Nacional

Reunión de casi dos horas en Zapote

José María Figueres se ofrece a ayudar a Solís

Actualizado el 10 de abril de 2015 a las 12:00 am

Presidente del PLN ve necesario un ‘reset’ al comenzar 2.° año del Gobierno

Nacional

José María Figueres se ofrece a ayudar a Solís

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
José María Figueres (izq.) estuvo ayer en el despacho del presidente Luis Guillermo Solís casi dos horas. Contaron que entre los temas estuvo la elección del presidente legislativo, el 1.° de mayo, planes contra la pobreza y asuntos económicos, incluidos planes fiscales. | PRESIDENCIA

Como si fuera un intento de recordatorio, lo primero que dijo José María Figueres a la prensa, luego de 105 minutos de reunión con el presidente, Luis Guillermo Solís, fue que “el Partido Liberación Nacional (PLN) es el principal partido de este país”.

Así, dando importancia a la agrupación que hace un año sufrió la peor derrota de su historia y que, pese a ello, se instaló como mayor fuerza opositora en este cuatrienio (18 diputados), el exmandatario comenzó a exponer su intención de ayudar al gobierno de Solís, al iniciar su segundo año. Usó una frase que encierra una connotación de que las cosas no van bien: “Hay que resetear ”.

Por eso ofreció respaldo para impulsar proyectos de este Gobierno contra la pobreza y en colaborar en una agenda de crecimiento de la economía. Además, en lo inmediato, los liberacionistas podrían ayudar a que el Partido Acción Ciudadana (PAC) mantenga la presidencia de la Asamblea Legislativa, el 1.° de mayo, en caso de que los diputados del PLN voten de acuerdo con la opinión de Figueres.

“La experiencia nos dice que conviene que la presidencia del Congreso pertenezca al mismo partido que gobierna el Poder Ejecutivo. Debe existir una coordinación entre ambos poderes para que las cosas caminen de la mejor manera”, contestó Figueres, después de que el mandatario Solís admitió que hablaron sobre el 1.° de mayo durante la reunión, aunque sin comprometer votos ni plantear negociaciones.

Así dejaba clara su posición Figueres, acompañado del jefe de los diputados verdiblancos, Juan Luis Jiménez Succar, y de la subjefa, Karla Prendas, que dirigirán la reunión del próximo lunes, en la cual el PLN estudiará sus opciones para votar el 1.° de mayo.

El actual presidente legislativo, el oficialista Henry Mora, podría ser propuesto para la reelección, pero ha recibido críticas y no se descartan otros nombres en la bancada del PAC. Está pendiente, incluso, la candidatura de Ottón Solís, de línea menos cercana al Gobierno.

Escenario. Con Solís estuvieron sus dos vicepresidentes, Helio Fallas y Ana Helena Chacón, además del ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, y la jefa de los diputados oficialistas, Emilia Molina.

PUBLICIDAD

Aunque no bajó ante las cámaras, también participó el legislador Víctor Hugo Morales Zapata, hombre de confianza de Solís.

El que se ausentó y ni siquiera estuvo en el edificio fue Mariano Figueres, hermano del expresidente, actual jefe de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) y considerado por Solís “un hermano” por su cercanía.

Nadie mencionó ayer la posibilidad de que José María aspire a sustituir a Solís en el 2018, como lo ha mencionado él mismo.

Tampoco nadie se lo preguntó. Figueres pudo dar sus mensajes ya conocidos en favor de una economía verde y de la necesidad de crecer a un ritmo mucho mayor que un 3% por año. También abogó por recortar gasto público y, solo después, abrirse a analizar la necesidad de subir impuestos, como pretende el Ejecutivo en proyectos de ley ya anunciados.

“En 20 años, nunca ha habido una oposición tan seria, tan responsable y tan comprometida con el desarrollo del país como la tiene en este momento”, añadió Figueres a la prensa, después de saludar a varios funcionarios conocidos y de escuchar que Solís calificó al PLN como “un referente ineludible”.

Así acababa su visita de casi dos horas a la sede presidencial, que él ocupó entre 1994 y 1998 y donde podría volver, si se concretan sus deseos.

Figueres alteró un poco el ambiente en la Presidencia. Algunas conserjes tenían ya guardada la fotografía de él junto a Solís, el director de Política Exterior en su gobierno. Nadie tuvo que presentarlos ayer. Se conocen bien.

Se fue a las 10:30 a. m. y ya circulaba en redes sociales la foto de ambos juntos, con bromas sobre la pose presidencial de Figueres, quien llevaba corbata verde, como la bandera liberacionista, y calzaba unos zapatos de suela gruesa que le hacían reducir la diferencia de estatura con Solís.

  • Comparta este artículo
Nacional

José María Figueres se ofrece a ayudar a Solís

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota