Nacional

Entrevista a Rodolfo Ulloa, secretario general del FA

Frente Amplio debió cambiar manejo de casos sobre violencia doméstica

Actualizado el 24 de mayo de 2016 a las 12:00 am

Nacional

Frente Amplio debió cambiar manejo de casos sobre violencia doméstica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
(DIANA MÉNDEZ.)

El secretario general del Frente Amplio (FA), Rodolfo Ulloa, explica que ya no pueden actuar como lo hicieron en el caso del diputado Jorge Arguedas, a quien le exigieron renunciar durante la campaña electoral (2013) por haber tenido una denuncia de violencia doméstica en el 2003. Arguedas se mantuvo en el cargo, pero luego Ronal Vargas sí fue obligado a dejar su curul por una queja de acoso sexual. Ahora, luego de un nuevo caso de denuncia por violencia doméstica (del regidor Mario Ruiz, de Montes de Oca), el FA siente la presión de las mujeres del Partido, que exigen acciones más severas en atención al artículo 4 del estatuto, que dice que el FA es feminista. Esta es parte de la conversación con Ulloa.

El regidor Mario Ruiz dice que ya había tenido dos denuncias penales. ¿Eso no pesó al nombrarlo candidato a regidor?

El Código de Ética dice que la persona no debe tener medidas cautelares vigentes al inscribir la candidatura. Él hizo una declaración y, efectivamente, al parecer no las tenía. Hasta después se le presentan. La existencia de casos anteriores no es causa para negar las candidaturas, son sentencias del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) que dicen que la ley no puede ser retroactiva.

En noviembre del 2013, José María Villalta exigió la renuncia de Jorge Arguedas. ¿Por qué se cambia ahora el sentido?

Esas sentencias a las que me refiero tienen que ver con el caso Arguedas. El TSE nos dice que no se puede aplicar la ley de manera retroactiva y eso es lo que cambia la situación y nos obliga, en adelante, a seguir el debido proceso. Hay que separar en algunos casos, donde hay una medida política, como el caso de Ronal Vargas.

¿Por qué?

Porque las pruebas que se presentan al Partido son excesivamente contundentes y esa persona lo admite; la existencia de las pruebas y (él) admite relativamente su culpabilidad y está de acuerdo en aceptar la solicitud de renuncia cuando se le presentó.

En el caso de Vargas, pudieron haber ido a un tribunal de ética y no convertirse ustedes en juez y verdugo...

Se le hizo una excitativa y lo fundamental es que él aceptó. Él pudo no aceptar e ir al Tribunal de Ética, pero aceptó.

El caso de Carlos Hernández (diputado, separado del FA por supuesta agresión) se dio al final de la campaña, se supo que había tenido medidas en su contra.

Pero tampoco estaban vigentes. A pesar de eso, el asunto fue al Tribunal de Ética.

¿El caso Arguedas los hace cambiar la forma en que manejan estos asuntos?

Así es, porque hay dos resoluciones del TSE que condenan al Partido y establecen condiciones de las que hemos hablado: obligan al debido proceso, darle el derecho a la defensa a la persona y a no considerar medidas cautelares como una condena.

Patricia Mora declaró, en su momento, que la ética del FA impide que cualquier ser humano con alguna acusación probada esté en las listas. ¿Se ha tenido que flexibilizar esto?

Eh no, no. Para las elecciones municipales siguió siendo el requisito presentar una declaración jurada de que no se tiene medidas cautelares vigentes ni ningún juicio penal pendiente.

Lo que cambia es la vigencia, entonces.

Según el TSE, no se puede condenar perpetuamente a alguien, aplicándole la ley retroactivamente. Hay una consideración política, si la Asamblea Nacional conoce eso, o algún asambleísta, se valorará ética y políticamente si se elige a la persona como candidato o no.

En casos como el de Ruiz, ¿la valoración política ha pesado? ¿Depende de quién se trate?

Yo no creo que sea así. Nosotros tenemos un reglamento ético que se aplica por igual a cualquiera que aspire a candidato.

Se ha dado una presión muy fuerte de parte de las mujeres para exigir acciones inmediatas.

Sí, están en todo su derecho. Nosotros tenemos que combinar con una legislación que le exige al Partido presumir de la inocencia de la persona acusada. No hacemos, desde la dirección política, juicios sumarios, sino que trasladamos el asunto a conocimiento del organismo que corresponde.

La vicealcaldesa (de Montes de Oca, del FA) dice que hay presión para acatar una decisión vertical del Comité Ejecutivo.

No se trata de una decisión vertical. Hubo una asamblea de la filiación de Montes de Oca que le critica a ella firmar la carta (donde la Alcaldía pidió la renuncia a Ruiz), cuando había un acuerdo de base del FA de esperar la decisión del tribunal de ética.

Yo no quiero justificar las reacciones que pueda haber en la filiación de Montes de Oca contra la vicealcaldesa, pero eso explica los reclamos de la militancia por haber incumplido ese acuerdo, cuando lanzaron la semana pasada la solicitud de renuncia de manera pública. A partir de ahí hay una presión sobre ella, que finalmente la termina haciendo renunciar al partido.

¿Lamentan la pérdida de la vicealcaldesa Diana Sofía Posada?

Claro que lo lamentamos y esperamos hacer todos los esfuerzos de diálogo para preservar la existencia de la coalición Gente de Montes de Oca.

De ahora en adelante, ¿cuál es el parámetro que la gente puede esperar del FA? Ya no como se hizo con el caso de Jorge Arguedas, ni el de Ronal Vargas, a quien se le permitió que en el plenario dijera que renunciaba por enfermedad.

Yo no creo que fuera que se le permitiera, sino que fue como una ocurrencia, una cuestión que no se esperaba que él hiciera y que impactó a la gente de la misma fracción, o sea, hubo compañeros que le creyeron lo de la enfermedad, a pesar de que sí sabían de qué se trataba, porque habían tenido una reunión a la 1 p. m. en que todos fueron informados.

Entonces ¿qué puede esperar ahora un militante o simpatizante del FA?

Vamos a ver, estos procesos son dolorosos, le cuestan al partido, hay mucho malentendido. Muestra una conciencia feminista que existe en el partido y que reclama por estos casos. Ha sido un proceso de aprendizaje.

Patricia Mora (diputada del FA) le dijo a un periodista de La Nación que el partido aspira a ser feminista, pero en el estatuto dice que el Frente Amplio es un partido feminista.

Eso, en su origen, es una redacción de José Merino, ese artículo, y siempre José (fundador del FA) dijo que eso lo poníamos sabiendo que es una aspiración del partido, no solo eso, también el ecologismo y demás. Son principios que se plasman pero constituyen a la vez una aspiración.

Uno puede considerarse feminista y, sin embargo, tener un peso cultural, histórico, sobre la personalidad –a pesar de que quiera ser feminista– y siempre mostrar rasgos de la cultura patriarcal, machista.

¿Es difícil sobrellevar el peso de las organizaciones de mujeres en el FA y a la vez aplicar ustedes el debido proceso?

Es complicado, pero es la realidad del FA. Cómo combinar la presión de esas compañeras que dicen que la sola existencia de medida cautelares es razón suficiente para pedirle a una persona la renuncia a un cargo, y lo que nos obligan las garantías constitucionales que nos dicen que una persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario y que no puede culparlo antes de un debido proceso. Tenemos que ir viendo cómo combinarlo.

¿Ustedes han caído en contradicciones con estos casos?

Tal vez la mayor fue en ese primer caso, porque en ese momento estábamos convencidos de que podíamos, que si la Asamblea Nacional aprobaba quitar a Jorge Arguedas, el TSE nos iba a respetar eso.

El Tribunal es el que nos da un varapalo y nos dice: no, no, ustedes no pueden hacer eso. Tienen que dejarlo de candidato y nos corrige totalmente. A partir de ahí, hay un grupo de compañeras, dentro y fuera del partido, feministas, que piden prácticamente que no cumplamos esa sentencia.

  • Comparta este artículo
Nacional

Frente Amplio debió cambiar manejo de casos sobre violencia doméstica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Aarón Sequeira

aaron.sequeira@nacion.com

Periodista de Política

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica. Investiga y escribe sobre negociaciones políticas, pactos partidarios y proyectos de ley de impacto nacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota