Nacional

Sin dinero para pagar sus deudas, despide personal y abandona su sede

El Movimiento Libertario entra en un coma financiero

Actualizado el 08 de agosto de 2014 a las 12:08 am

Juzgado embarga cuentas del partido y eventual pago de la deuda política

Agrupación dice que pagarán con fondos de elección de alcaldes del 2016

Nacional

El Movimiento Libertario entra en un coma financiero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El Movimiento Libertario terminó la campaña, a inicios de este año, con un déficit cercano a los ¢880 millones. En la fotografía (en el orden usual), los entonces candidatos a las vicepresidencias, Abril Gordienko y Thelmo Vargas, junto al aspirante presidencial Otto Guevara, quien con los resultados electorales logró una curul en la actual legislatura. | ARCHIVO.

Sin dinero para pagar sus deudas, el Movimiento Libertario se vio obligado a reducir al mínimo su estructura partidaria: despidió a la mayoría del personal y se mudó a una oficina más modesta.

De los 10 empleados que solía tener de manera permanente, hoy solo conserva a la recepcionista y al contador. Además, abandonó la sede de Los Yoses para pasarse a un pequeño local en San Pedro de Montes de Oca.

Luego de la campaña electoral, la agrupación quedó con un déficit cercano a los ¢880 millones y, encima de ello, el 28 de junio pasado un juzgado le embargó el eventual pago de la deuda política por parte del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

A solicitud de un acreedor de la campaña de alcaldes del 2010, el Juzgado Especializado de Cobro del Primer Circuito Judicial de San José también gravó todas las cuentas bancarias del Libertario y cualquier bien que tenga a su nombre.

Hoy el partido subsiste con préstamos de partidarios pues las elecciones dejaron las cifras en rojo.

Así lo reconocieron el presidente y el tesorero: los exdiputados Danilo Cubero y Carlos Herrera, respectivamente. “Estamos pasando por un momento muy difícil, pero no creemos que el partido vaya a cerrar. Estamos reduciendo al máximo los gastos para sobrevivir”, declaró ayer Herrera.

Por su lado, Otto Guevara, excandidato presidencia y actual diputado, dijo que la situación será superada y, más bien, servirá para relanzar al grupo político.

Por la cantidad de votos obtenida (11% para presidente y 8% para diputados), el Libertario obtuvo el derecho a cobrar unos ¢1.800 millones al TSE, pero solo al Banco Lafise le debe ¢2.500 millones.

El déficit ascendería a más de ¢880 millones, porque el Tribunal le debe descontar un adelanto que le hizo de ¢155 millones y porque la agrupación debe guardar ¢55 millones para sus gastos ordinarios.

Sin embargo, hasta ese dinero para organización resultaría afectado por el embargo, si el Libertario intenta echar mano de él.

Ese gravamen fue solicitado por el empresario Carlos Manuel Aguilar Rodríguez, a quien la agrupación le adeuda ¢73,5 millones por un préstamo concedido en el 2010 .

Aguilar impulsó la medida pues el partido incumplió un acuerdo de pago, mediante el cual se había comprometido a saldar la deuda en tres tractos antes del 30 de noviembre del 2013.

PUBLICIDAD

Los libertarios solo hicieron un pago por ¢25,5 millones. Sin embargo, perdió esa cantidad por no cumplir con los otros dos.

Adrián Montero, abogado del empresario, dijo que intentaron evitar el embargo, sin embargo, en reiteradas ocasiones el Movimiento Libertario incumplió.

“De buena fe les dimos más tiempo, porque nos dijeron que estaban buscando reunir los recursos, pero al final no se dio y decidimos hacer valer el derecho de cobrar lo adeudado por la vía judicial”, informó Montero.

Pide dos años. Según el tesorero libertario, el partido carece de recursos para saldar la deuda, por lo cual solicitan a Aguilar firmar un nuevo arreglo de pago.

Según explicó, la propuesta consiste en postergar la cancelación de la deuda hasta después de las elecciones municipales de 2016, a la espera de recibir un nuevo monto de la contribución estatal, pues la actual es intocable.

"Cedimos la deuda política de las pasadas elecciones al Banco Lafise. Ese dinero ya no nos pertenece, incluso esos recursos no son suficientes para cancelar el fideicomiso", agregó el exdiputado.

El abogado de Aguilar negó haber recibido esa propuesta, pero no cerró las puertas a negociar un nuevo convenio.

De momento Montero difiere con Herrera en que la deuda política del 2014 sea intocable, ya que cree que su cliente debe ser resarcido antes que el Banco Lafise porque su deuda es más antigua.

“El proceso nosotros lo activamos primero, pero será el TSE el que decida a quién se le paga primero. Estaremos muy atentos a lo que decida para ver si es necesario acudir nuevamente a la vía judicial”, añadió Montero.

  • Comparta este artículo
Nacional

El Movimiento Libertario entra en un coma financiero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota