Nacional

Aglomeración en frontera unirá a cubanos y nicaragüenses

Actualizado el 10 de diciembre de 2015 a las 12:00 am

Nacional

Aglomeración en frontera unirá a cubanos y nicaragüenses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Desesperación reina entre cubanos que piden que los dejen seguir su camino (María Luisa Madrigal)

La Cruz. La salida masiva de nicaragüenses hacia su país para las fiestas de fin y principio de año, complicará la situación del puesto fronterizo de Peñas Blancas, si los más de 200 cubanos que se instalaron ahí, siguen para entonces.

Las autoridades encargadas de atender la crisis cubana tratan, sin éxito, de convencerlos para que se trasladen a los albergues de La Cruz o Liberia, pues al acercarse el fin de año, miles de nicaragüenses que laboran en Costa Rica pasan por allí para volver a su país.

“La situación allá se va a poner más crítica de lo que está, pero ellos no quieren salir”, confirmó Julio Vargas, de la Comisión Nacional de Emergencias.

La pareja de cubanos conformada por Irina Campo Milian y Yaciel García Diz, llevan un mes y cuatro días ahí. A pesar de que les han ido cortando suministros básicos, ellos no piensan dejar el cartón cubierto con sábanas regaladas y bolsas de plástico que les ha servido de “apartamento”. Ni ellos ni otros anclados en ese puesto quieren ir a los albergues.

El polvo que dejan los furgones y buses a su paso por la frontera, la basura y vivir prácticamente a la intemperie es mejor, según ellos, que el hacinamiento de los centros de asistencia.

Como otros, se están quedando sin dinero. Yanisbel Rodríguez, entrenador de buceo, protegió un alcancía improvisada que un grupo puso frente a las oficinas de control migratorio.

A Daymara Rojas y otras isleñas le permiten  lavar la  ropa en los baños  del puesto fronterizo. | MAYELA LÓPEZ
ampliar
A Daymara Rojas y otras isleñas le permiten lavar la ropa en los baños del puesto fronterizo. | MAYELA LÓPEZ

En el fondo del recipiente, monedas y billetes de diferentes países de la región les servirían para comer, al menos, una vez al día mientras se resuelve la crisis.

Esa es una de las estrategias que usan para sobrevivir. Otra es ayudar a los viajeros que pasan por Migración a jalar sus maletas. Algo se ganan con eso, pues no tienen permiso de trabajar.

“En el albergue todo el mundo está junto. Solo un colchón hace la diferencia, aunque nosotros nos sentimos aquí más cerca de nuestro destino”, dijo Rodríguez, quien viaja junto a su esposa y dos amigos. Ellos y los miles de isleños varados esperan noticias cada martes, cuando hay Consejo de Gobierno en Costa Rica.

PUBLICIDAD

Adriana Gómez, maestra de primaria, y su esposo, Manuel Hernández, se trasladarían a un albergue si pudieran, pero ya les dijeron que en los sitios cercanos no hay campo. Él es ingeniero industrial y los fondos que ambos traían ya están empezando a escasear. Les quedan $20.

“Estamos tratando de ahorrar comiendo una vez al día”, explicó Hernández.

Ahí no existen las condiciones para mantener personas. Por eso, en las dos últimas semanas se quitó el puesto de la Cruz roja y ya no hay más flujo de alimentos y víveres.

De seguir ahí, tendrán que sobrevivir pagando los altos costos de la comida, que fácilmente duplica los montos que se pagan en San José.

  • Comparta este artículo
Nacional

Aglomeración en frontera unirá a cubanos y nicaragüenses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ángela Ávalos R.

aavalos@nacion.com

Periodista

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud. 

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota