Nacional

comunidad trata de preservar costumbres

Ciudadanos de China hallan hogar en Costa Rica sin romper lazo con su tierra

Actualizado el 31 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Migrantes se desempeñan en arte, comercio, bienes raíces y educación

Miembros de la comunidad celebran relación de país con gigante asiático

Nacional

Ciudadanos de China hallan hogar en Costa Rica sin romper lazo con su tierra

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con solo dos cambios de ropa en una bolsa, William Cen dejó la tierra de los dragones en los 80 para huir de la miseria en la que se sumió China después de la guerra civil de la década de los 50.

Este migrante, oriundo de la provincia de Cantón, al sur de aquella nación, abandonó los arrozales para probar suerte en un país que no conocía.

“Yo pensaba: quiero salir de China”, recordó Cen, quien lleva más de 30 años de vivir aquí.

El relato de Cen es una de las más de 3.000 historias de chinos que, en Costa Rica, procuran mantener vivas sus costumbres.

Aquí, comenzaron a probar suerte en el comercio, pero luego se ampliaron a bienes raíces y a la difusión de la cultura por medio de expresiones artísticas.

“Es un estereotipo que los chinos solo tienen presencia en la gastronomía y los abastecedores”, manifestó Michael Cen, miembro de la Asociación China Costa Rica, e hijo de William Cen.

Ahora, también se ocupan de la enseñanza del mandarín dado el gran auge que ha tenido en los últimos años, explicó Lai Sai Acón, directora del Instituto Confucio de la Universidad de Costa Rica.

“Es importante que se estrechen las relaciones entre China y Costa Rica, ya que se podrán ver resultados positivos, sobre todo en lo educativo”, añadió Acón.

La comunidad china intenta que la tradición de sus ancestros no se diluya en la sangre de las nuevas generaciones. Es por ello que no solo marcan en el calendario sino que también celebran y comparten las fiestas de su tierra natal.

“Nos reunimos para celebrar actividades como el año nuevo chino y el festival de primavera”, comentó Michael Cen.

Un país y un hogar. Con lágrimas, William Cen recordó sus inicios en el país que ahora llama hogar, y con el que dice estar muy agradecido.

En 1980 llegó a Costa Rica y fue a dar a Guápiles, en Pococí de Limón, donde trabajó como cocinero aunque no sabía nada de español y tampoco conocía el oficio.

Dos años después contrajo matrimonio con Lily Man, una muchacha que, casualmente, también provenía de Cantón.

PUBLICIDAD

Con ella enfrentó jornadas de trabajo extenuante hasta que lograron abrir un negocio en Cariari, ahí mismo en Pococí, al que bautizó con el nombre de su esposa.

La familia, actualmente, es dueña de dos edificios ubicados en el llamado barrio chino y se encuentran finalizando una obra más.

“Antes yo tenía país, pero no tenía hogar. Ahora tengo las dos cosas”, expresó Cen. Por eso, para esta familia, la visita que hará próximamente el presidente de la República Popular de China , Xi Jinping, tiene matices muy especiales.

“China es como mi papá, y Costa Rica como mi mamá. Antes ambos eran desconocidos, ahora el establecimiento de relaciones equivale a una unión familiar”, externó Cen con una sonrisa.

  • Comparta este artículo
Nacional

Ciudadanos de China hallan hogar en Costa Rica sin romper lazo con su tierra

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota