Nacional

Carlos Obregón, presidente del ICE: ‘Grandes cambios a Mer-Link no son viables’

Actualizado el 28 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Nacional

Carlos Obregón, presidente del ICE: ‘Grandes cambios a Mer-Link no son viables’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Carlos Obregón, presidente ejecutivo del ICE, afirma que los cambios a Mer-Link deben limitarse a sus interfaces para evitar convertir el Sicop en un mercado electrónico que solo pueda ser usado por el Gobierno Central..MARCO MONGE/ARCHIVO

Las compras públicas del Estado mueven ¢3,2 billones al año. Empero, el gobierno de Luis Guillermo Solís no termina aún de detallar los pormenores técnicos que tendrá el nuevo Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop).

El 15 de enero, Helio Fallas, ministro de Hacienda, firmó un decreto para crear el Sicop, que tendrá como base tecnológica la ya conocida plataforma Mer-Link, operada por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

El documento abre la posibilidad para que Hacienda pida cambios en Mer-Link y que esta plataforma pase del ICE a Radiográfica Costarricense (Racsa).

Cuando se realizó esta entrevista, el pasado 3 de febrero, el presidente ejecutivo del ICE, Carlos Obregón, no tenía claras las condiciones del contrato que consolidaría la relación con Hacienda, ni las variaciones que este ministerio le haría al software .

No obstante, Obregón afirmó que las modificaciones a Mer-Link deberán ser mínimas para no terminar creando un sistema solo para el Gobierno Central, y que implique el uso de otra plataforma para el resto del sector público. La Contraloría General de la República ha exigido que opere un único sistema de compras.

El 24 de enero, La Nación reveló que la creación del Sicop careció de criterio técnico . El ICE entregó a Hacienda su propuesta para dar los servicios una semana después de firmado el decreto. El documento advierte de que una transformación importante a Mer-Link implicaría desarrollar un nuevo sistema desde cero.

Desde el 27 de enero, este medio solicitó una entrevista con Fallas, así como información adicional a Obregón, pero ninguno respondió al cierre de edición.

Hacienda (que opera CompraRed) quería trasladar Mer-Link a ese ministerio. En la oferta de servicio que usted le presentó, el ICE mantiene el control. ¿Por qué?

La forma más conveniente era que el Grupo ICE administrara Mer-Link y prestara el servicio a Hacienda. El ministro (Helio Fallas) indicó a la prensa (cuando firmó el decreto) que la base del Sicop era Mer-Link. En el inicio de las conversaciones no teníamos claridad de eso.

Entonces, ¿ustedes no tenían claro cuál sería la plataforma?

El día que salió el decreto teníamos claridad. Lo que pasa es que nosotros habíamos preparado previamente esa oferta.

PUBLICIDAD

¿Previamente? Sin embargo, se entregó una semana después.

Sí, pero no hay problema. Lo habíamos remitido al ministro Fallas anteriormente para que conociera lo que hacíamos.

El decreto deja abierta la posibilidad de cambios a Mer-Link. ¿Cuál será el límite?

Sí, el decreto es abierto. Estamos de acuerdo. Hacer una modificación a Mer-Link no tiene que justificarse ante el ICE, sino ante el Gobierno como un todo.

”Si se introduce un cambio a Mer-Link se crearía una diferencia entre el sistema del Gobierno Central y el que integrarían las instituciones autónomas y que se podría comercializar. Ese es un sistema de compras que les podría convenir a muchos”.

¿Cuáles son esos cambios y cuál es el límite para estos?

Me gustaría mantenerme como proveedor de servicios.

Esa es parte de su función como proveedor de servicios.

Si la decisión es un solo sistema de compras, las modificaciones que solicite Hacienda tienen que ser únicamente interfaces.

¿Cuándo finalizarán los términos del contrato con Hacienda?

Esperaría que se finalice este mes (febrero).

Usted aún no tiene el contrato. Si Fallas quiere hacer cambios relevantes en Mer-Link, ¿podría elegir la opción de su propuesta para desarrollar un nuevo sistema?

No, esa segunda opción no es viable. Cambiar Mer-Link para el Gobierno Central (genera el 6% del total de compras públicas) hace que se cree un nuevo sistema que no serviría para el resto del sector público, que representa el 94% de las adquisiciones de bienes y servicios.

¿Qué justificó pasar la operación de Mer-Link del ICE a Racsa?

Racsa es una subsidiaria, la cual acercamos a la casa matriz. Definimos nichos de negocio para cada una de las empresas. Racsa tiene la posibilidad de orientarse a los servicios.

Esa idea no es nueva y un ejemplo fue el expediente electrónico a la Caja. ¿Qué diferencia esta decisión de ideas anteriores?

No estamos disparando a todo lado. Tanto así que no dijimos que el ICE iba a desarrollar el sistema, sino que hay un grupo especializado en el ICE, encargado de la Secretaría Técnica de Gobierno Digital, que tiene una amplia experiencia y las destrezas. Ese grupo lo pasamos a Racsa.

PUBLICIDAD

Racsa es un operador de telecomunicaciones no un desarrollador. ¿Cómo le darán capacidades?

El mismo equipo con experiencia y muy capacitado que tenemos (Gobierno Digital) entró a reforzarla, con el objetivo de servirle al Gobierno Central. Esto no quiere decir que Racsa no prestará servicios al sector privado.

Traslada un equipo con éxito en la ejecución de proyectos. ¿Cómo evitará que caiga en la tendencia de negocios fallidos de Racsa?

Cambiamos la Junta Directiva de Racsa con un presidente que (también) es gerente de Telecomunicaciones del ICE, para amarrar este sector con Racsa.

En su discurso de 100 días, el presidente Luis Guillermo Solís dio un panorama financiero que sugiere que Racsa estaría quebrada…

Se lo pongo de otra forma: Racsa se tiene que redimensionar.

¿Qué significa eso?

Los gastos tienen que estar acordes con los ingresos. Entonces tiene que bajar los gastos.

  • Comparta este artículo
Nacional

Carlos Obregón, presidente del ICE: ‘Grandes cambios a Mer-Link no son viables’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota