Nacional

El pequeño Ignacio llegó al mundo con solo 26 semanas y pasó dos meses internado

El milagro de los Villalobos Hernández camina y hace carrito

Actualizado el 15 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

La Navidad para este hogar fue el 30 de diciembre cuando su hijo dejó el hospital

El riesgo de morir y el perder a uno de los gemelos le replanteó la vida a una madre

Nacional

El milagro de los Villalobos Hernández camina y hace carrito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Navidad del año 2012 fue muy distinta a la que Marcela Hernández se imaginó cuando ella y su esposo, Gustavo Villalobos, decidieron tener un segundo hijo.

Para esta familia radicada en Bella Vista de San Pablo de Barva, en la provincia de Heredia, esa fue la Navidad del milagro.

Esta ingeniera industrial de 34 años vivía obsesionada con la idea de tener todo bajo control. Por eso, cuando decidieron tener otro bebé, ella buscó el calendario e hizo todo tipo de estimaciones.

Su plan era recibir la Navidad del 2012 embarazada, pero en capacidad de pasar las vacaciones con su hija Ana Lucía– para aquel momento tenía dos años– y hacer las compras de fin de año.

Lo que ella no imaginaba es que algunas hojas en su agenda no coincidían con los planes divinos.

Marcela  disfruta hoy cada segundo que pasa con su hijo Ignacio, quien sonríe ante cada pirueta. A ella y su esposo   les gusta la familia grande, por eso y a pesar de lo vivido con los gemelos, ya piensan en tener otro.  | ALBERT MARÍN.
ampliar
Marcela disfruta hoy cada segundo que pasa con su hijo Ignacio, quien sonríe ante cada pirueta. A ella y su esposo les gusta la familia grande, por eso y a pesar de lo vivido con los gemelos, ya piensan en tener otro. | ALBERT MARÍN.

La primera sorpresa les llegó cuando en un control prenatal descubrieron que en lugar de un hijo, tendría gemelos. Eran dos varones. Los nombraron Julián e Ignacio.

Al ser dos bebés, los cuidados de la madre aumentaron, pero sus planes iban según lo establecido. Atravesaba con normalidad las 26 semanas de gestación (seis meses) cuando una mañana de octubre sintió algo parecido a una gastritis.

Aquello era solo el principio.

El cuento corto, narra, es que no había gastritis. Fue diagnosticada con el síndrome de Hellp que amenazaba su vida y la de sus dos hijos. Tuvo que ser operada de urgencia.

Julián pesó 700 gramos y murió a los dos días, mientras su hermanito Ignacio, con 1.115 gramos, empezó una intensa lucha por vivir.

“Estuvo dos semanas en cuidados intensivos, una semana en intermedia y tres semanas en prematuros. Tuvo un revés respiratorio y lo devolvieron a prematuros. Luego se recuperó y lo enviaron a salón normal, pero seguía dependiendo del oxígeno”, cuenta la mamá.

Por eso, el 24 de diciembre anterior, mientras miles de personas buscaban regalos en las tiendas o hacían largas filas en el supermercado, Marcela y Gustavo solo querían encontrar un equipo portátil de oxígeno para sacar a Ignacio del Hospital México.

Debieron esperar cinco días más. Fue ese día, el antepenúltimo del año, cuando lograron conseguir el equipo y su primogénito, por fin, llegó a la casa.

PUBLICIDAD
Madre e hijo recorren la sala atados de los dedos.  | ALBERT MARÍN.
ampliar
Madre e hijo recorren la sala atados de los dedos. | ALBERT MARÍN.

“El milagro más grande fue en plena Navidad conseguir el equipo y poder tenerlo aquí”, cuenta.

Desde aquel día han pasado 11 meses y medio. Hoy el “milagrito” da pasos largos agarrado de su mamá, se ríe ante cada pirueta y se divierte haciendo carrito.

Ignacio es un niño sano y listo que solo sigue un control debido a su nacimiento prematuro.

En tan solo seis meses, Marcela vio como todo se salió de control sin que ella pudiera hacer nada.

La mujer controladora estuvo en riesgo de morir, sufrió la dolorosa pérdida de su hijo Julián y enfrentó el miedo por las complicaciones de su otro pequeño.

“Pienso que Julián vino para enseñarme a decir: no. Aquí lo que se hace es la voluntad de Dios, no la suya. Las cosas no son como usted cree. Y vino a enseñarme a valorar lo que hay que valorar. A mi me encanta mi trabajo, pero ahora, a las 6 de la tarde estoy aquí para pasar tiempo con ellos”, afirmó.

  • Comparta este artículo
Nacional

El milagro de los Villalobos Hernández camina y hace carrito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mercedes Agüero R.

maguero@nacion.com

Periodista

Periodista con más de 15 años de experiencia en prensa escrita. Desde junio del 2014 forma parte de la Unidad de Inteligencia de Datos de Grupo Nación donde genera contenidos periodísticos a partir del análisis de datos e investigación. Es graduada de la ...

Ver comentarios
Regresar a la nota