Nacional

Relación delicada por presión sobre costo de servicios públicos

Tarifas ponen en pulso al Gobierno de Luis Guillermo Solís y Aresep

Actualizado el 30 de junio de 2014 a las 12:00 am

Relación se dirime entre injerencia política o autonomía de criterios técnicos

Regulador actual fue propuesto por Laura Chinchilla y continúa hasta 2016

Nacional

Tarifas ponen en pulso al Gobierno de Luis Guillermo Solís y Aresep

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Guillermo Solís estuvo solamente 32 minutos en la conferencia de prensa después de la última sesión del Consejo de Gobierno, el miércoles, en la Casa Presidencial. Tenía un almuerzo importante.

Dennis Meléndez es regulador general desde el 2010, propuesto por el gobierno de Laura Chinchilla y ratificado entonces sin votos del PAC.  | ARCHIVO
ampliar
Dennis Meléndez es regulador general desde el 2010, propuesto por el gobierno de Laura Chinchilla y ratificado entonces sin votos del PAC. | ARCHIVO

“Importantísimo”, corrigió uno de sus asesores antes de que comenzara el encuentro de Solís con los directivos de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), excepto el regulador general, Dennis Meléndez.

Se encerraron en el comedor de la Casa Presidencial y nadie más podía intervenir. Estaban hablando, por decirlo fácil, de cuánto debería pagar usted por llenar el tanque de gasolina o por la electricidad de su casa o su empresa.

No hubo permiso para fotografías y nadie brindó declaraciones. Ni siquiera los fotógrafos institucionales pudieron documentar la reunión, o eso argumentaron los voceros de prensa.

Algo “importantísimo” se hablaba ahí. Luis Guillermo Solís estaba por cumplir 50 días como presidente y, en la calle, a pesar de la alegría por triunfos de la Selección Nacional en Brasil, hay preocupación porque suben casi todas las tarifas de servicios públicos.

Solís dice tener claro que las autoridades reguladoras son independientes del Gobierno, pero cree conveniente poseer políticas armónicas.     | ARCHIVO
ampliar
Solís dice tener claro que las autoridades reguladoras son independientes del Gobierno, pero cree conveniente poseer políticas armónicas. | ARCHIVO

Solís quiere evitarlo o parece querer evitarlo. Ahí está el detalle: de un lado está el gobierno entrante de Solís con sus deseos políticos de contener los incrementos.

Del otro, están las autoridades reguladoras con sus argumentos técnicos y con una autonomía suficiente para decidir, sin el mandato del presidente, sobre un componente de la economía que representa el 10% del producto interno bruto (PIB) del país.

Avisos. Hay señales de conflicto entre Solís y el regulador general, quien el miércoles no estuvo porque andaba de viaje en Colombia. Hace dos semanas, Solís le llamó la atención por no atender consultas de las propietarias de una gasolinera y, la semana pasada, le mandó una carta sin florituras para pedirle que le explique cómo se fija el precio final de la gasolina.

Meléndez le sugirió dos caminos para bajar el costo de la gasolina: eliminar el impuesto o bajar costos de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope). Para el presidente Solís, la respuesta fue “omisa” y “con contradicciones” .

Dos opciones que el mandatario consideró inviables en lo inmediato fue lo que recomendó Meléndez, el hombre que llegó a la Aresep en junio del 2010 impulsado por Fernando Herrero, quien dejaba ese puesto para ser el ministro de Hacienda de Laura Chinchilla.

“En el gobierno anterior no se presentó nada por el estilo. En algunas ocasiones fuimos llamados a explicar el tema de la metodología, o aumentos, pero siempre conversando lo logramos hacer sin ningún problema. Siempre, para todos los Gobiernos, cuando se dan aumentos es doloroso pero, diay, no hay más remedio que hacerlo”, contestó Meléndez esta semana desde Colombia.

La Asamblea Legislativa lo ratificó en junio del 2010, pero sin los votos del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Frente Amplio. Decía que le faltaba experiencia a este economista, que antes de asumir el cargo vivió nueve años en Colombia.

Su puesto no está sujeto a los vaivenes políticos. Lo tiene claro Solís. “Los reguladores son independientes del Gobierno, aunque no siempre la gente lo entiende así”, dijo días atrás. Prefirió no hablar para esta publicación.

Técnica o política. La Ley de Aresep dice en su artículo 1: “No se sujetará a los lineamientos del Poder Ejecutivo en el cumplimiento de las atribuciones que se le otorgan en esta ley; no obstante, estará sujeta al Plan Nacional de Desarrollo, a los planes sectoriales correspondientes y a las políticas sectoriales que dicte el Poder Ejecutivo”.

Para el exregulador Leonel Fonseca, Solís sí está facultado para intervenir en la fijación de tarifas en Aresep, igual que lo estuvieron sus antecesores. “Pero ellos renunciaron a ese papel y dejaron que todo se fijara en automático”, opinó.

Solís está haciendo presión. Hace 10 días calificó de contradicción de Aresep el aplicar fuertes aumentos a las tarifas al público y, a la vez, aumentar los salarios de algunos de sus funcionarios más altos.

“Por un momento, yo creí que nosotros no existíamos para el nuevo Gobierno, pero, bueno, ya vemos que efectivamente somos importantes”, dijo Meléndez.

El presidente presiona porque los sectores presionan. Además de la expectativa popular por el incremento en tarifas para los hogares, el sector productivo mantiene un reclamo permanente, en el caso del costo de la energía eléctrica.

La Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) ha propuesto hasta la ruptura de los monopolios energéticos del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y Recope, como opción para incorporar a empresas privadas y abaratar tarifas.

Solís no llega a tanto, pero sí es consciente de la alta sensibilidad que tiene el costo de la energía para el sector industrial. De eso dependen unas nuevas inversiones por cerca de ¢5.000 millones, según datos que manejan en el Ministerio de Comercio Exterior (Comex).

Por eso, los cuidados del presidente. Lo más probable es que deba convivir la mitad de su gobierno con una Aresep dirigida por alguien casi desconocido para él. Meléndez dice que apenas coincidieron en los 80 en una fundación para el fomento del comercio exterior y después, nada.

Ni siquiera se vieron en el almuerzo del miércoles, cuando Solís presentó a autoridades de la Aresep una propuesta para diferir el nuevo aumento en la luz del ICE.

Según la Aresep, esa idea fue aceptada “por razones de oportunidad, conveniencia e interés público”, “en vista del evidente alivio que significaría para los usuarios no enfrentar un nuevo aumento en su factura energética”.

Se pretendía un incremento del 15,5% en este mes, pero la Aresep accedió a uno diferido del 5,32% a lo largo de un año y medio , mientras se discuten formas de contener la tarifa eléctrica. Eso era lo que quería Solís. El almuerzo del miércoles valió. Colaboró Irela Fornaguera

  • Comparta este artículo
Nacional

Tarifas ponen en pulso al Gobierno de Luis Guillermo Solís y Aresep

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota