Nacional

Una tarima cargada de ‘selfies’ y mucha agua

Actualizado el 09 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Nacional

Una tarima cargada de ‘selfies’ y mucha agua

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Laura Chinchilla Miranda sabía que solo le quedaban unos minutos más para lucir la banda presidencial, que se le entregó hace cuatro años. Por eso, le hizo un gesto a su hermano Adrián para que se le acercara y se tomaron una fotografía.

Esa fue la última imagen promovida por ella misma como presidenta de la República. Eran las 10:30 de la mañana y en unos minutos se iniciaría la ceremonia del traspaso de poderes.

Antes, Chinchilla había desfilado por la tarima del Estadio Nacional saludando a cuanto delegado internacional se le acercó para felicitarla, aunque siempre estuvo rodeada de sus más cercanos colaboradores, especialmente de sus ministros.

La última foto de Laura Chinchilla con la banda presidencial, antes  de  sentarse en la mesa principal, fue con su hermano Adrián. A la derecha, asientos reservados para invitados de la mandataria, que quedaron vacíos.  |  LUIS DÍAZ
ampliar
La última foto de Laura Chinchilla con la banda presidencial, antes de sentarse en la mesa principal, fue con su hermano Adrián. A la derecha, asientos reservados para invitados de la mandataria, que quedaron vacíos. | LUIS DÍAZ

Aquel retrato fue uno entre decenas de todos los que se hicieron las delegaciones. Muchos consistieron en fotografías de embajadores y otros diplomáticos. Otros más se dieron entre los integrantes del gabinete de Chinchilla.

En inglés, francés y una gran variedad de acentos del español, la solicitud de fotografías estaba a la orden del día.

Las revoluciones bajaron cuando el calor comenzó a hacer de las suyas: ya nadie quería tantas fotos, sino estar sentados tranquilos, usando hojas de papel para hacerse un poco de viento en la cara.

Archivo.
ampliar
Archivo.

El calor llevó a sed y para eso estaba Nelson Ugalde, un funcionario del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados, quien tenía a su cargo la distribución de más de 1.500 botellas de agua en la tarima principal

Su trabajo lo realizó sin problemas, hasta que una funcionaria de Protocolo de la Cancillería de la República lo frenó, justo cuando pretendía darles agua a los nuevos diputados e integrantes de la mesa principal, entre ellos, Chinchilla y el entonces presidente electo Luis Guillermo Solís.

El problema no era que repartiera el líquido, sino la gorra blanca y camiseta celeste, tipo polo, que llevaba el funcionario y que lo hacía resaltar entre tantas corbatas, sacos y vestidos pomposos.

El inconveniente y la sed de diputados y otros invitados especiales se resolvió cuando Protocolo de la Cancillería llevó a la tarima a un grupo de saloneros, quienes con sus pantalones negros, camisas blancas y chalecos, estaban mejor presentados para la ocasión.

  • Comparta este artículo
Nacional

Una tarima cargada de ‘selfies’ y mucha agua

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota