Nacional

Entre el entusiasmo y lo difícil de las distancias

Actualizado el 29 de julio de 2013 a las 12:00 am

Nacional

Entre el entusiasmo y lo difícil de las distancias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mientras algunos ticos en el extranjero están dispuestos a pagar hasta un vuelo local para llegar a las urnas que se abrirán en el 2014 para que puedan votar en su países de residencia, otros advierten que las largas distancias y los costos serán una barrera.

Decididos a votar a miles de kilómetros del país.
ampliar
Decididos a votar a miles de kilómetros del país.
A Esteban Murillo, residente en Monterrey, México, le sorprendió la noticia de que podrá votar allá. Para él, esto significa consolidarse como “ciudadano en ejercicio” a los 22 años.

Murillo está dispuesto a viajar 12 horas para votar en México D. F. “En cambio, muchos ciudadanos tienen todas las facilidades para votar a 50 metros de su hogar y no lo hacen”, aseveró.

En Barcelona, España, Diego Hidalgo mostró su descontento por el hecho de que en esa ciudad no hay consulado. No obstante, mencionó: “Tengo programado viajar a Madrid, pagaré mi pasaje de avión y cubriré todos los gastos con orgullo”.

Cynthia Pérez, de Maryland y con 21 años de haber emigrado, ya se empadronó en Washington D. C., a 45 minutos de su casa. “Me alegra que, por fin, nos dejen votar. Aunque vivamos en el extranjero, mi familia sigue allá”, dijo.

En Argentina, Cynthia Durán comentó que ella y sus dos hermanos quieren votar porque es un honor proceder de un país “donde la palabra ‘desaparecido’ no viene impregnada de dolor y malos recuerdos como lo es acá”.

Dólares por votar. Otros ven difícil ir al consulado más cercano. Juan Carlos Leiva dijo que vive en Nueva Jersey , Estados Unidos, y que le correspondería votar en Nueva York, pero el viaje le costaría unos $60 en gasolina más un día de trabajo y otros gastos: “Lo estoy pensando. No veo un futuro muy claro para Costa Rica”.

Para Silvia Ugalde, cónsul en Los Ángeles, las distancias sí influyen. Citó el caso de los costarricenses que viven en San Francisco donde no hay consulado. Un vuelo a Los Ángeles puede costar más de $200 y un viaje en automóvil puede tomar siete horas.

En la costa este de los Estados Unidos, David Fallas, presidente de la Asociación Tica de Trenton, Nueva Jersey, sostuvo que para los residentes de Connecticut, Pensilvania y Boston es costoso ir a Nueva York. “Para un matrimonio son $240”, detalló.

  • Comparta este artículo
Nacional

Entre el entusiasmo y lo difícil de las distancias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios
Regresar a la nota