Nacional

se acercan las sesiones extraordinarias

Luis Guillermo Solís enfrenta primer efecto de tener solo 13 diputados

Actualizado el 23 de julio de 2014 a las 12:00 am

Presidente se reserva prioridades para agosto, pues aún está negociando

En lista hay unos 40 planes que están sujetos al clima que reine en el Congreso

Nacional

Luis Guillermo Solís enfrenta primer efecto de tener solo 13 diputados

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si el Partido Acción Ciudadana (PAC) tuviera mayoría en el Congreso, el mandatario Luis Guillermo Solís podría enviar a los diputados una lista de lo que quiere se discuta en el mes de agosto y punto.

Pero no es así. La bancada oficialista solo tiene 13 legisladores y la agenda para el mes de agosto no puede incluir lo que Solís quiera, sino lo que se pueda.

Todo depende de las negociaciones con las otras fracciones políticas, incluida la más grande de la Asamblea Legislativa que, con 18 escaños, es la del Partido Liberación Nacional (PLN).

El Gobierno tiene una semana para definir qué planes incluirá en el temario de discusión que tendrán los diputados en agosto, cuando rija el periodo de sesiones extraordinarias, y durante el cual la Presidencia de la República define la agenda, al menos en teoría.

Este periodo ocurre dos veces por año: en agosto y después en un lapso que empieza el 1.° de diciembre y acaba el 30 de abril siguiente.

Esta será la primera oportunidad que tendrá el gobernante para mandar el listado de asuntos al Congreso, pero Solís no quiere que acabe siendo solo un papel con buenas intenciones, pues considera “muy corto” este periodo de sesiones extraordinarias.

Por eso, ayer se negó a revelar cuáles serán sus prioridades. Estas dependerán de lo que diputados de otros partidos estén dispuestos a aceptar. Es realismo crudo. Y es la primera prueba de la escasez de congresistas del oficialismo, salvo por las negociaciones del 1.° de mayo pasado, cuando Solís todavía no había asumido el Gobierno.

“No tiene sentido hacer un tiro al aire. Estamos conversando sobre los proyectos que pueden ser más viables. Para que haya mayor negociación, no los divulgamos aún”, explicó el presidente.

Desde las elecciones del 2 de febrero fue evidente que esta Asamblea quedaría dividida en cuatro bloques grandes y cinco pequeñas fracciones adicionales, con la novedad de alojar una bancada opositora más grande que la oficialista.

La obligación del Poder Ejecutivo es dialogar, algo que sus opositores creen se ha hecho pero de manera insuficiente. Los reclamos apuntan al ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, quien la semana pasada estuvo fuera por enfermedad y ayer se ausentó de la conferencia de prensa por exceso de reuniones, según dijo Solís.

El viceministro de Presidencia encargado de las relaciones con diputados es el exdefensor de los Habitantes Daniel Soley, quien se incorporó ya avanzado el Gobierno.

Ni Solís ni Jiménez ni Soley han dado pistas de las prioridades para extraordinarias, pero el mandatario aceptó ayer que uno de los contenidos será el proyecto de regulación de la fertilización in vitro (FIV) que pretende cumplir con la sentencia del 2012 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

También podría haber espacio para una nueva iniciativa de ley que regularía las casas de compraventa, con la idea de cerrar caminos a los objetos robados.

Otro plan, en preparación, es restarle autonomía al Fondo Nacional de Becas (Fonabe) y someterlo a un mayor control del Ejecutivo para evitar problemas revelados, como el rezago con 68.000 becas estudiantiles aún sin asignar.

  • Comparta este artículo
Nacional

Luis Guillermo Solís enfrenta primer efecto de tener solo 13 diputados

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota