Nacional

Colonia se multiplicó por 10 en últimos 15 años

Venezolanos en Costa Rica: resguardando la buena vida

Actualizado el 12 de abril de 2013 a las 12:00 am

Profesionales e inversionistas huyen del chavismo y de la inseguridad

La mayoría de la colonia se instala en Escazú, al que llaman en broma ‘Escazuela’

Nacional

Venezolanos en Costa Rica: resguardando la buena vida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Doce años después de votar por el aplomo de Hugo Chávez y sus promesas de mejorar la seguridad en Venezuela, Wílliam D’Sola y su esposa, Hilsy, vendieron su casa principal, su apartamento de playa, todos los carros y la membrecía del club. Huían del país.

Esperaron que las cédulas de residencia estuvieran listas en Costa Rica, donde ya vivían sus tres hijas, y tomaron el avión sin tiquete de vuelta. Con ellos venía la abuelita Hilda, que a sus 81 años debutaba como emigrante, y un equipaje voluminoso que ahora, dos años después, todavía no desempacan del todo.

Las cajas atadas aún se amontonan en la entrada del apartamento que compraron apenas llegando, en un plácido complejo de edificios que el dinero de otros venezolanos permitió construir junto con piscinas y ranchos, en San Rafael, Alajuela.

No han desempacado del todo, pero no porque pretendan volver a su Venezuela chavista; el desagrado es mayúsculo. En cualquier momento se mudan, pero a otra casa más grande que ya eligieron en Santa Ana, cerca de otras familias venezolanas que también arrugan la cara cuando oyen el nombre Hugo Chávez o el de su heredero, Nicolás Maduro .

Quieren instalarse en la zona oeste de San José como buena parte de la colonia venezolana que se ha acomodado en Costa Rica en los últimos 15 años. Ahora bromean llamando “Escazuela” a Escazú, donde tiene su hábitat.

Según sus dirigentes, son unos 12.000 los venezolanos como Wílliam D’Sola, administrador jubilado en una transnacional en su país. Las cifras oficiales, sin embargo, fijan esa población en 4.500, diez veces más que cuando Hugo Chávez Frías asumió el poder, en 1999.

La mayoría la forman opositores. En las elecciones de octubre, el resultado en la mesa en la embajada quedó 1.078 por Capriles y 35 por Chávez, según los dirigentes opositores. Ahora se preparan para votar de nuevo, esta vez entre Capriles y el heredero Nicolás Maduro.

“ Necesitamos un golpe de Estado” dijo D’Sola, señalando la pantalla del televisor como si ahí estuviera ahora el mapa venezolano.

El viaje. Sigue suscrito al mismo sistema de cable que usaba en Venezuela para estar enterado de lo que ocurre allá, aunque no planea retornar. Mucho le costó vender todo y sabe que otros de su clase, amigos o colegas, están deseando vender sus propiedades y dejar Caracas. Este mismo Viernes Santo, una pareja llegaba a Costa Rica para hacer un recorrido exploratorio. Buscaban una casa de unos $300.000 con la ayuda de Víctor Quintero, uno de los dirigentes de la colonia en Costa Rica dedicado al asesoramiento en inversiones y bienes raíces.

PUBLICIDAD

“Les ha costado un poco vender sus propiedades allá, pero la motivación para salir es mucha”, contó Quintero, quien llegó a Costa Rica en el 2005, cuando sus paisanos rondaban los 4.000 (1.200 con estatus legal, según Migración).

La comunidad creció poco a poco, con la discreción de quienes manejan inversiones y con la celeridad de quienes temen perder su estilo de vida en la Venezuela gobernada por Chávez. Marcas como EPA y Aliss se han posicionado.

El territorio costarricense, además de carecer del chavismo que tanto los molesta, les ofrece una economía funcional, un clima moderado y la seguridad que habían perdido en Caracas, la tercera ciudad más violenta del continente .

“Es fácil explicar por qué vinimos: aquí uno tiene calidad de vida. Creo que los ticos no aprecian sus maravillas”, expresó Ana Esther Zambrano, una asesora comercial que acumula ya una década en Costa Rica. Ha vuelto a Venezuela, pero solo le ha servido para estar segura de su decisión de emigrar.

La comunidad ha crecido y ya no se conocen tanto entre ellos, pero parecieran haberse puesto de acuerdo para justificar su huida.

“Ya allá no es fácil pasarla bien. Allá uno pierde la vida en su significado más amplio. No hay tranquilidad. Ya no podía salir de noche a tomar algo con mis amigos”, contó D’Sola bebiendo un café fuerte como suelen hacerlo en su país. En dos años lo asaltaron tres veces.

Carlos Rincón vivía en el estado de Zulia y en el 2004 decía que jamás se iría de Venezuela, pero un año después, antes de contratar su primer guardaespaldas y comprar su primer carro blindado, salió a buscar destino. Quedó enamorado de Costa Rica y compró 700 hectáreas en Bagaces, Guanacaste. En su país tiene más tierra en venta.

Refugio. Otro empresario contó que todos los meses asaltaban su negocio de telecomunicaciones el mismo día a la misma hora y su presupuesto mensual ya incluía la pérdida de un día de ganancias.

A otros el Estado de Costa Rica los protege. Al 2012 había 239 refugiados, en cuenta un grupo de militares disidentes que intentaron dar un golpe a Chávez, como recordó el abogado tico Fernando Berrocal, cercano a algunos de ellos.

PUBLICIDAD

Costa Rica los atrae, pero no tanto como Panamá. Líderes de la colonia tica creen que allá viven unos 30.000 venezolanos que también quieren seguridad para su dinero y su vida. Los precios en suelo costarricense son la primera barrera.

Solo quien trae dinero logra evitar sin apuros las dificultades típicos del migrante en una Costa Rica conocida en el continente como un país caro. “¡Extrañamos la gasolina!”, dijo entre bromista y seria Hilsy D’Sola, recordando el combustible casi regalado de su país.

Otros han tenido que reemigrar a Panamá. Se necesitan permisos de trabajo para conseguir un salario, por lo que muchos optan por montar su negocio informal y mantenerse con visa de turista, saliendo cada 90 días. “Son una comunidad pujante”, los caracteriza Freddy Montero, director de Migración en Costa Rica, para quien la colonia venezolana “no es tan copiosa”.

Venden comidas, animan eventos o emprenden cualquier actividad que luego anuncian en un sitio propio en Facebook , una especie de pizarra virtual donde compran, venden, preguntan y responden.

“Tenemos mucho cuidado con quién entra, sabemos que es de cuidado”, explicó Maryorie Subero, administradora del perfil, en alusión a asuntos legales y políticos.

Consultada la opinión de la embajadora venezolana, Mahuampi Rodríguez, sobre las razones de la inmigración, solo contestó que “están en todo su derecho” y que ninguna autoridad indaga la causa.

Se refería a inmigrantes como los que el miércoles 13 de marzo, horas después de conocida la muerte de Chávez, la encararon en la sala de espera del aeropuerto.

“Ustedes (gobierno) tienen mal a mi país, por eso estamos aquí”, le dijo uno de ellos, que no viajaba a ningún funeral en Caracas. Iba para Miami, a visitar familiares que también dejaron Venezuela.

  • Comparta este artículo
Nacional

Venezolanos en Costa Rica: resguardando la buena vida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota