Nacional

Gobierno tiene intervenida a entidad, cuyo impacto es escaso en la región más pobre del país

Judesur cumple 15 años de tropiezos en zona sur

Actualizado el 24 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Ente tiene ociosos ¢17.000 millones, el doble de su plan de gastos para el 2015. También se registra desorden, deudas sin cobrar y politización

Nacional

Judesur cumple 15 años de tropiezos en zona sur

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El matadero de Caracol de Golfito (izq.) se construyó con un crédito de Judesur por ¢1.870 millones. Tenía capacidad para matar 100 reses diarias, pero solo recibe 100 por semana. Sufre pérdidas y no paga cuotas; ahora pide una readecuación de la deuda. La entidad también otorga becas, que han favorecido a Mariel, Marisol y Martha (der.), aunque siguen en pobreza. | JOSÉ CORDERO
Un vistazo a los cantones del sur
ampliar
Un vistazo a los cantones del sur (Infografía LN)

Golfito. Mientras Marvin pedía limosna en medio de compradores emocionados por los electrodomésticos del local #1 del Depósito Libre de Golfito, en el local #52 los directivos de Judesur sesionaban para aprobar un presupuesto de ¢8.600 millones para el 2015, mientras mantienen ocioso en sus cuentas más del doble de ese monto.

La escena de este viernes a las 11 a. m. parecía una ironía en el Depósito Libre, la mina comercial de donde salen los millones de la Junta de Desarrollo Regional de la Zona Sur (Judesur), creada en 1998. Nació con el objetivo teórico de reducir la pobreza abundante en los cinco cantones sureños y, por tanto, evitar que Marvin deba pedir monedas a sus cinco años, en vez de estar en las aulas de preescolar.

Los directivos de Judesur, todos políticos, se reunían por tercera vez después de que el Gobierno decidió intervenir, por deficiente, la institución que atiende al 15% del territorio nacional, los cantones de Coto Brus, Corredores, Buenos Aires, Osa y Golfito (Región Brunca, salvo Pérez Zeledón).

En la agenda estaba definir el presupuesto institucional del 2015, los ¢8.600 millones que acabarán aprovechados solo en parte, si se repite la costumbre institucional de dejar sin uso el 43% de lo aprobado para cada año y de dedicar grandes montos a proyectos infructuosos.

Es esta la región subdesarrollada que llaman el sur-sur del país, donde son mayores los promedios de pobreza, el desempleo y el porcentaje de casas deterioradas; donde son menores las inversiones , los porcentajes de acceso a agua potable o la matrícula en preescolar.

Judesur, sin embargo, no funciona como debería. Sus 15 años de historia están llenos de desorden administrativo y de falta de planificación en el destino de los millonarios recursos que entrega a organizaciones diversas de los cinco cantones, además de una alta politización en las decisiones.

También abundan irregularidades en proyectos, según informes de auditoría internos. Hay un matadero de ¢1.870 millones subutilizado, hay ¢300 millones abandonados en la obra gris de un edificio municipal paralizado desde el 2012.

Hay un colegio en Puerto Jiménez financiado por ¢300 millones de Judesur, pero sin coincidencia entre documentos y cheques. Hay proyectos ejecutados por organizaciones cuyos directivos también dirigían Judesur. Y hay otros que sí han logrado su objetivo, defienden sus autoridades actuales. “Lo que pasa es que somos como la tortuga que desova silenciosa y no como la gallina que cacarea”, dijo el nuevo director ejecutivo, Andrés Solano.

PUBLICIDAD

Tropiezos. Sin embargo, la entidad llamada a ayudar a reducir[[BEGIN:INLINEREF LNCGNF20140923_0001]] los problemas de la zona sur[[END:INLINEREF]] se convirtió en un problema más, con un impacto escaso, indicó la Contraloría General de la República desde el 2008.

“No es posible que una población calificada como una de las más pobres del país cuente con una institución que, lejos de coadyuvar en la superación de esa pobreza, acumula recursos, aumenta sus gastos de administración y presenta serias dificultades de gestión”, señaló el ente contralor en su informe DFOE-SOC-24-2008.

En el 2011, la Contraloría insistió: “No existen mecanismos que permitan que la asignación de recursos para los proyectos respondan a un proceso de planificación y a la identificación de los problemas más significativos de la zona sur”.

Y aún el año pasado: “La institución enfrenta limitaciones en los sistemas de información, así como en el manejo documental de las operaciones crediticias y los controles correspondientes”, dice el informe DFOE-EC-IF-07-2013.

Estos informes, además de reportes de auditoría internos y el afán de aplicar el “cambio político” prometido en campaña, motivaron a Luis Guillermo Solís a intervenir la institución en julio.

El Ministerio de Hacienda pidió reportes de la situación desde el 2006 hasta la fecha y nombró una junta interventora con seis meses de plazo para tener el diagnóstico claro de Judesur y buscar la cura.

También designó al representante gubernamental en la Junta Directiva de Judesur, un joven afín al Partido Acción Ciudadana (PAC), según el presidente de la institución, Jorge Jiménez, regidor por el Partido Renovación Costarricense (PRC) en Corredores. Todos estaban este viernes en el local #51.

Estaban por definir el plan de gastos del 2015 , con la presión de saber la fama de Judesur de una baja ejecución. La suma de presupuestos del 2006 al 2013 llega a ¢70.000 millones, pero solo colocó ¢39.660 millones en donaciones o en créditos incapaces de ser cobrados.

La entidad no ha podido reconstruir los 14 locales incendiados desde el 2001 en el Depósito Libre de Golfito, la “mina” donde miles de costarricenses compran sobre todo electrodomésticos y licor. La ley actual prohíbe usar el dinero del superávit en la reconstrucción, alega Jorge Jiménez.

PUBLICIDAD

La entidad no está paralizada. Hay proyectos en ejecución por ¢6.173 millones y un programa de becas estudiantiles por ¢194 millones entre 716 beneficiarios, algunos de los cuales no las necesitan, según el Informe de Auditoría Interna AI-143, del 21 de julio.

Muchas familias de la zona han recibido becas estudiantiles de Judesur, pero la pobreza no se espanta fácilmente en esa región.

Esto lo cuentan Mariel, Marisol y Martha, tres amigas que el viernes barrían la acera frente al muelle de Golfito. La primera recibió una beca de Judesur en el 2003 y las otras dos tienen hijos que se beneficiaron de estas hace varios años.

Ahora son parte de un programa del IMAS para madres pobres y se quejan de que Judesur no ayuda lo suficiente. Repiten rumores que circulan en las calles. La fama de Judesur no es del todo buena en la zona. Lo sabían quienes este viernes sesionaban en el local #52.

  • Comparta este artículo
Nacional

Judesur cumple 15 años de tropiezos en zona sur

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota