Nacional

Felipe de Borbón y Grecia recibió muchos cumplidos de los costarricenses

Un príncipe enmudece ante un piropo picante

Actualizado el 08 de mayo de 2014 a las 05:53 pm

Nacional

Un príncipe enmudece ante un piropo picante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El Príncipe de Asturias en el traspaso de poderes. (Luis Navarro)

San José

"Usted es un rico". Así sin más, una mujer no identificada dejó sin habla al mismo príncipe de Asturias, cuya única reacción fue una buena carcajada.

"¡Qué pena! ¿Entendería?", "pues claro, no ve que habla español", cuchicheaban algunas otras de las hambrientas alrededor del heredero. A todo el mundo le causó risa. Era increíble presenciar tan cerca un episodio igualmente atípico para su alteza, además protagonista.

La curiosidad del episodio crece pues no ocurrió en plena calle sino dentro del mismísimo Estado Nacional y en una de las salas de invitados especiales del Traspaso de Poderes.

La Nación quiso conocer el nombre de la intrépida joven, pero la audacia se le apagó después de lanzar el piropo pues se negó a identificarse. Al rato se marchó e iba un poco apenada.

Desde las graderías hubo quienes, antes que ella, gritaron a voces piropos como guapo y ovacionaron a Felipe de Borbón con cada movimiento.Es tan alto, ciertamente. Pero con esos cumplidos tan intensos y constantes de parte del pueblo costarricense, específicamente del componente femenino de la población local, queda poca duda de que el príncipe dejó hoy el país más crecido todavía.

Según la escolta de seguridad, él no descarta volver pronto al país, pues a pesar de que ha venido a cinco traspasos de poderes, tiene la deuda de conocer las playas y bosques costarricenses. Además, hace tiempo desea hacer rafting aquí.

Felipe de Borbón y Grecia, de 46 años, está casado con Letizia Ortiz, princesa de Asturias y tiene dos hijas, las infantas Leonor y Sofía. Al príncipe de Asturias le corresponden también los títulos de príncipe de Gerona, príncipe de Viana, duque de Montblanc y conde de Cervera.

La visita del príncipe estuvo rodeada de mucho personal de seguridad y enmudecimiento: de ningún tema brindó declaraciones; incluso antes del piropo.

  • Comparta este artículo
Nacional

Un príncipe enmudece ante un piropo picante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota