas y conceptos equivocados, igual que Laura, pero son personas buenas.

  • Comparta este artículo
Nacional

‘Esta es mi última campaña pues no creo en la reelección’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota