Nacional

desde el 2008 se han asignado ¢48.460 millones a 28 comunidades para mejorar parques, canchas y escuelas

Bono comunal les cambia cara y alma a barrios pobres

Actualizado el 17 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Desde la creación del subsidio, se han invertido ¢ 23.900 millones en obras

Once barriadas están a la espera de aprobación para utilizar el incentivo

Nacional

Bono comunal les cambia cara y alma a barrios pobres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vivir en el barrio Corazón de Jesús de Liberia (Guanacaste) adquirió, desde hace algunos meses, un nuevo significado.

1 k     Un grupo de menores utiliza la cancha multiuso de Los Sitios en Moravia para practicar fútbol. Esta es una de las obras construidas con el bono comunal.   2 k     Como parte de las inversiones, la escuela de Los Sitios estrenó dos aulas de educación especial este año.   3 k      Las calles del barrio Corazón de Jesús, en Liberia, fueron asfaltadas.   | GABRIELA TÉLLEZ Y  JOSE CORDERO
ampliar
1 k Un grupo de menores utiliza la cancha multiuso de Los Sitios en Moravia para practicar fútbol. Esta es una de las obras construidas con el bono comunal. 2 k Como parte de las inversiones, la escuela de Los Sitios estrenó dos aulas de educación especial este año. 3 k Las calles del barrio Corazón de Jesús, en Liberia, fueron asfaltadas. | GABRIELA TÉLLEZ Y JOSE CORDERO

Atrás quedaron las calles de lastre que generaban montañas de polvo, los charrales y los trillos que, a falta de aceras, servían de paso a los caminantes.

“No había aceras, altos, vías, demarcación ni áreas para los niños. Aquí era como un potrero”, dice José Mendoza mientras señala las calles y áreas deportivas nuevas.

“Ahora, los taxis vienen aquí sin ningún pero. Antes era un calvario pedir un taxi”, aseguró Ana Vásquez, otra lugareña.

Este sitio –ubicado a pocos minutos del centro de Liberia– es una de las 28 barriadas pobres que ha recibido el bono comunal, según el Banco Hipotecario de la Vivienda (Banvhi).

El bono comunal nació en el 2008 para la construcción o la mejora de calles, aceras, parques, paradas de buses, áreas deportivas, escuelas, plantas de tratamiento de aguas y salones comunales, entre otros.

El Ministerio de Vivienda es el ente encargado de definir y priorizar la lista de obras previstas para ejecutar en cada proyecto.

De acuerdo con el Banvhi, desde su creación, se han asignado unos ¢48.460 millones a 28 comunidades. De esa cifra, 19 sitios ya concluyeron las obras y cinco están en construcción aún.

Entre los proyectos terminados, se han invertido ¢ 23.900 millones.

Además, hay 11 barrios con estudios de prefactibilidad aprobados y a la espera de iniciar los trabajos. .

Otro de los pueblos beneficiados fue Los Sitios de Moravia. Allí, el Banvhi aprobó ¢ 594 millones para la colocación de hidrantes, la construcción de aceras, el recarpeteo y la señalización de vías, la instalación de juegos infantiles, mejoras en áreas deportivas y el levantamiento de dos aulas de educación especial en la escuela local.

“No teníamos aulas para educación especial; cuando llegué, se trabajaba en la biblioteca. Luego tuvimos un espacio en un lugar que funcionaba como mitad aula y mitad bodega”, dijo Andrea Gutiérrez, quien tiene ocho años de ser maestra en la escuela de Los Sitios.

Ese centro educativo cuenta con una población de 250 estudiantes, de los cuales 78 reciben servicios de educación especial.

A pocos metros de la escuela, unos predios que servían de guarida para drogadictos, ahora son canchas de baloncesto, fútbol cinco y una pista de patinaje.

PUBLICIDAD

“Lo único que había en el barrio era una cancha vieja a la par del salón comunal, pero ahora hay más áreas para hacer deporte. Los domingos aquí se ven las canchas llenas con familias y niños que usan las instalaciones”, celebró Javier Sancho, vecino del lugar.

Retos. Juan de Dios Rojas, gerente general del Banvhi, considera exitoso el programa de bono comunal. Sin embargo, reconoce que el proceso de aprobación y entrega de los recursos debe agilizarse.

En promedio, cada localidad tarda entre seis y nueve meses en obtener el visto bueno del Estado para ejecutar sus proyectos.

“Debería ser más expedito el trámite, pero esto se logra a partir de la experiencia: este es uno de los puntos de mejora”, dijo el jerarca, quien enfatizó en que ni los barrios ni las municipalidades a las que pertenecen deben devolver los fondos entregados, ya que no son préstamos.

“No existe un ‘monto techo’ y tampoco hay un mínimo para cada ayuda. Esto lo definirán las necesidades de cada comunidad”, añadió. Para el 2014, al Banvhi se le entregaron ¢ 2.900 millones destinados a bonos comunales.

  • Comparta este artículo
Nacional

Bono comunal les cambia cara y alma a barrios pobres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Diego Bosque G.

diego.bosque@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.

Ver comentarios
Regresar a la nota