Nacional

Obtener permisos y expropiaciones es más difícil que financiar proyectos

Infraestructura de Costa Rica se entraba por fallas en gestión

Actualizado el 09 de abril de 2016 a las 12:00 am

Conocedores hacen diagnósticos y recomendaciones en ‘Visionarios 20/20’

Claridad en los proyectos y diseños es fundamental para superar rezago

Nacional

Infraestructura de Costa Rica se entraba por fallas en gestión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Visionarios 20/20 Infraestructura

Un decreto del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) que autoriza la corta de árboles en derecho de vía, tiene frenada, hace más de un año, la construcción de 27 puentes en el país.

“Quiero sentarme con el colega del Minae, Édgar Gutiérrez, para que me firme los decretos de conveniencia, pero él no firma si no tiene una asesoría de sus subalternos”, dijo el nuevo ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Villalta.

Este tipo de gestiones parecieran más la norma que la excepción para desarrollar infraestructura en Costa Rica, sobre todo vial. Se le suman la lentitud en los permisos, apelaciones, expropiaciones, coordinación con otras entidades, recurso humano, solo por citar más ejemplos.

Al final, salir airoso en los trámites se vuelve una traba más difícil que conseguir los recursos para levantar los proyectos.

A esta conclusión llegaron la noche de este jueves 7 de marzo, los panelistas del foro “Infraestructura como clave del desarrollo”, en el simposio Visionarios 20/20, organizado por la Universidad Latina, la constructora Hernán Solís, la firma de telecomunicaciones Tigo y “La Nación”.

Aquí, el ministro de Transportes, la excontralora, Rocío Aguilar; la secretaria del Consejo Nacional de Concesiones, Silvia Jiménez; el economista, Gerardo Corrales; y el gerente de Banca de Inversión del Instituto Nacional de Seguros, Federico Villalobos, hicieron un repaso de las obras que le hacen falta al país y si es posible concretarlas. Todo, bajo la moderación del director de este diario, Armando González.

Pocas obras. Actualmente, el país invierte al año en infraestructura el 0,8% del producto interno bruto (PIB), unos $500 millones. Sin embargo, el Plan Nacional de Transportes estima que se debería destinar al menos un 4%.

“El 70% de nuestras carreteras son de lastre; estamos mal (...). La inversión pública requiere de esfuerzo por mejorar la gestión que eleve la cantidad de proyectos de inversión, estableciendo mecanismos que agilicen las tareas de formulación, contratación y ejecución”, dijo Corrales.

Según el economista, el financiamiento no es el cuello de botella para desarrollar obras. Para él, hay mucha oferta de fondos que se pueden usar en infraestructura como los fondos de pensiones, que administran $17,4 billones; el solidarismo, que acumula $3.100 millones, y las compañías de seguros, que manejan reservas por $2.400 millones.

PUBLICIDAD

“Con la situación fiscal, mentiras que nuestro gobierno tiene capacidad de seguir haciendo obras. Hay dos extremos: o todo lo hace el Gobierno o todo el sector privado. Soy partidario de que ni uno ni otro; hagamos un esquema mixto, alianzas público-privadas”, manifestó Corrales.

Para Rocío Aguilar, en el tema de inversión pública lo que debe darse son decisiones de Estado y no de gobierno.

“No podemos cada cuatro años estar inventando a cuál proyecto le vamos a entrar, debe haber una planificación a largo plazo (...). Si no hacemos un cambio dramático, ese plan nacional de infraestructura no lo vamos a poder ejecutar. Tenemos proyectos cuya ejecución demora una década más o menos en trámites, sin iniciar construcción”, dijo.

Para el jerarca del MOPT, la estructura de normas y trámites impide concretar lo que está claro, se debe hacer.

Soluciones. Trabajar en la adecuada preparación de los proyectos es un tema en el que coincidieron varios de los panelistas.

Federico Villalobos, del INS, considera que un proyecto no arranca si no está bien preparado con el diseño, las expropiaciones o el trazado de las carreteras.

“La fiscalización es muy importante, pero usted también tiene que ser un buen socio. La adecuada preparación de los proyectos ha sido menospreciada por décadas”, añadió.

En el criterio de Rocío Aguilar, mientras se arreglan los problemas de gestión de la infraestructura nacional, hay que trabajar en la cartera de proyectos que actualmente están en espera, por medio de una ley de contingencia con un plazo fijo.

El Ministerio de Planificación tiene una lista de 78 prioridades.

Por ejemplo, la carretera de Circunvalación, que fue diseñada hace 40 años, aún no se completa; la vía a San Carlos, de apenas 30 km ha esperado 45 años, y la ampliación de la vía a Limón ya lleva cinco años en planes.

Para Villata, la idea de Aguilar de la ley de contingencia, puede dar luz para avanzar y ejecutar los recursos disponibles.

“Hay una cartera consolidada de proyectos, unos están en ejecución, otros próximos a licitarse y otros a iniciarse. Soy todo oídos y no me voy a cerrar a recibir colaboración de todos los que tengan conocimiento del problema y que se quieran unir”, dijo.

  • Comparta este artículo
Nacional

Infraestructura de Costa Rica se entraba por fallas en gestión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Daniela Cerdas E.

daniela.cerdas@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección de Sociedad y Servicios. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina. Escribre sobre vivienda, trabajo, municipalidades, Iglesia, niñez y diversidad sexual.

Ver comentarios
Regresar a la nota