Nacional

Asamblea Nacional del partido

PASE intenta revivir con un viraje a su ‘raíz’ electoral

Actualizado el 29 de abril de 2013 a las 12:00 am

Agrupación reeligió a Óscar López como su presidente por cuatro años más

Más de 800 personas llegaron ayer a ratificar a López en Hatillo

Nacional

PASE intenta revivir con un viraje a su ‘raíz’ electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El PASE volvió a tomar su discurso de inclusión y, pese a su crítica situación económica y escándalos por manejo del financiamiento estatal, ayer sus asambleístas abarrotaron el Liceo Roberto Brenes Mesén, en Hatillo 2, para ratificar a Óscar López como su presidente.

Los 800 platos de arroz con pollo y frijoles molidos no alcanzaron para dar almuerzo a todos los asistentes a la asamblea del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

Uno a uno, los puestos de la estructura partidaria se fueron ratificando en una asamblea en la que no se decidió nada, pues ya todo estaba cocinado. Era, más bien, una muestra de fuerza del Partido, un “revivir”. Al menos, así lo ve Zulema Villalta, una de las organizadoras de la asamblea.

Revivir. “Es el nuevo revivir del PASE, ese PASE insolente que dice: ‘Nadie nos va a destruir’”, recalcó Villalta para aclarar que en la vicepresidencia quedó designado Víctor Solís, mientras que Erick Chacón será el nuevo secretario general y Marcela Marín, la tesorera.

Los nombramientos regirán por los próximos cuatro años.

López, quien fue diputado entre el 2006 y 2010, al dar su discurso , recalcó que deben volver a las “raíces” del Partido, fundado en 2005.

Ambiente. Fuera del gimnasio esperaba la docena de buses que habían trasladado a los asambleístas desde todos los rincones del país.

En uno de esos buses venía Jairo Daniel Marín Villegas, que, a sus 26 años y con síndorme de Down, se puso su traje de bailarín para amenizar la asamblea.

Marín venía de Ciudad Neily, desde donde salió a las 3 a. m. con su madre, Sandra Marín Villegas, y su hermana, Yeslin. Su viaje se motivó en función del apoyo que quieren dar a quien fuera la maestra de Jairo, Xinia Castro, en caso de que se lance a diputada.

En una actividad en la que hubo un baile folclórico ejecutado por el grupo Estrellas Doradas (donde la edad promedio de sus integrantes es de 78 años), lo cierto es que el PASE apostó por renovar sus compromisos con el electorado que le dio la diputación a Óscar López en las elecciones del 2006.

La dirigencia del PASE afirma que el transporte y la alimentación fueron costeados por los propios asambleístas de la agrupación.

PUBLICIDAD

También había payasos, pintacaritas y globos. Por momentos, la asamblea parecía una feria, pero en ningún momento perdió su carácter político. Que lo diga Magaly Camacho, la jefa de Seguridad de la Asamblea Legislativa, que ahora es una de las candidatas del PASE a diputada por Cartago.

En el gimnasio la gente sudaba a chorros, aplaudiendo los actos culturales y los discursos. Tras bambalinas, con saco y corbata, Óscar López esperaba a que lo llamaran para su ratificación en el puesto.

La multitud se hallaba formada por una gran variedad de personas con alguna discapacidad. En un lado estaban las personas de la Fundación Cristal, que procura el bienestar de las personas con osteogénesis imperfecta, mal que afecta los huesos y los hace quebradizos.

En la otra esquina del gimnasio, Keiry León interpretaba los discursos para los miembros de la Asociación de Sordos de la Zona Sur y otros no oyentes que estaban allí.

Mientras tanto, la gente de la Fundación para el Progreso de las Personas Ciegas aplaudía los encendidos discursos.

¿López diputado? Al ser llamado para su ratificación como presidente del PASE, López recibió, planeado o no, el apoyo de sus seguidores para que se postule como candidato a diputado para el 2014.

No obstante, el líder de la agrupación manifestó que se daría dos meses de tiempo para decidir si vuelve al Congreso.

Lo que no pudo eludir el exlegislador fue el regalo del indígena huetar Luis Fernando Mena, que le entregó “agua purificadora” para espantar los malos espíritus.

Los miembros del Partido bromearon sobre la exposición de López y sus enemigos políticos, lo cual generó chascarrillos a la hora de levantar el frasco con el agua.

Finalizado el acto, y satisfecho con su venta, Mario Martínez suena las campanas del carrito en busca de su casa. Tiene 50 años de edad y, de ellos, siete de vender helados en Hatillo. Eran las 3:47 p. m., acababa de terminar la asamblea del PASE, y ya no quedaban helados.

  • Comparta este artículo
Nacional

PASE intenta revivir con un viraje a su ‘raíz’ electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Mata

emata@nacion.com

Periodista de Política

Periodista de Política. Bachiller en Periodismo por la Universidad Latina. Cronista parlamentario y reportero de investigación premiado por el TSE, la Defensoría de los Habitantes y colaborador de medios internacionales.

Ver comentarios
Regresar a la nota