Nacional

Las justificaciones de los jefes de las bancadas permiten dar hasta 60 permisos semanales

Legisladores cobraron por 1.500 ausencias al plenario

Actualizado el 02 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Algunos diputados se han perdido hasta una cuarta parte de sesiones legislativas

Nacional

Legisladores cobraron por 1.500 ausencias al plenario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En año y medio de servicio al país, los diputados cobraron 1.533 ausencias justificadas a las sesiones del plenario.

Con un valor promedio de ¢55.000, los congresistas se ocuparon de salvar ¢84,3 millones que se les habrían descontado por concepto de dietas.

Bastó una nota enviada por los jefes de fracción al presidente legislativo para que les autorizaran las ausencias y no se les rebajaran las dietas.

El presidente legislativo tiene la potestad de avalar hasta 15 permisos en cada sesión, y los legisladores sesionan ordinariamente cuatro veces por semana. Esta matemática permite a los parlamentarios cobrar hasta 60 dietas de plenario a la semana sin que cumplan con su obligación de estar en la curul.

El ausentismo diputadil responde a una paradoja jurídica pues el permiso de los legisladores de faltar las veces que sea al plenario sin que se les rebaje el salario, se las da el mismo reglamento que los obliga a estar en su curul durante las sesiones.

En cuanto a las justificantes, no hay ley que mande. Nada impide al presidente de la Asamblea otorgar los permisos a discreción; de hecho, es una costumbre parlamentaria que los primeros 10 permisos solicitados son los que tienen prioridad, no importa si la justificación de otro diputado tiene como base una urgencia mayor.

El presidente legislativo solamente recoge la petición y la autoriza, sin que medie consulta por enfermedad o justificación específica de una actividad determinada. Los diputados no tienen ninguna sanción por el ausentismo.

infografia

Los más ausentes. En este campo de las ausencias salvadas, los diputados de Liberación Nacional (PLN) se dan codo a codo con los de Acción Ciudadana (PAC), la Unidad Social Cristiana (PUSC), Renovación Costarricense (RC), PASE y Libertario y del Frente Amplio (FA).

Cabe rescatar algunas excepciones, como el diputado Mario Redondo, de Alianza Demócrata Costarricense, que, en lo que lleva de gestión, solo se le reportan cinco ausencias, las mismas que algunos del FA.

Esos son los casos de Gerardo Vargas y Patricia Mora (FA), que no pasan de seis; por su parte, Ottón Solís, del PAC, tiene solo dos ausencias justificadas, y a las que, según aclaró, finalmente sí se hizo presente.

PUBLICIDAD

Otros casos diferenciados son los de los verdiblancos Sandra Piszk y Antonio Álvarez. Este último no ha cobrado una sola de sus 30 ausencias, y, en el caso de Piszk, hay una condición médica de por medio que la obliga a retirarse con permiso, o sin él, de la Asamblea Legislativa.

Un legislador que aparece con un abultado número de ausencias es el jefe del PLN, Julio Rojas, quien estuvo incapacitado el año anterior cerca de tres meses.

Aparte de estos casos, el grueso de los diputados hace un uso metódico e intensivo de los permisos.

Casi todos los días se solicitan los 10 permisos que pueden darse antes de la sesión, y los cinco extraordinarios que se otorgan iniciada la faena legislativa.

Razones y excusas. Consultados por esa práctica, congresistas de varias bancadas tenían a mano su excusa para no asistir.

Ese es el caso del jefe de la bancada del Partido Unidad Social Cristiana, Johnny Leiva, quien aseguró que sus funciones como diputado le exigen muchas veces (46 hasta ahora) no asistir al plenario legislativo.

“Esos permisos no han sido porque no haya querido venir, sino porque yo he estado representando al Congreso ante la Comisión de Salud del Parlatino y he estado cuatro veces en el Parlatino en giras de varios días”, dijo la legisladora verdiblanca Marta Arauz. Añadió que además estuvo enferma y también sacó un permiso sin goce de salario.

infografia

El diputado de Renovación Costarricense, Abelino Esquivel, indicó que sus ausencias siempre están ligadas a su trabajo como diputado, ya sea para atender visitas en su despacho, o bien en visitas a comunidades.

“A uno no le alcanza el tiempo, al menos en el caso mío. Con la gerencia agropecuaria, debo sacar días para atender asuntos”, aseveró, por su parte, la diputada del PAC, Marlene Madrigal.

  • Comparta este artículo
Nacional

Legisladores cobraron por 1.500 ausencias al plenario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota