Nacional

Huelga en muelles fue punto de quiebre

Grupo sindical concreta el fin de su amistad con el gobierno de Luis Guillermo Solís

Actualizado el 30 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Líderes gremiales abandonan mesas de diálogo nacional y la Comisión de Salarios

Nacional

Grupo sindical concreta el fin de su amistad con el gobierno de Luis Guillermo Solís

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los dirigentes sindicales Fabio Chaves (ICE), Albino Vargas (ANEP), Manuel Rodríguez (Recope) y Lenín Hernández (Enfermeros) ayer en una rueda de prensa de la coalición gremial denominada Patria Justa. | JORGE ARCE.

La huelga en los muelles de Limón acabó con la buena relación que prevaleció durante estos seis meses entre el gobierno de Luis Guillermo Solís y las organizaciones sindicales, o al menos con sus líderes más conocidos.

La última herida ocurrió ayer cuando dirigentes de una coalición llamada Patria Justa, que dice congregar a 50.000 afiliados, concretaron su retiro de las mesas de diálogo nacional propuestas por el Poder Ejecutivo para abordar temas sociales y de energía.

A ellos se sumó la Central General de Trabajadores, con su anuncio de que no participará más en la Comisión Negociadora de Salarios del Sector Público, como protesta por la “represión policial contra el sindicato hermano Sintrajap (el gremio de trabajadores de los muelles de Limón)”.

Con esto parece haber llegado el fin de la cordialidad del sector sindical, que se sentía “esperanzado” en la gestión de Solís, según dijo en junio pasado Albino Vargas , de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP).

No obstante, ayer Vargas afirmó que están siendo víctimas de una “estafa política”. Esto, porque reclaman el viraje dado por el gobernante en el tema de la huelga contra la concesión a APM Terminals, pues en campaña el PAC favorecía en su plan de gobierno la renegociación de ese contrato para la construcción de un nuevo muelle.

Los sindicatos no solo rompieron los puentes de diálogo con el Gobierno, sino que anunciaron “acciones más fuertes” en días próximos, de continuar el conflicto entre el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) y el Ejecutivo.

La protesta de los muelleros llega hoy a su jornada número 10, con los puertos operados por personal sustituto y sin señales de acuerdo.

Mientras el sindicato insiste en renegociar el contrato para eliminar la exclusividad de APM en la futura nueva terminal de contenedores, las autoridades gubernamentales insisten en que eso es imposible, y que la empresa no está dispuesta a hacerlo, a lo que Vargas, de ANEP, señaló la posibilidad de ir entonces a un litigio internacional con la compañía holandesa.

Sindicatos rompen diálogo con el gobierno en apoyo a huelga en Limón (María Luisa Madrigal)

Aun así, Sintrajap acepta seguir conversando con el Gobierno y esta mañana se reunirían con el ministro de Trabajo, Víctor Morales, para analizar las propuestas oficiales que buscarían reforzar la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

PUBLICIDAD

Enfado. Pero los sindicatos en la capital, miembros de la coalición Patria Justa, ya perdieron las esperanzas en el gobierno de Solís.

El grupo está integrado por el Frente Interno de Trabajadores (FIT) del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Sindicato de la Refinadora de Petróleo (Recope), el del Instituto Nacional de Seguros (INS), el Sindicato de Enfermeros y la ANEP. No participan los gremios de educadores.

Ayer, en conferencia de prensa, Vargas afirmó que la huelga en Limón “determina el camino de la relación del Gobierno con los sectores sindicales y sociales”, a los que también dicen representar.

A su lado, Fabio Chaves, del FIT, achacó “connotaciones racistas” en la respuesta del Ejecutivo a esta “huelga patriótica y justa”.

Ellos reclaman haber apoyado en campaña a Solís, como candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC). Dicen que buena parte de los 1,3 millones de votos que obtuvo el 6 de abril salieron de estas “fuerzas sociales” y por eso se sienten traicionados. “Publicidad engañosa”, le llamaron al programa de gobierno de Solís, por prometer renegociar el contrato con APM.

Se intentó conocer la opinión del ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, quien en el pasado trabajó cerca de los sindicatos y, sin embargo, durante este conflicto sobre los puertos en Limón, ha permanecido en un segundo plano.

Jiménez no devolvió la llamada solicitada, pero envió la siguiente declaración: “El Gobierno considera que lo importante en este momento es mantener el diálogo con el Sintrajap, que decretó una huelga la semana anterior y sobre la cual estamos tratando de construir una salida.

”Confiamos en que los sindicatos que han anunciado un eventual retiro de esas mesas recapaciten y se mantengan. Allí se están discutiendo temas muy importantes. El Gobierno mantendrá las puertas abiertas a todos los actores”, añadió el ministro en su nota.

  • Comparta este artículo
Nacional

Grupo sindical concreta el fin de su amistad con el gobierno de Luis Guillermo Solís

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota