Nacional

Entrevista original a Daniel Soley sobre el caso de la procuradora (audio incluido)

Actualizado el 22 de enero de 2015 a las 03:22 am

Nacional

Entrevista original a Daniel Soley sobre el caso de la procuradora (audio incluido)

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Daniel Soley presentó el sábado su renuncia como viceministro de la Presidencia a su superiores, el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, y el presidente de la República, Luis Guillermo Solís. El ahora exjerarca omitió hacer referencias al ofrecimiento de una embajada que hizo a la procuradora general, Ana Lorena Brenes. | MARCELA BERTOZZI

La cita era a las 3 p. m., pero por conversaciones previas informales comenzó un poco después. Era el lunes 12 de enero y el entonces viceministro Daniel Soley aceptaba atender la entrevista con La Nación sin que antes se le anunciara el tema.

Se sentó a contestar y, cuando se le planteó que el tema era la reunión que había tenido seis días atrás con la procuradora general, Ana Lorena Brenes, él dijo que necesitaba ir a orinar, que lo disculpara.

Volvió unos minutos después con una carpeta en la mano, sin que llegara a mostrar el contenido en algún momento.

Comenzó entonces la entrevista y duró 38 minutos con seis segundos. Esta es la transcripción del único audio que registró esa conversación, pues su teléfono tuvo problemas de batería y no grabó nada, según él.

Por eso se le ofreció seguir adelante y grabar con un único teléfono celular, que permitiría al final enviarle inmediatamente el audio. Eso fue lo que se hizo al finalizar la entrevista desde el correo electrónico personal del periodista de este medio hacia el correo electrónico institucional de Soley a las 4:25 p. m. de ese mismo día.

Lo siguiente, entonces, es la transcripción del audio en poder del ahora exviceministro Soley y de este periódico, y el cual Melvin Jiménez mencionó en la comparecencia del miércoles por la noche en el Congreso, en la que defendió al exviceministro.

Fue la base, además, del primer artículo que La Nación publicó sobre el ofrecimiento de un cargo de embajadora que Soley le hizo a Brenes, quien ayer amplió la información y agregó que, además de que se le propusieron cinco embajadas o puestos en juntas directivas, se le amenazó con una investigación en su contra.

-¿Se reunió con Ana Lorena Brenes el martes?

-El martes que hice... el martes pasado, martes pasado qué hice... sí, sí me reuní con ella, el martes pasado en la Procuraduría, en un café y parte de... bueno el café es aparte. Me reuní con ella el martes pasado, vamos a ver... el martes pasado... ¿A qué hora fue? Creo que fue tipo cuatro o cinco, creo que ya habían cerrado.

PUBLICIDAD

-¿Cuál fue la intención de la reunión?

-Parte de las funciones del viceministerio de la Presidencia es mantener diálogo constante con jerarcas de instituciones. La Procuraduría es una de ellas y no es la primera vez que me reúno con ella. Ella siempre ha manifestado la cercanía que siempre ha habido con gobiernos anteriores y el ministerio de la Presidencia.

-¿Había algún tema en esta ocasión?

-Había varios, uno de ellos pregunté que cómo veía la dinámica de gobierno. Me dio sus apreciaciones y de cómo ella tenía con algunos ministerios mayor acercamiento en cuanto a la dinámica propia del Estado. Es normal, pero uno ha sido muy respetuoso de la independencia de criterios cuando a veces por ejemplo la Procuraduría tiene nivel de asesor técnico en materia de acciones de inconstitucionalidad en la Sala (Constitucional) y ahí sí uno es más reservado.

-¿Cómo es la relación hasta ahora?

-En lo personal, muy bueno porque la conozco. Trabajé en el Poder Judicial y fuimos parte de la comisión donde se vio la reforma al Código Procesal Contencioso (…). En la parte funcional, siento que ha habido, en este gobierno... ella lo que comentaba es que quisiera un mayor acercamiento.

-¿Uno de los temas era el del proceso de elección del procurador de la Ética?

-Es que el Procurador de la Ética recuérdese tiene un procedimiento establecido mediante ley. Normalmente algunos optarían por elevar las personas que están ya ahí un ascenso y hacer un concurso interno. La ley dice un concurso y que es valorado por el Servicio Civil. A partir de ahí se entiende que es el procurador o la procuradora quien elige, pero quien le da la firma final es la ministra de Justicia para que quepa la representación estatal. De alguna manera siempre ha habido una coordinación. La vez pasada, con el nombramiento en el caso de la procuradora ajunta, esa coordinación entiendo existió muy cercana entre Ana Lorena Brenes y la presidenta Laura Chinchilla.

-¿Se quiere hacer distinto esta vez con el procurador de la Ética?

-No. Yo le pregunté cuál iba a ser la dinámica y me comentó que consideraba el nombramiento de alguien de dentro y no hacer discurso. Sin embargo, habría que ver y eso se determinará la conveniencia, toda vez que hay un procedimiento normado para ello...

PUBLICIDAD

-¿La postura de Gobierno es que se haga un concurso?

-La postura del Gobierno es que se haga el procedimiento al amparo de la ley que la persona que llegue reúna los requisitos idóneos para ello.

-¿Está de acuerdo doña Ana Lorena?

-Es que no llegamos hasta ahí (…) Lo que hubo fue un acercamiento sobre la dinámica de qué y cómo se iba a a dar y cómo lo visualizaba. Fue una charla de cómo lo visualiza usted...

-¿Está invitando el Gobierno a doña Ana Lorena a salir del cargo antes de que cumpla los seis años? ¿Se lo mencionó usted ese día?

-No, el tema como nació fue ¿cuándo inició su nombramiento y cómo el panorama que ella vislumbraba? Entiendo que el nombramiento tiene una vigencia hasta el año próximo, ella tiene una plaza también bajo el esquema de procuradora administrativa y también ella había aspirado a la magistratura.

-¿Por qué ahora es tema ahora de cuánto le falta?

-No, no es tema. Dentro de la misma conversación, nos conocemos desde hace mucho tiempo y estuvimos conversando de la incorporación mía a Gobierno, lo que yo había hecho, los hijos míos, los hijos de ella. Me contó que sus hijos están en posgrado y maestría y el otro en estudios. Entonces no es una dinámica de que usted va con una agenda y lo planifica. Fue una conversación en que se tocaron varios puntos, así como también estoy aquí hasta que el presidente me lo indique o hasta el 7 de mayo del 2018, pero no es que uno llega de alguna manera a decir usted tiene..., ¿cómo que fue usó usted las palabras?

-¿No la invitaron a renunciar?

-No, no fue una invitación a renunciar. De alguna manera es una funcionaria de muy larga data que ha tenido su reconocimiento y en el cual la conversación de da en un ánimo de intercambio normal (...) Si usted me pregunta si se le invitó a renunciar yo le contesto que no.

-¿No se le mencionó algo de una embajada?

-No, dentro de las mismas aspiraciones… Dentro de las mismas aspiraciones que una persona pueda tener...

-¿La de Noruega?

-La de..., la de... Y dígame una cosa, dentro de conversación, que uno pueda tener en un ámbito cordial e institucional, existen muchas veces conversaciones que uno aborda que tienen que ver con la institucionalidad del país y en otras ocasiones también tiene que ver con la funcionalidad. La persona que está en un puesto, si está en ese puesto, cumple de acuerdo a sus funciones, pero que uno la haya invitado a la procuradora a renunciar por algún tema, no es así. Le reitero la valía de doña Ana Lorena es una cuestión de una trayectoria que ella ha tenido y cualquier reconocimiento que se le pueda hacer posterior, por consideración para considerarla en otro ámbito de la función pública, es algo que no debería desmerecerse.

-¿Me puede asegurar usted que no se le mencionó nada de una embajada?

-Lo que le puedo mencionar, lo que le puedo mencionar es que la conversación que se dio con doña Ana Lorena fue en los términos de una reconocimiento institucional y de cómo podría haber un mayor acercamiento y cuál era la posición que ella veía con Gobierno, sobre todo en dentro del esquema de funcionalidad donde ella ha aceptado que ha existido un alejamiento, un alejamiento.

-¿Le explicó el alejamiento, de qué se trata?

-Ella explicó que ha sentido un alejamiento...

-¿Con Zapote?

-Más bien un no acercamiento. En otras ocasiones, ella estaba casi acostumbrada a estar constantemente aquí. Que cuando eran don Miguel Ángel y don Abel ella tenía un acercamiento muy fuerte. Mencionó que el caso de Óscar Arias también tenía el acercamiento aunque la relación no era tan fluida, al igual que con don doña Laura que con ella en lo personal sí se lleva muy bien. ¿Cuál es la función de la Procuduría? Es la abogada del Estado y es normal que el Gobierno tenga su acercamiento con su figura legal cercana y no es de extrañar tenga relación o que busque relación con la Procuraduría.

