Nacional

Isla Calero: los vecinos del conflicto demandan ayuda

Actualizado el 24 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Nacional

Isla Calero: los vecinos del conflicto demandan ayuda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Barra de Colorado. El reclamo de los vecinos de isla Calero le dará hoy la bienvenida al presidente Luis Guillermo Solís, en la segunda parte de su gira por la zona fronteriza con Nicaragua.

En la comunidad de Delta Costa Rica, a orillas del río San Juan y colindante con isla Calero, los habitantes están organizándose para pedirle más apoyo al incipiente gobierno de Solís.

Ayer, medio centenar de pobladores, tanto de isla Calero como de las comunidades aledañas a Delta, se reunieron en un salón de la Asociación de Desarrollo local para analizar sus carencias.

“Hay comunidades como Fátima, San Antonio, Delta y Caño Negro donde hemos trabajado muy duro para ver cómo obtenemos mejores condiciones para las personas”, afirmó el presidente de la Asociación de Desarrollo de Delta, Gerardo Quirós Picado.

Para ellos, todas las necesidades son de primer orden: agua potable, acceso a servicios de salud y en el caso de Calero, electricidad.

En el 2010, esta zona llamó la atención pública cuando Nicaragua invadió su extremo norte, conocido como isla Portillos.

En esta isla fluvial de Calero, la queja se extiende a la falta de acceso a una escuela. A los pobladores del sector norte les es más cómodo ir al centro educativo de El Jobo, en territorio nicaragüense.

“Tengo nueve años de vivir en isla Calero, el problema es que se mandan (a los niños) al lado nica porque aquí no hay escuela”, dijo Ana Yancy Centeno.

Ella explicó que una docena de estudiantes atraviesa a diario el río San Juan para pdoer tener acceso a la educación.

En cuanto a salud, las distancias y el costo de los traslados desvela a los pobladores. “Aquí la gente se organiza para que, si hay alguien muy enfermo, se pueda llevar a Barra del Colorado”, expresó Centeno.Para ellos, esto es un gran problema. La mayoría de los habitantes que trabajan son jornaleros que no ganan más de ¢5.000 al día y un flete en lancha a Barra del Colorado ronda los ¢75.000.Los problemas sanitarios están a la orden del día, tanto por la ausencia en las cercanías de un centro de atención, como por la falta del servicio de agua potable.“Aquí se toma agua de pozo. El agua de lluvia es la más potable que podemos tomar”, resalta Marta Villalta Castellón, mientras trata de controlar a su hija de tres años.Ella se queja de que no hay ayuda del Gobierno y de que el anterior les prometió electricidad y agua potable, pero que fueron promesas que se quedaron en el aire.“Aquí uno vive por obra y gracia de Dios”, recalcó Villalta.En tanto, Fabián Segura Rojas, vecino de isla Calero, se quejó de la falta de posibilidades para desarrollar la zona económicamente. Él exige que los pobladores puedan tener títulos de propiedad sobre las tierras donde llevan décadas viviendo, pues actualmente se les excluye de la posibilidad de acceder a un préstamo o a un bono de vivienda.“Necesitamos comer, para comer necesitamos producir, y para producir necesitamos hacer finca”, reclamó.La gira de Solís se reanudaría hoy a las 7 a. m. con un recorrido por los puestos de seguridad sobre la ribera del río Colorado.

  • Comparta este artículo
Nacional

Isla Calero: los vecinos del conflicto demandan ayuda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota