Nacional

Lanamme advierte de riesgo de más deslizamientos

Primeros aguaceros desnudan fragilidad en ruta a Caldera

Actualizado el 05 de junio de 2015 a las 12:00 am

Globalvia debe presentar plan para disminuir posibilidad de derrumbes

Nacional

Primeros aguaceros desnudan fragilidad en ruta a Caldera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Deslizamiento en ruta 27 (Bomberos / La Nación )

Las primeras lluvias del mes de junio dejaron al descubierto la fragilidad de la carretera entre San José y Caldera.

La vía estuvo cerrada desde el miércoles 3 de junio a las 3:40 p. m., debido a un derrumbe en el tramo Atenas-Orotina. Este jueves, a las 9:45 p. m. fue reabierto el tránsito.

Roy Barrantes, de la Unidad de Gestión y Evaluación de la Red Vial del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), explicó que los derrumbes en esa ruta podrían ser más frecuentes durante la época lluviosa.

Según el experto, el corte vertical de los taludes, la vibración de los autos y las lluvias son las principales causas del problema.

Además, los taludes presentan una condición llamada drenajes ácidos, lo cual los debilita y aumenta el riesgo de caída de material sobre el asfalto.

“Es un tema que podríamos ver de forma recurrente, que se siga dando e incluso se podría acrecentar o agravar durante la época de lluvias”, agregó Barrantes.

De acuerdo con el Lanamme, el recorrido entre el kilómetro 14 y el 50 es el más riesgoso.

El Consejo Nacional de Concesiones (CNC) manifestó que Globalvia debe presentar un plan para arreglar los taludes y disminuir el riesgo de derrumbes.

La propuesta tiene que estar lista, a más tardar, el 24 de julio, y debe incluir plazos y cronogramas de trabajo.

Carol Cordero, asesora de comunicación de Globalvia, dijo que la firma no se referirá al tema “porque están concentrados en rehabilitar el paso”.

Sin detalles. Mario Calderón, director de la Policía de Tránsito, comentó este jueves que había posibilidades de que la vía permaneciera cerrada hasta el sábado. “Hablamos con gente de Globalvia y nos dijeron que no reabrirán la carretera hoy (jueves 4 de junio) y posiblemente tampoco mañana (viernes 5)”, manifestó Calderón.

El funcionario declaró que la decisión se tomó por razones de seguridad, ya que la zona del derrumbe aún no es segura.

“Los ingenieros de ellos (Globalvia) dicen que no es segura la pared del talud como para reabrir el paso”, añadió.

Cobro de peaje. Pese a la interrupción del servicio, el cobro de peaje continúa.

No obstante, el contrato de concesión de esta obra establece, en el capítulo ocho, artículo 8.1, la suspensión temporal del peaje por “caso fortuito o fuerza mayor que impidan temporalmente prestar el servicio”.

PUBLICIDAD

El documento también indica que la administración puede, por razones de interés público, suspender el cobro de peaje. Sin embargo, tras la petición estaría obligado a indemnizar al concesionario para mantener el equilibrio financiero del proyecto.

Desde el derrumbe, la empresa Globalvia no ha dado explicaciones sobre las causas y la solución definitiva.

  • Comparta este artículo
Nacional

Primeros aguaceros desnudan fragilidad en ruta a Caldera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Diego Bosque G.

diego.bosque@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota