Nacional

Luis Guillermo Solís reitera confianza en Melvin Jiménez pese a críticas por caso de procuradora

Actualizado el 21 de enero de 2015 a las 12:00 am

Ministro sigue sin contestar si conocía petición de renuncia de Soley a Brenes

Presidente declina ‘especular’ y dice que toda verdad la dará Jiménez a diputados

Nacional

Luis Guillermo Solís reitera confianza en Melvin Jiménez pese a críticas por caso de procuradora

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El ministro rechazó dar detalles sobre si avaló presionar a la procuradora. LUIS NAVARRO

La escena era extraña: el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, dedicó casi 20 minutos a responder de pie preguntas y repreguntas de la prensa vinculadas a su ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, mientras este se mantenía silencioso, sentado en la mesa principal.

En la conferencia de prensa de ayer, al calor de las dudas sobre la solicitud de renunciar a la procuradora general Ana Lorena Brenes, el mandatario ponía el pecho a las preguntas mientras Jiménez se permitió no contestar nada. Solo respondió que cualquier detalle lo dirá, pero ante los diputados hoy miércoles.

¿Envió Jiménez como emisario a su ahora exviceministro Daniel Soley para pedirle a Brenes dejar el cargo? ¿Estaba enterado el ministro de la Presidencia?

Eso no lo quiso responder el ministro ni tampoco Solís durante la rueda de prensa en la que habló del “presunto silencio” de su ministro, quien ya cumplió una semana de evitar dar detalles sobre la reunión que Soley tuvo, el martes 6 de enero, con Brenes.

“Una vez más, quiero ratificar mi confianza en el ministro Melvin Jiménez. Es una persona madura que atiende y resuelve los problemas del Estado, que son muchos, más de los que ustedes se imaginan. Está trabajando empeñosamente todos los fines de semana hasta altas horas de la noche con su equipo, atendiendo esa agenda. Melvin Jiménez es uno de los que más trabaja”, dijo Solís.

Él decide cuándo. “Don Melvin tendrá oportunidad de hablar lo que tenga que hablar en la Asamblea Legislativa; no hay ninguna intención de socavar a nadie ni ocultar nada”, contestó el presidente sobre su ex jefe de campaña electoral y mayor brazo político.

Mientras, Jiménez escuchaba atento y sentado. Se mantuvo serio, pero en algún momento sonrió al ser defendido por el mandatario: “Él podrá responder, pero en todo caso, respondo yo una vez más en nombre del Poder Ejecutivo: esa conversación (Soley con la procuradora) se hizo sin mi consentimiento y sin mi conocimiento y sin que yo lo promoviera”.

Jiménez, Soley y Brenes deberán dar explicaciones en la Asamblea (Kenneth Barrantes)

Solís acabó de responder para alistar su viaje a Bolivia y dejó a los ministros en el escenario. Jiménez también se fue, pero volvió 30 segundos después.

PUBLICIDAD

Entonces contó lo que hablaron en la sesión del Consejo de Gobierno y aceptó responder preguntas sobre su responsabilidad en la petición de la renuncia que Soley. Contestó que no iba a contestar ahí.

Así fue en las cinco preguntas sobre el tema hasta que decidió levantarse de la mesa y huir por su derecha. Allá dentro, sus asesores lo esperaban ansiosos y afuera quedaban periodistas con la mano en alto.

Solís ya no estaba. Ya había dicho lo que quería y quizás un poco más. Aceptó, por ejemplo, que la procuradora le dijo el lunes 12, al regresar él de China, que Soley le había ofrecido “embajadas”.

El martes 13, Solís dijo haber “escuchado rumores” sobre ese ofrecimiento, aunque 20 horas antes, la procuradora le había dado los detalles en una reunión solicitada de urgencia, según lo que expresó ella anteayer y aceptó Solís ayer.

Sin conclusiones. El presidente aseguró que Soley le contó una versión distinta y que por esto no tenía conclusiones sobre el caso el sábado por la tarde, cuando recibió la carta de renuncia de Daniel Soley.

Respondió que no le pidió la renuncia a Soley, pero que entendió que el margen de maniobra político era ya inviable. “La política es un arte de realidades, pero también de afectos y de cariños. La realidad era que ya Daniel no podía seguir trabajando como interlocutor ante la Asamblea Legislativa ni ante otros sectores. Iba a ser perseguido por toda esta circunstancia”.

Hablaba de la legitimidad política de Daniel Soley, no de Melvin Jiménez, quien también ha recibido críticas de opositores, aunque él señala que algunos sí apoyan su trabajo. “Eso (las críticas) no me va a detener en la función. Habrá algunas personas que continuaremos la ruta y otros cuestionarán, pero no me van a detener en la tarea”, respondió Jiménez en las únicas palabras que accedió a expresar sobre el tema.

Del resto, nada. Todo lo dirá en la Asamblea Legislativa y ahí la prensa podrá tomar nota de sus palabras. Antes, nada.

Ahí sí va con órdenes del mandatario. “Yo le he pedido a don Melvin que diga la verdad y no oculte ningún extremo de lo que ocurrió. Él tiene que decir la verdad y será el ministro el que defina el momento. Le pido a todo el mundo que no mienta”. También pidió ir superando este caso: “Costa Rica es más grande que este tema”.

  • Comparta este artículo
Nacional

Luis Guillermo Solís reitera confianza en Melvin Jiménez pese a críticas por caso de procuradora

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota