Nacional

Proselitismo y escaramuzas políticas les demandan más tiempo

Campaña electoral distrae a diputados en su último año

Actualizado el 29 de abril de 2013 a las 12:00 am

Ausentismo y cálculo podrían frenar trámite de proyectos

Legisladores esperan acelerar en últimos tres meses de su gestión

Nacional

Campaña electoral distrae a diputados en su último año

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El ausentismo de los diputados es uno de los efectos visibles del año electoral sobre el Congreso. | ARCHIVO
ampliar
El ausentismo de los diputados es uno de los efectos visibles del año electoral sobre el Congreso. | ARCHIVO

La campaña electoral ya salpica el ambiente legislativo y amenaza con distraer a los actuales diputados en su último año de labores. Aprobar proyectos será solo una más de sus preocupaciones.

Giras proselitistas, reuniones con las bases, escaramuzas políticas y organización de la maquinaria buscadora de votos son tareas adicionales que tendrán ocupados a muchos de ellos.

¿Serán estos congresistas más o menos productivos en los próximos 12 meses que en los tres años anteriores? Sus opiniones varían, pero coinciden en que el Congreso es, sin duda, caja de resonancia del proceso político.

La diputada Carmen Muñoz, del Partido Acción Ciudadana (PAC), pronostica que durante el año electoral se aprobarán muchos proyectos.

Muñoz, eso sí, se refiere a iniciativas poco polémicas, que no lancen al pueblo a la calle. “Suman cantidad, pero no calidad”, sostuvo la legisladora.

Con ella coincidió Martín Monestel, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

Lo anterior quiere decir que proyectos controversiales como el plan fiscal, las reformas al reglamento legislativo y a la jurisdicción constitucional difícilmente verán la luz en la última legislatura de estos diputados.

Poco tiempo. La mala fama que tiene el año electoral, en cuanto al rendimiento de la Asamblea Legislativa, no es gratuita.

El frecuente ausentismo de los diputados y el hecho de que todos los pleitos electorales suelen tener eco en el plenario repercute sobre el trámite de proyectos.

Además, el hecho de que los congresistas suelen decretar un receso (de uno o hasta dos meses) para sumarse al cierre de la campaña, le resta tiempo valioso a la labor legislativa.

Fabio Molina, jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), admite que en este periodo los diputados no solo suelen trabajar menos, sino que se empeñan en hacer denuncias en vez de empujar la agenda.

Así, por ejemplo, mocionar para trabar proyectos se convierte en esta época en una estrategia común para que los adversarios políticos no sumen logros.

Tal situación repercute en el trámite de proyectos de interés del Gobierno que requieren del “sí” de los diputados para salir a la luz, como la reforma al sector eléctrico o el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

PUBLICIDAD

“El año electoral debe servir para que los partidos hagan planteamientos serios, en lugar de ocultar su posición sobre temas importantes. De nuestra parte seguiremos impulsando el debate”, aseveró Carlos Ricardo Benavides, ministro de la Presidencia.

No obstante, algunos parlamentarios consideran que el Poder Ejecutivo ha fallado en su labor de conducir la dinámica de diálogo y negociación entre las fracciones para buscar acuerdos.

Rodolfo Sotomayor, diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), considera que esta tarea del Gobierno “hasta ahora no ha sido muy eficaz, que digamos”.

En criterio de Danilo Cubero, del Movimiento Libertario, “lo peor” del año electoral es que los diputados (aún más los del Gobierno, manifestó) además de descuidar el trabajo legislativo, usan el tiempo para repetir falsas promesas y crear expectativas en las comunidades.

Al respecto, Molina sostuvo que la labor y el rendimiento de los representantes del oficialismo no se diferencia de la de los demás en tiempos de campaña política.

¿Volverá la quietud? Como una primera prueba de fuego del año electoral, diputados y algunos aspirantes presidenciales medirán fuerzas en la próxima elección del Directorio legislativo.

De momento, no hay señales de que las fracciones opositoras hayan logrado una alianza que les permita repetir el “mayo negro” del 1.° de mayo del 2011. Sin embargo, habrá que esperar.

Es posible que después de esa elección, los tambores electorales suenen más duro en el Congreso.

Debido a ello, algunos legisladores consideran que el periodo más productivo de esta legislatura podría darse luego de los comicios del 1.° de febrero del 2014.

Víctor Emilio Granados, presidente del Congreso; Carlos Avendaño, del Partido Restauración Nacional; Martín Monestel (PASE) y Fabio Molina (PLN) estiman que en los últimos tres meses de gestión, podrían salir muchos proyectos maduros.

En una súbita reconciliación, los diputados podrían entrar a una especie de maratónica para tratar de dejar huella.

  • Comparta este artículo
Nacional

Campaña electoral distrae a diputados en su último año

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota