Nacional

Vía se encuentra en precarias condiciones

Carretera entre La Fortuna y Tilarán es una ‘bomba de tiempo’

Actualizado el 12 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Grietas, hundimientos y taludes inestables arriesgan a choferes

Corredor turístico es de alta importancia para empresarios de la zona norte

Nacional

Carretera entre La Fortuna y Tilarán es una ‘bomba de tiempo’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tilarán
ampliar
Tilarán (Infografía)

Tilarán. Grietas, hundimientos, derrumbes, alcantarillas saturadas, lagos artificiales que generan presión sobre las laderas, taludes verticales inestables...

Esos son algunos de los muchos problemas que aquejan a la vía entre La Fortuna de San Carlos y Tilarán de Guanacaste, un tramo considerado vital para las actividades turísticas de la zona norte .

Ese corredor turístico fue noticia esta semana por la muerte de Jehudi Castro Sibaja (de 42 años) y su hijo Roberto Adrián Castro (8 años), sepultados al desprenderse parte de un terreno.

La dolorosa tragedia puso en evidencia el pésimo estado de la carretera, sobre todo en el trayecto comprendido entre Tapón del Lago Arenal y La Unión, Nuevo Arenal.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) cerró la carretera –construida hace 39 años– a partir del jueves, por tiempo indefinido, para efectuar trabajos urgentes.

Ese trayecto tiene un tramo de 200 metros a punto del colapso.

“Está casi en el aire”, afirmó un operario de una empresa constructora que hace labores de mantenimiento (prefirió no revelar su identidad para evitar problemas con su jefe inmediato).

Su aseveración tiene fundamento; los daños son muy visibles. Hay grietas de 50 centímetros y más, hundimientos que crecen a diario y que presagian que si las mejoras no se hacen de inmediato, el desplome será inevitable.

A esto hay que agregar los frecuentes desprendimientos desde lo más alto de la montaña.

Vía problemática. Jeffrey Núñez, ingeniero de la empresa Castro De la Torre –contratada por Conavi para fiscalizar los trabajos de mantenimiento efectuados por la Constructora Hernán Solís–, puntualiza que son diversas las causas del creciente deterioro de la carretera.

ampliar

Las alcantarillas han fallado debido a su poca capacidad para que el agua discurra con fluidez.

La saturación del alcantarillado también ha sido provocada por la construcción, por parte de algunos vecinos, de lagos artificiales que, al desbordarse, lavan los rellenos y cortan la carretera.

El ejemplo más reciente sucedió el miércoles frente a la finca La Joya, donde en pocas horas el relleno y la capa asfáltica desaparecieron.

A esto el ingeniero Núñez agregó la erosión natural de los terrenos, que en el invierno se aflojan y tienden a deslizarse.

PUBLICIDAD

Entre el 3 y el 8 de octubre, 25 .000 metros cúbicos de material –equivalentes a lo que transportarían 2.083 vagonetas grandes– cayeron sobre el asfalto.

Núñez sumó, además, otro factor de riesgo: una aparente falla geológica. El ingeniero indicó que al Conavi se le recomendó intervenir los taludes.

También frenar la construcción de lagos artificiales, pues atentan contra la estabilidad de la ruta.

Silena de Ulrich, copropietaria del hotel Los Héroes, en La Unión de Tilarán, dijo que comprende la necesidad del cierre, pero espera que no se prolongue para no perjudicar la actividad turística, así como la alta producción de leche.

Agregó que la semana antepasada, cuando la carretera se cortó por otro deslizamiento, su esposo perdió 1.000 litros de leche por falta de enfriamiento, pues el fenómeno también derribó dos postes del tendido eléctrico.

El Conavi informó que la ruta permanecerá cerrada hasta nuevo aviso, aunque las estimaciones preliminares indican que será al menos una semana. Las obras tendrán un costo de ¢70 millones.

  • Comparta este artículo
Nacional

Carretera entre La Fortuna y Tilarán es una ‘bomba de tiempo’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota