Nacional

El tesoro es la propia isla del Coco

Actualizado el 12 de abril de 2014 a las 12:00 am

Nacional

El tesoro es la propia isla del Coco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Rodeada por leyendas de tesoros, piratas y fantasmas, la Isla del Coco ha sido conocida, a través del tiempo, como una isla misteriosa en medio del Pacífico.

Su descubrimiento, en 1526 por los españoles, desveló un tesoro en medio del mar. La Isla, llena de fuentes de agua dulce, árboles madereros que permitían la reparación de embarcaciones dañadas en altamar, ha sido objeto de búsqueda de tesoros por aventureros, a través de los siglos.

El tesoro, robado en 1821 y valorado en $800 millones de la actualidad, habría sido sustraído por un capitán inglés, quien apoyaba a Simón Bolívar en la guerra de independencia del Perú.

El tesoro habría sido sacado de Lima y trasladado hasta la Isla en secreto. Los piratas nunca pudieron regresar por el tesoro, que nunca apareció.

A finales del siglo XIX, el alemán Augusto Güissler recibió autorización del Gobierno para establecer una colonia agrícola y proceder a la búsqueda del llamado tesoro de Lima. Empero, nunca se encontró. Después se prohibió la exploración para buscar el tesoro, explicó el guardaparques de la Isla, Isaac Chinchilla.

Sin embargo, la riqueza de la Isla se encuentra en su naturaleza. Con un microclima propio, abundante agua dulce y terrenos volcánicos fértiles, este territorio es una mina de la biodiversidad.

Según datos oficiales, aquí viven más de 300 especies marinas (de ellas, el 10% son endémicas); más de 600 tipos de moluscos; 800 de insectos y 100 de aves (tres endémicas). Además, cinco especies de peces de agua dulce (tres endémicas) y cerca de 400 especies de plantas (7% endémicas).

  • Comparta este artículo
Nacional

El tesoro es la propia isla del Coco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota