Nacional

Hermanas confeccionaron el símbolo de la investidura de Luis Guillermo Solís

El ajetreo de la familia que tejió la banda presidencial

Actualizado el 08 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Una tardó 13 días en bordar escudo; la otra se repuso de infarto y acabó pieza

Nacional

El ajetreo de la familia que tejió la banda presidencial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Las hermanas María Elena y Rosario Camacho con las telas e hilos que usaron, en Santo Domingo de Heredia, para bordar la banda presidencial de Luis Guillermo Solís.

Veintidós días antes de la segunda ronda del 6 de abril, la especialista en bordado, Rosario Camacho Badilla, de 60 años y vecina de Santo Domingo de Heredia, recibió una inusual llamada.

María Elena Camacho le toma las medidas de la banda presidencial a Luis Guillermo Solís.
ampliar
María Elena Camacho le toma las medidas de la banda presidencial a Luis Guillermo Solís.

Doña Rosario, ¿usted borda?

Sí señora.

¿Usted podría hacerme un trabajo?

No sé. ¿Qué tipo de trabajo?

Es que yo tengo un trabajo para usted.

Dígame: ¿qué es el trabajo que usted quiere? Si puedo, lo hago y, si no, no lo hago, sencillamente.

Le voy a decir un secreto pero guárdemelo: queremos que usted borde la banda presidencial.

¿Que yo borde la banda presidencial?

Al otro lado de la línea estaba la periodista Patricia Gómez, una de las colaboradoras del equipo de Luis Guillermo Solís.

Rosario se asustó.

“Nunca me imaginé que alguien me buscara para bordar el escudo de Costa Rica”, dijo la autodidacta, quien aprendió ese arte hace 20 años y que imparte lecciones en su casa.

Sin embargo, confió en su experiencia y recibió a Mercedes Peñas, compañera de Solís, el día previo de la segunda vuelta.

“Yo fui a votar por él como cualquier ciudadana. Buscaba a alguien que supiera bordar, alguien la refirió a mí”, mencionó Rosario.

Según su relato, Peñas se convenció de pedirle el trabajo al observar uno de sus cuadros hecho en bordado. Era el de un pavo real.

“Ella (Peñas) dijo: ‘Ya tenemos quién nos borde la banda presidencial. Ahora necesitamos una costurera que haga la banda’”, recordó.

Camacho sugirió a su hermana María Elena, de 64 años. Las dos asumieron la confección del símbolo de la investidura presidencial.

La tarea empezó el día siguiente de la visita de Peñas.

“El día 6 (abril), cuando yo fui a votar, donde vi que no había nada de Liberación (Nacional) dije: ‘Mejor me pongo a bordar’. Vine y comencé a bordar el lazo de arriba, las letras de República de Costa Rica. Me pasé todo el día, desde la mañana que fui a votar, hasta cuando comenzaron a contar los votos”, comentó Rosario Camacho.

Ella ya había serigrafiado un escudo de Costa Rica para utilizarlo como molde. Una de sus alumnas, además, la llevó a donde el expresidente Rafael Ángel Calderón, para que observara una banda. Él le dijo que la suya fue hecha en México.

PUBLICIDAD

Con lupa, una “aguja de pelo” (por su finura) y, a veces, la luz del sol, Rosario trabajó 13 días para bordar el escudo. Usó 18 colores diferentes de hilo.

A veces, trabajaba hasta la madrugada, a veces ocho horas seguidas. Terminó el Viernes Santo (18 de abril).

En cuanto a la banda, María Elena la había empezado con el raso (tela de seda) que le llevaron las organizadoras. Pero sufrió un infarto, que la hospitalizó 10 días.

“Mis hermanas tenían que terminarla o íbamos a pedir un permiso al hospital (de Heredia) para meter la máquina”, comentó María Elena.

Sin embargo, el mismo día que le dieron de alta a María Elena, el lunes pasado, Solís visitó a Rosario para medirse la banda. María Elena llegó aún con una vía intravenosa y le tomó las medidas al nuevo gobernante, quien pidió que el escudo se ubicara en el centro del pecho.

La banda mide 2,26 metros y 15 centímetros de ancho. El escudo tiene nueve centímetros de largo.

“Es idéntico, no le falta nada. Ya cuando uno lo borda, siente una gran satisfacción porque es igual”, dijo Rosario. Bordó hasta la bandera diminuta que tiene el barco más pequeño del escudo.

Solís preguntó el precio del trabajo. Ellas no le cobraron. Dijeron que era un honor confeccionar la banda. “Para nosotras, es un orgullo”, expresó María Elena.

  • Comparta este artículo
Nacional

El ajetreo de la familia que tejió la banda presidencial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios
Regresar a la nota