-¿Esa es la relación que ella dice que no ha visto?

-Cuando se le ha llamado, lo ha atendido. Sin embargo, hemos tenido casos en que se ha topado que en otros gobiernos que, cuando uno va encaminado en una dirección, de pronto se encuentra con que la Procuraduría ha disentido con ese criterio. También el problema que ha habido en otros casos y hemos tratado de solventar es sobre los procesos en que Costa Rica está siendo demandada y que tiene que enfrentar ahora mediante un arbitraje, un arbitraje en el que la Procuraduría probablemente acuerpó la tesis del demandante inicialmente, los tribunales no le dieron la razón y ahora Costa Rica se ve en una posición de demandada, pero además la Procuraduría, dentro de la comisión de arbitraje, fue una parte que le dio la razón al demandante. Es complicado, entonces hay que solventar esos temas. Hay que tener flexibilidad y doña Ana Lorena lo tiene. Ella mencionó que con los ministros que más comunicación ha tenido han sido con los del MOPT y Comercio Exterior.

-¿Puede usted asegurarme que en ningún momento le mencionó la posibilidad de una embajada o en Noruega o Panamá?

-Dentro de las consideraciones que pueda tener por su buena trayectoria y su buena labor, el hecho de que uno pueda pensar que esa persona se pueda desempeñar en cualquier otra rama de la función pública no debería sorprender. De ahí a que usted me indique si yo tengo el poder para otorgarlo, pues no, pero lo que sí le estoy diciendo es que, dentro de las consideraciones, si usted tiene una valía como persona, como profesional, y uno lo puede pensar en esa proyección, entonces uno podría pensar en esa proyección, no es una cuestión.... La relación que usted está haciendo no tiene que ver. No es que se le invitó a renunciar o que se le invite a renunciar. En un marco de un conversación amable y cordial, donde uno hace un reconocimiento de su carrera y de ella como profesional… ella tiene años de estar en la Procuraduría como técnica y ya ahora desde la función técnicapolítica, lógicamente ella tiene un plazo por cumplir y dentro de ese mismo interés que existe uno puede también… la conversación surgió del plazo y de lo que pasaría después. Ella conversó que tenía su plaza pero que su plaza no la veía como una opción, no sé si es un tema económico o de rango, eso es un tema personal.

-Si yo tuviera aquí dos casillas: ¿Le mencionó las embajadas? ¿Sí o no? ¿Puedo marcar con toda seguridad el no?

-No con esta intención.

-O sea, ¿sí se le mencionó pero no con la idea de que renuncie?

-Lo que se mencionó fue en un esquema de donde ella se proyectaba en el futuro, pero dentro de una dinámica de conversación que teníamos nosotros en ese momento. El tema por el cual nosotros estuvimos conversando y el cual que se dio la reunión fue en el marco de la elección de la Procuraduría de la Ética y luego empezamos a conversar cómo veía ella la relación con Gobierno. Esas reuniones son normales. Las hemos tenido con la Corte y con la Asamblea. Somos todos operadores administrativos.

-¿Está el Gobierno satisfecho con ella? ¿Podrá acabar sus seis años de gestión?

-Existen procedimientos administrativos para hacer cesar o las causales establecidas para el cese, y en el caso de la Procuraduría, tiene un procedimiento específico. Y en ese procedimiento no existe denuncia o no se ha instaurado (…). Antes la ley determinaba que el nombramiento eran cuatro años y lo nombraba cada presidente. O la misma dinámica elegante era que el procurador ponía a despacho su renuncia al siguiente presidente. Luego, la ley cambió, se prorrogó para un plazo de seis años, nombrado por Gobierno y ratificado por la Asamblea Legislativa. En el caso de cualquier nombramiento, incluso doña Ana Lorena se había sometido a dos procesos de magistratura, que habían sido procesos muy duros. La había señalado muchísimo la cercanía con casos específicos o con algún gobierno en ese momento y, cuando llegó su reelección, entiendo que también fue muy dura. Esas luces hacen que usted tenga políticamente que valorar de alguna manera la aceptación en un cargo. Si es nombrado por unanimidad, que cuesta mucho,la institucionalidad se solidifica, si no, pues no. El plazo de reconsiderarla es para la fecha del año próximo.

-Fue ratificada en octubre del 2010, suponemos que llegará a octubre del otro año.

-Bueno, salvo que haya… ¿cuál es la fecha me dijo?

-Octubre del 2010 se ratificó y supongo que llega a octubre del 2016.

-Entonces es esa fecha octubre del 2016, en la cual le finaliza el término. En ese sentido, será una consideración del señor Presidente.

-¿Ella llegará ella a octubre 2016?

-No tengo una bola de cristal, nada que ver.

-¿Si dependiera del Gobierno?

-Le repito. Le repito: el nombramiento de una persona va hasta que esa persona decida hacer lo contrario o que exista una causal o un procedimiento.

-¿Existe alguno ya?

-Yo no entiendo. Le acabo de responder antes. Le respondí que existe un procedimiento en la ley para la remoción del procurador y hasta donde tengo conocimiento no existe un procedimiento, no lo conozco.

-¿Está satisfecho el Gobierno con el trabajo de la Procuradora?

-Para uno poder hacer una valoración sobre una institución tan importante requiere mayor dinámica con la misma y la reunión se pensó para estrechar esa dinámica y esos lazos. Ahora, si de una reunión como esta aparecen estas preguntas, piensa uno si hubo un mensaje mal interpretado o un cuestión que yo le preguntaría a doña Ana Lorena.

-¿Puedo descartar que haya una intención del Gobierno de que doña Ana Lorena deje de ser la Procuradora?

-Reitero, en el caso en que a mí me compete, yo fue para fortaler los lazos, no para debilitarlos. Entonces, bajo esa premisa, el fortalecimiento de esos lazos es lo que nos debe unir. La he buscado para buscar el apoyo de la Procuraduría como ente técnico, vinculante para la administración. Insisto, no veo por qué existe o nace la consideración de lo contrario.

-¿Los dos fallos que ha hecho la Procuraduría, contrario a decisiones del presidente, el de la calle 13 bis y el otro el nombramiento de don Melvin, fueron una afectación a la relación?

-Para nada. De manera categórica y absoluta: no. Tan respetuosos hemos sido con los criterios de la Procuraduría… en los casos de las acciones de inconstitucionalidad, la Procuraduría es un órgano asesor de la Sala Constitucional. No sé si en en otras administraciones anteriores se ha tratado de coordinar, pero en este caso no se hizo así. En el caso de don Melvin se sale de manera directa de aquí (Zapote) y la Procuraduría emite el suyo, y en el caso de la calle 13 bis, también emite su consideración pero también permite más bien tomar la decisión que se tome en el caso del levantamiento del veto en el Código Procesal Laboral, porque ahí la Procuraduría dijo que el presidente sí podía hacerlo y que tenía que estar en el plazo cuatrienal. Pero más aun, a mayor abundamiento, recuerdo que tuvimos una reunión en la que requeríamos de manera urgente la presencia de la Procuraduría, por una cuestión que se estaba viendo en ese momento. Ya se habían dado ambos pronunciamientos, tanto de don Melvin como de calle 13 bis, y de manera atenta vino la procuradora, con la procuradora adjunta y con dos procuradoras. Aquí siempre se han aceptado diferencias y no sido de ninguna manera ninguna visualización de revanchismo ni mucho menos, Dios guarde.

-La última pregunta que hago es sobre el asunto de las embajadas. Por qué se mencionó Noruega y Panamá justamente, que son las que están... una libre en este momento y la otra...

-Perdón, muchas embajadas están libres en este momento.

-Bueno, por eso le digo...

-Yo no tengo el catálogo.

-¿Pero entonces por qué se mencionan justamente estas dos?

-Yo no tengo el catálogo. Yo no he dicho que haya mencionado esas dos.

-Las mencionó.

-No, yo no he mencionado ningún nombre. Yo le dije 'no tengo el catálogo de las embajadas de Cancillería y esa es una función del presidente de la República. Esa es una cuestión donde uno podía, en alguna manera, en una conversación que uno puede dentro de... es que hablamos tantas cosas, hablamos tanto de lo funcional como de lo personal y, yo en mi experiencia, yo le había mencionado y también ella la conoce que yo había vivido el exterior, yo viví como ocho años o más en el exterior y, entonces, por ahí la dinámica que usted pueda hacer mención de países, donde ha viajado o lo otro, pero eso es una dinámica amplísima de la conversación que no tiene que ver con un catálogo para lo que usted quiera apuntarse verdad, eso es algo distinto que le reitero yo no tengo esa potestad.

-¿El hecho de que se mencione la posibilidad de unas embajadas, remota o cercana, una posibilidad, no se puede entender como una invitación muy elegante a dejar el puesto?

-Lo que ella haya interpretado, la persona interprete o lo que usted interprete ya esa es una cuestión meramente de esa persona, no corresponde a uno hacer esa valoración. Le reitero: la intención y el objetivo de la conversación fue ver la posición en que estábamos con Procuraduría, ver cómo estrechar lazos, ver el tema de cómo visualizaba el tema de la Procuraduría de la Ética y ver cómo visualizaba el futuro institucional y el futuro institucional tiene que ver tanto con los proyectos que se han cumplido o no se han cumplido, como con el cargo que ha ejercido o no. Esa fue la dinámica, el hecho de que uno le pregunte a qué horas o cuándo es que el periodo... es más, ella fue la que me comentó, yo ni siquiera lo pregunté. Ella fue la que me contó la dinámica del periodo, cuando la volvieron a reelegir, lo difícil que fue en la Asamblea.

-¿Don Daniel no se mencionó algo de un órgano director sobre un nombramiento que ella había hecho?

(Silencio)

-¿No fue tema?

-No sé, no sé, yo no conozco ningún órgano director, no conozco casual. No conozco ningún órgano director ni conozco ningún tema de nombramiento.

-¿O sea, que no se mencionó nada de un órgano director?

-No conozco.

-Por eso, ¿entonces no se mencionó?

-No se mencionó nada de órgano director.

-Entenderá que lo que hago es someter versiones que tengo contra lo que quiero que usted me cuente. Don Daniel, ¿quedaron en volverse a reunir o hay un diálogo pendiente con ella?

-Sí, pero creo que la próxima vez mejor le aviso a usted, porque en realidad está esto de manera muy transparente. Cada reunión que uno tiene, diay, es normal tener muchas reuniones con diversas instituciones y no está descartado. Ella misma entiendo que pidió una reunión al Presidente de la República.

-¿Sobre qué?

-No sé, pero pueden ser funcionales.

-No tengo nada más qué preguntar sobre esto. ¿Tiene usted algo más qué decirme?

-Reiterarle lo que le dije. Se da en un contexto de acercamiento normal entre instituciones como se ha hecho con Poder Judicial, TSE, con otras instituciones. Sí es necesario conocer el procedimiento que se va a seguir con el nombramiento que queda vacante en la Procuraduría de la Ética, es de suma responsabilidad, y Gl gobierno quiere estar seguro de cuáles van a ser los mecanismos y que se ajusten a dar amplitud a una mayor idoneidad, no dejarlo reservado forzosamente al elenco muy capaz de una administración pero que no forzosamente por eso está ahí la única solución; buscar cómo veía ella el planteamiento del Gobierno para buscar mejores vías de acercamiento. Y la tercera que tenía que ver en forma genérica sobre el cumplimiento de las metas y de cómo se iban a dar los plazos de relevos de esos funcionarios.

-¿Quién es el candidato del Gobierno?

-¿De qué? ¿Para la Ética? No, supongo que será con un terna mediante apertura de concurso y que hay una recomendación del Servicio Civil y el procedimiento en que la Procuradora General toma la decisión, pero le reitero que lo tenía visualizado para ser un nombramiento interno.

-¿Lo que está pidiendo el Gobierno es que no sea interno, que se abra?

-(Silencio) Lo que quiere el Gobierno es que se ajuste al mecanismo que hay, que esté blindado, que haya participación e idoneidad.

-¿O sea, que no se limite a la decisión interna?

-Puede que las personas que están ahí sean las personas únicas posibles para ese cargo, porque las personas que conforman esa Procuraduría son de gran valía todas. Eso es un tema que uno busca esa coordinación. Si no hay una coordinación y ese acercamiento no puede haberlo. Y una reunión próxima con la Procuradora pues sin duda alguna será necesaria. Es necesaria tanta reunión sea posible como necesidad hay de coordinar con el Estado. Esa sí me gustaría que me la consignara. 

  • Comparta este artículo
Nacional

Entrevista original a Daniel Soley sobre el caso de la procuradora (audio incluido)

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota