Nacional

Hay un liderazgo político que se debe llenar

Actualizado el 20 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

Nacional

Hay un liderazgo político que se debe llenar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El presidente legislativo, Antonio Álvarez Desanti, entra en el juego de cartas del PLN que luchan por aspirar a la candidatura presidencial para el 2018

El estado de salud de su esposa, la abogada Nuria Marín, es el único pero que tiene el presidente de la Asamblea Legislativa, Antonio Álvarez Desanti, para presentarse como aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Liberación Nacional (PLN).

Tras hacerse pública ayer la negativa del expresidente Óscar Arias (1986-1990 y 2006-2010) para aspirar a un tercer mandato, Álvarez, con toda la polémica que envuelve su paso por el PLN, aparece como posible retador al exmandatario José María Figueres (1994-1998), quien lleva más de dos años impulsando su nombre para volver a Zapote.

LEA: Álvarez podría desafiar al expresidente Figueres

El legislador, de 58 años, conversó con La Nación desde Estados Unidos, donde acompaña a su esposa en una operación contra el cáncer de seno. Si bien los resultados de la cirugía fueron exitosos, Álvarez dice que el anuncio de una eventual candidatura depende de la evolución del tratamiento de su compañera. A continuación, un extracto de la conversación este lunes.

A la luz del anuncio de Óscar Arias ¿qué reflexión le deja la decisión de dejar el camino libre a otras figuras del PLN?

Yo le había ofrecido mi apoyo en la campaña, recibo el anuncio con algo de tristeza, porque hubiera deseado que don Óscar asumiera la bandera de Liberación Nacional para esta campaña de 2018. Debo decir que su cadena de televisión refleja gran nobleza, a una persona de gran patriotismo y gran altura como estadista, al agradecer al país lo que el país le reconoce, pero que también cree que debe dar el paso para nuevos liderazgos.

¿Evalúa entrar en la lucha electoral para el 2018?

Lo estoy considerando seriamente. Debo ser sincero, en este momento me lo estoy planteando como una alternativa probable, creo que debo analizarlo y considerarlo y no descarto que pueda presentar mi nombre. No obstante, en este momento no estoy en condiciones de dar el paso adelante, ahora tenemos el proceso de recuperación de Nuria, que fue intervenida quirúrgicamente el viernes pasado, dichosamente con mucho éxito, pero debemos ver los tratamientos que siguen después de su operación, pero si las cosas son compatibles, estoy considerando seriamente plantear mi nombre para la lucha interna en Liberación Nacional.

PUBLICIDAD

¿Ha conversado con su esposa, o es algo que va a hacer conforme ella se recupere?

No es un momento para tener todavía un planteamiento a nivel familiar, ni con ella ni con mis hijas, estamos concentrados en su recuperación. Ya vendrá el momento oportuno para que lo hablemos con calma.

¿Qué factores analiza para una eventual candidatura?

La evolución en la recuperación de Nuria es lo más importante para nosotros. Ha sido mi compañera por más de 34 años. Yo lo estaría considerando (pelear por la candidatura), porque el país requiere de un liderazgo con capacidad de negociación, requiere visión de lo que se debe construir como una Costa Rica hacia el futuro, y creo que por mi experiencia como ministro, diputado, presidente de la Asamblea, cumplo con la carta de presentación.

¿Por qué de entre los nombres que hay en juego le daría el apoyo solo a Arias y no a otro?

De los nombres que se planteaban en el escenario, me parece que sin duda Óscar Arias tenía las condiciones para poder levantar la bandera de Liberación y asumir una nueva presidencia de Costa Rica. Al no estar él me parece que hay un espacio que se abre, y un liderazgo político que se debe llenar, y con las figuras actuales ese espacio no se llena.

¿Se ve ganando una convención a José María Figueres?

No podría ya nominarme como precandidato, no he llegado a cruzar ese puente porque tenemos prioridades a nivel familiar más importantes que resolver, pero para mí las consideraciones para postular mi nombre no estarían en función de la fuerza de los otros aspirantes, sino en función de las condiciones de la situación que atraviesa mi familia.

En términos políticos, ¿siente que tiene para dar una mejor opción que las opciones actuales?

Sí, creo que hay un vacío que no está siendo llenado por los otros precandidatos, que la familia liberacionista va a buscar un espacio para llenar ese vacío. No veo a ninguno de los otros aspirantes llenando ese vacío.

En 2005 usted salió del PLN renegando por falta de transparencia, señalando que en Liberación se sabía hacer las cosas para que no se descubrieran. ¿Cómo convencer al electorado ahora sin que esa salida suya le implique no ganar la candidatura?

PUBLICIDAD

Yo reconocí en 2008, cuando volví a Liberación Nacional, que las luchas debemos darlas dentro, y no fuera, del Partido. Reconocí que definitivamente había sido un error pretender cambiar la política desde afuera y que era mejor dar una lucha a lo interno de Liberación. Por eso regresé, y por eso me he mantenido dando esa lucha para que podamos mantener un Partido sano, que levante las banderas de la lucha por la igualdad y contra la corrupción. Fue un error abandonar el Partido en el pasado, con una nueva casa política.

¿Cómo revertir el que usted dijera durante la campaña de Johnny Araya que su futuro político terminaba en 2018?

He sido consistente con la idea de mi retiro político. No he tomado, ni puedo decir todavía que voy a aspirar al 2018, pero sí he manifestado que hasta el día de ayer, era un capítulo cerrado, al punto de que le había ofrecido al presidente Arias mi apoyo para el 2018. Ahora es una situación que voy a considerar, producto del vacío de liderazgos que veo en Liberación Nacional.

¿Qué pasó con Liberación para llegar a este punto de vacío que usted señala?

Creo que el Partido, y el país, de alguna manera, han ido perdiendo la posibilidad de promoción de nuevas figuras. Es triste ver la ausencia que hay de candidaturas, no solo en Liberación, sino en otros partidos, vea usted lo que pasa en partidos como Acción Ciudadana, dentro del Frente Amplio, incluso el Movimiento Libertario, seguimos circulando con los mismos nombres, el país no ha sido capaz de seguir generando nuevas figuras políticas y continuamos presentes los mismos operadores.

¿Cómo decirle a la gente que usted es cara nueva?

Yo jamás podría decirle a la gente que soy una cara nueva, he sido ministro, diputado, presidente legislativo, presidente ejecutivo, y ahora nuevamente vuelvo a ser diputado. No soy nuevo en política, pero si algo puedo ofrecer es esa experiencia de estar vinculado por estos años a la actividad partidista y la actividad gubernamental.

Cinco o seis diputados se están planteando la posibilidad electoral, para el 2018. ¿Cómo afectaría esto el manejo del Congreso, que usted preside?

Esto debería promover que esta Asamblea impulse los cambios legislativos y fiscales de cara al 2018. Me parece que todos los operadores políticos interesados también deben estar interesados en dejar un buen legado para la próxima administración. Esto más bien debe ayudar para que las cosas caminen mejor en la Asamblea Legislativa.

¿Dejaría el Congreso?

Me costaría tomar la decisión desde ahora. Se han dado casos de personas que se han dedicado a su labor en la Asamblea, como en el caso de don Abel Pacheco (2002-2006), quien antes de las elecciones siguió como diputado, sin embargo, es una decisión que aún no puedo tomar a esta distancia.

  • Comparta este artículo
Nacional

Hay un liderazgo político que se debe llenar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota