Nacional

Rodríguez pide a Figueres asumir liderazgo

"Vamos hacia una fuerte crisis"

Actualizado el 12 de abril de 1995 a las 05:21 pm

Vislumbra opción para impuesto a combustibles

Nacional

"Vamos hacia una fuerte crisis"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Miguel Ángel Rodríguez
ampliar
Miguel Ángel Rodríguez
La tranquilidad de una espaciosa oficina, cuyos laterales lucen copados de infinidad de libros, elegantes obras de arte y grandes ventanales, contrastaban abiertamente con los inquietantes augurios del excandidato socialcristiano, Miguel Angel Rodríguez, sobre el rumbo económico del país.

Una fuerte crisis económica, inminente recesión y la progresiva huida de capitales, es parte de lo que divisa en el horizonte uno de los principales líderes de la oposición rojiazul, si el presidente José María Figueres no asume de inmediato el liderazgo para enfrentar la actual coyuntura.

Desde su residencia en Escazú, Rodríguez descartó, el pasado miércoles, la existencia de un pacto con el Gobierno para aprobar nuevos impuestos; negó roces con el expresidente Rafael Angel Calderón, y aseguró estar dispuesto a colaborar con el Poder Ejecutivo sin importar el costo político que ello podría acarrearle. El siguiente es un extracto de esa entrevista:

-Cómo puede interpretarse la decisión del PUSC de retirar 146 mociones al proyecto de ajuste tributario y la del PLN de acceder a devolver a una subcomisión el plan de ajuste, como la oposición lo había solicitado, si usted ha negado la existencia de un pacto con el Gobierno para aprobar nuevos impuestos?

-La reunión que realizamos aquí en mi casa fue una cita muy importante y obviamente tuvo consecuencias. De allí salieron ideas de proyectos que se van a impulsar, incluyendo el de justicia tributaria. No tiene nada de extraño que haya un acuerdo para limpiar de problemas un proyecto que queremos sacar adelante, siempre que se le eliminen algunas trabas de tramitación y los impuestos que contenga.

-Pero el PUSC también contribuyó a desentrabar el plan que contiene nuevos tributos al retirar 146 mociones...

-Lo que se ha hecho es un acuerdo para que en las siguientes sesiones se reciba a una serie de personas. Como ya Liberación no está haciendo la presión para que esto se apruebe en abril, ya no hay que estar poniendo contrapresión de parte del PUSC. Pero el proyecto aún puede recibir 2.000 mociones más.

-El Gobierno ha accedido a presentar muchos de los proyectos de reforma estructural que la oposición ha solicitado. Harán ahora ustedes algunas concesiones en materia de impuestos?

PUBLICIDAD

-Esto no es un problema de que nosotros cedamos en contribución con el Gobierno; no es un negocio de que yo te cobro más o menos y llegamos a un precio intermedio. Se han producido avances, pero no se ha encontrado una respuesta global a los problemas, estamos muy largo de esto. Todavía no hay manera de determinar cuánto sería lo que podría faltar después de hechas las reformas necesarias.

-Durante cuánto tiempo hará uso el PUSC de los recursos que le ofrece el Reglamento de la Asamblea Legislativa para retardar la aprobación de los nuevos impuestos?

-Eso depende de lo que haga el Gobierno. Si nos dicen dónde está el ahorro que piensa ejecutar, los presupuestos que bajan los gastos, las leyes que bajarán la deuda interna, la ley de empleo público, las reformas al Estado, las financieras, y empezamos a tener el cuadro completo, la Unidad siempre ha sido un partido patriótico que ha ayudado a los gobiernos.

-Si se corrigen algunas deficiencias que la oposición ha señalado al proyecto de impuesto a los combustibles, vislumbra mayores posibilidades para su aprobación?

-Por supuesto que habría más posibilidades, pero no puedo decir que haya un acuerdo mientras no se le corrijan los problemas que le hemos detectado.

-Se ha fortalecido el rodriguismo frente al calderonismo al asumir usted la batuta del diálogo con la oposición y asumir próximamente Bernal Aragón la jefatura de fracción?

-Yo ese tema nunca lo he entendido. Yo no creo que alguien pueda ser más rodriguista que don Rodolfo Méndez, que fue nuestro jefe de acción para las elecciones de 1994. Es falsa la dicotomía entre calderonismo-rodriguismo. Ambos, en una gran proporción, son conjuntos formados por las mismas personas.

-Le preocupa o no negociar con el Gobierno actual tomando en cuenta sus bajos índices de popularidad y el costo político que esto podría representarle de cara a las próximas elecciones?

-Si por hacerle un bien a Costa Rica y por evitar que caigamos en una gran crisis que produzca miseria y desempleo, tengo que perder ventajas políticas, estoy dispuesto a hacerlo.

-Qué medidas de solución recomienda ante la actual coyuntura?

PUBLICIDAD

-Las medidas de control y posposición del gasto deben ejecutarse con mucha profundidad; eso requiere un compromiso muy transparente del señor Presidente y un liderazgo de él en lo personal para que se lleve a cabo. El segundo componente es dedicarse al cobro de los impuestos. Don José María tiene experiencia empresarial, y sabe la importancia de ejercer el liderazgo para alcanzar esas metas.

-Ha ejercido el presidente Figueres ese liderazgo?

-Yo siento que no. El Presidente no puede renunciar a sus responsabilidades. Si se mantiene el actual esquema, vamos hacia una crisis muy fuerte, se mantendrían la política monetaria restrictiva y las tasas de aranceles altas; esto le restaría competitividad al sector productivo y aumentaría mucho sus costos, le restaría liquidez y en unos meses asistiríamos a la quiebra de empresas y a una crisis financiera general.

"Frente a esto, el Gobierno liberaría la política monetaria y eso aceleraría muchísimo la inflación y produciría una huida de colones y dólares con un daño irreversible como el de 1981."

  • Comparta este artículo
Nacional

"Vamos hacia una fuerte crisis"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota