Nacional

Bernal Jiménez también considera urgente una reforma fiscal, pero no la que plantea el Gobierno. La rechaza por prolongar el sistema de renta “poco socialdemócrata”. Insinúa influencias sobre el ministro, diferencias ideológicas e incapacidad de gestión tributaria.

Presidente del PLN critica plan fiscal de Chinchilla... por injusto

Actualizado el 04 de septiembre de 2011 a las 12:00 am

Bernal Jiménez también considera urgente una reforma fiscal, pero no la que plantea el Gobierno. La rechaza por prolongar el sistema de renta “poco socialdemócrata”. Insinúa influencias sobre el ministro, diferencias ideológicas e incapacidad de gestión tributaria. Lo que pide es que los ricos paguen más. Los ricos como él.

Bernal Jiménez Monge Presidente del Partido Liberación Nacional (PLN)

Nacional

Presidente del PLN critica plan fiscal de Chinchilla... por injusto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

724763001588190476
Video de la entrevista
Presidente del PLN   critica plan fiscal de Chinchilla... por injusto - 1
ampliar
Presidente del PLN critica plan fiscal de Chinchilla... por injusto - 1

Esta casa, que por fuera parece un palacio, es un buen lugar para hablar de política tributaria.

Su dueño, Bernal Jiménez, es un buen interlocutor para hablar de política tributaria. De eso ha hablado siendo presidente del Banco Central, ministro de Hacienda, diputado, empresario y ahora presidente del Partido Liberación Nacional (PLN), en el poder.

El momento también es bueno para hablar de política tributaria. El Gobierno proclama todos los días sus urgencias, los diputados hacen picadillo el plan fiscal y la idea de aumentar los impuestos asusta a muchos.

A muchos, menos a Jiménez. Él critica la propuesta tributaria del Gobierno por injusta, porque cree que los ricos deberían pagar más. Los ricos como él.

“No sería justo que yo pague el 15% por mis regalías, igual que mi chofer, ni sería justo que la viejita que recibe ¢300.000 de intereses le capen el 8% y a mí me capen lo mismo”, dijo Jiménez consciente de que está criticando el proyecto más importante de la administración de Laura Chinchilla.

“Yo hubiera querido una política fiscal distinta, más socialdemócrata, como es el Partido”.

¿Qué es una política fiscal más socialdemócrata?

Una propuesta fiscal progresiva, que paguen más los ricos. Yo lo defiendo como presidente del partido. Sería mejor gravar bajo los productos de consumo masivo y más a los de lujo. Quisiera que eso fuera así. Mi obligación es decirlo.

Se supone que doña Laura dirige un gobierno socialdemócrata.

Bueno, por influencias en el ministerio. Siempre hay discrepancias dentro de un ministerio.

Pero esa propuesta del ministerio pasó por las manos de la Presidenta y de Luis Liberman.

Bueno, ellos no tienen la misma pasión socialdemócrata que podemos tener algunos, pero guardo la esperanza de que eso se arregle en la Asamblea Legislativa y se cargue más a los de más ingreso.

¿Entonces llevan razón las críticas de varios diputados de oposición contra la propuesta fiscal?

No lo he oído, pero no creo que todas las bondades y bellezas las tiene el PLN. Yo con costos creo en la infalibilidad del Papa, ¡con costos!

¿Qué le cambiaría al plan fiscal para hacerlo progresivo?

Hacer más progresivo el impuesto de renta de las personas. No hacerlo cedular, como está, sino global. Lo que se llama renta global, que engloba las rentas de las persona y las grava progresivamente.

A eso renunció el ministro de Hacienda (Fernando Herrero) desde el primer día...

Yo lo sé...

¿El PLN ya lo advirtió?

Yo mismo, personalmente.

¿Ante quién?

Ante la presidenta.

¿Y ella qué? ¿Le agradeció?

Ella apoya a su ministro. Yo tengo que apoyar la posición ideológica de mi partido. Lo que sí es necesario destacar es la urgencia de reforma tributaria. No estoy muy de acuerdo en impuesticos.

Cómo el de personas jurídicas...

No estoy en contra de eso, pero son dos los tributos fundamentales: un impuesto de renta progresivo, global y universal, y un impuesto al valor agregado generalizado y con tasas diferenciadas según el producto. Es una posición que tiene el PLN desde que yo era un muchacho (Jiménez tiene 81 años). No se puede tratar igual una botella de salsa de tomate que un televisor con pantalla de cine. Aquí pareciera que a veces se quiere adaptar el sistema tributario a la capacidad administrativa, y debería ser al revés. El Ministerio debería capacitar masivamente. Si tienen miedo de un sistema impositivo con renta global... hay que dar capacitación.

¿Y por eso, por falta de capacidad, plantean un sistema injusto?

El Gobierno lo que está haciendo es mantener el sistema actual; no está proponiendo ser más injusto.

¿Entonces opta por lo fácil?

Está con lo que hay, pero el país debe volver a una posición socialdemócrata. El gobierno no tiene la progresividad que necesitamos.

¿Cree que usted mismo debería pagar más?

¡Por supuesto que sí! No es justo que yo pague el mismo porcentaje que mi chofer, pero eso es lo que existe en este momento.

Si es tan fácil de verlo, ¿por qué no se quiere aplicar eso?

M’hijito, es muy fácil: el desprendimiento de cada uno. El amor con que uno abrace las ideas socialdemócratas. He sido socialdemócrata toda mi vida y, como yo, cientos de miles de liberacionistas lo ven.

¿Qué personas influyen sobre el ministro de Hacienda?

Bueno, quizá podría tener razones técnicas... Yo creo que él está haciendo una gran labor en contención del gasto. Por favor, ponga esto. Una de cal y otra de arena.

¿De verdad cree, desde dentro de su camisa, que se va a aprobar un plan fiscal?

Le puedo decir que este país necesita una reforma tributaria de manera rotunda y absoluta. Se equivocan quienes dicen que basta con evitar la evasión.

¿Y más allá de lo ideal?

Tengo que verle camino. Yo no creo que la fracción esté acorralada. ¿Cómo va a estar acorralada una fracción de 24 diputados?

Acorralados por la alianza de partidos opositores...

Una cosa es que hayan tomado el Directorio y otra es que la fracción pierda su fortaleza parlamentaria. El PLN tiene la fortaleza mayor en este momento. La oposición se unió en mosaico sin unidad ideológica. Se pueden hacer ajustes al plan fiscal para hacerlo más moderno y justo. Apoyo plenamente al gobierno, pero no quita que tengamos cerebro para pensar cosas mejores.

Le tocó a doña Laura atender al paciente cuando venía en estado crítico. ¿Se desperdició el tiempo del gobierno de Óscar Arias?

Este país tenía que sacar el TLC, que absorbió toda la fuerza política. Él es partidario de la reforma tributaria progresiva.

Claro, lo apoyaba con Abel Pacheco, lo relegó en su gobierno y se lo dejó de tarea a Chinchilla...

Es que no podía hacer todo. Tuvo que hacer un plebiscito para el TLC Si él se metía en esto, lo sacaban.

Parece que el PLN impacta poco y solo está recibiendo los tomatazos de la oposición.

La ansiedad de poder de los pequeños los hace atacarnos. Somos el partido más organizado y vertebrado, pero vivimos en una democracia. Tenemos opiniones y doña Laura no es Putin . Ella no se va a resentir porque yo tenga un punto de vista socialdemócrata en materia fiscal. Tengo un matiz socialdemócrata que quizá no tiene gente del Gobierno. Es así de fácil.

¿Cómo juegan todos estos factores en la competencia por candidaturas presidenciales?

No impactan, en absoluto. Las aspiraciones presidenciales son el trabajo de cada uno. Los órganos estamos para ayudar al Gobierno y unirnos con la fracción. Mis observaciones son para ayudar.

¿Qué hay de cierto en que al partido lo dominan los Arias?

Yo admiro mucho a don Óscar y creo que hizo un excelente gobierno y debo decir que tengo su más absoluto respeto. Nunca me ha llamado para una decisión. Al partido lo comanda el Directorio.

Pero el Directorio se forma por gente nombrada por sectores...

Este es un partido político y no un consejo cardenalicio, y aun en el consejo cardenalicio hay tendencias. Yo le digo que al partido lo manejan el Directorio y la Asamblea, con sus distintas corrientes.

¿No teme que llegue la lucha electoral sin que el Gobierno tenga listas decisiones sustanciales?

Yo quisiera que se le deje la cancha al gobierno para que siga tratando de hacerlo mejor.

O sea, ¿que los aspirantes se esperen y que el Gobierno se apure?

Yo pienso que el gobierno está haciendo lo mejor que puede.

¿Es doña Laura lo que usted esperaba de ella?

Sí; la conozco muy bien. Estuvo a mi lado tres años en el Congreso.

Pero no es lo mismo una persona como diputada que como jefa de Estado...

Yo creo que ella está haciendo un gran esfuerzo y dedicación. Está consagrada a su función dentro de las circunstancias. Quizá podría buscar mejor asesoría.

¿Quién para que la asesore?

Hay mucha gente, pero no soy yo quien deba recomendarlo. Es ella la que tiene que buscar a su gente.

Por qué esta distancia entre don Óscar y doña Laura? Uno ve a Lula y a Dilma Russeff muy juntos, pero en ellos se evidencia la distancia.

Porque doña Laura no es una deidad, es un ser humano. Y don Óscar también lo es. Y los humanos tenemos resentimientos. Yo viví distanciamiento entre don Pepe y don Chico (Orlich). Yo lo viví. Yo desearía menos distancia. Desearía que doña Laura escuchara más a don Óscar, pero son circunstancias entre seres humanos.

¿Qué sintió cuando él dijo que al Gobierno le falta claridad mental?

Me dolió mucho, pero creo que él habló de falta de orientación.

Al final alguien desorientado y alguien de poca claridad mental son casi lo mismo...

No, la claridad mental es otra cosa. ¿Él de verdad dijo eso?

Claro, está publicado.

Yo no puedo dejar se sentirme mal de que haya discrepancias entre dirigentes, pero este es un país democrático y el partido no tiene visos dictatoriales, como otros.

¿Como cuáles?

Como el Libertario, o con posiciones extremas o absolutas. Somos un partido grande con una gran gama y con distintos grupos de la sociedad costarricense.

  • Comparta este artículo
Nacional

Presidente del PLN critica plan fiscal de Chinchilla... por injusto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota