Nacional

Hace 44 años, un legislador soñó...

Actualizado el 04 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Nacional

Hace 44 años, un legislador soñó...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San Carlos. Cuando en 1969 Limbergh Quesada propuso a la Asamblea Legislativa aprobar la construcción de una nueva carretera entre los cantones de Naranjo, San Ramón y San Carlos, jamás hubiera creído que, 44 años años más tarde, el proyecto no estaría terminado aún.

Quesada era en ese entonces diputado del extinto Partido Unificación Nacional, que en 1966 hizo presidente al profesor José Joaquín Trejos

Quesada, periodista y ganadero, explicó que como sus compañeros legisladores aprobaron casi de inmediato su iniciativa, creyó que en no menos de diez años los sancarleños tendrían una vía moderna para llegar en menos tiempo al Valle Central.

“Creo que calculé mal, pues tenemos casi medio siglo de luchar para ver la obra terminada y creo que ese final no llegará antes de cuatro años, lo que significa que la espera se prolongará más”, comentó Quesada.

El exlegislador, nacido en Ciudad Quesada, atribuyó a la falta de voluntad política el hecho de que los sancarleños sigan dependiendo de una ruta angosta, con muchas curvas y precipicios, para viajar a la Gran Área Metropolitana (GAM).

“Yo no puedo pensar en otra cosa que no sea esa falta de voluntad, pero el paso de los años así lo ha demostrado. Es imperdonable que hayan pasado 45 años y todavía no haya certeza sobre la conclusión de los trabajos”, agregó el empresario.

Quesada señaló que la necesidad del proyecto no tiene discusión. “Tenemos una carreterita que no está acorde con el alto tránsito que entra y sale a la zona norte.

”Los volúmenes de carga siguen creciendo y en muy poco tiempo colapsarán la carretera construida en la segunda década del siglo pasado”, dijo.

El también fundador de varios medios de comunicación en San Carlos admitió que si bien en los primeros años de lucha los sancarleños demostraron mucho interés por la carretera, en los años más recientes ese interés y entusiasmo decayó.

“Podría ser que ese cambio de actitud sea consecuencia de la decepción que sentimos por tanto engaño, por tanta promesa incumplida. Es que en vez de abandonar la lucha, hay que levantar el ánimo y pedirle al nuevo gobierno que haga todo tipo de esfuerzos”, indicó.

  • Comparta este artículo
Nacional

Hace 44 años, un legislador soñó...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota