Nacional

Elección empezó ayer en Australia

Todo se inició en Sídney con votos ‘muy meditados’

Actualizado el 02 de febrero de 2014 a las 12:00 am

A 13.842 km, los ciudadanos vieron debates y leyeron planes de gobierno

Por primera vez en la historia, 12.600 ticos en el extranjero pueden ir a las urnas

Nacional

Todo se inició en Sídney con votos ‘muy meditados’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Al otro lado del mundo y con votos “muy meditados”, se iniciaron ayer las elecciones nacionales en el consulado de Costa Rica en Sídney, Australia, a 13.842 kilómetros.

James Alvarado fue el primer votante en Sídney. Él mostró la cédula a Alexis Alpízar, del TSE. Con ellos, la cónsul Ana Lucía Nassar.  | PAOLA ALVARADO
ampliar
James Alvarado fue el primer votante en Sídney. Él mostró la cédula a Alexis Alpízar, del TSE. Con ellos, la cónsul Ana Lucía Nassar. | PAOLA ALVARADO

Poco después de las 9 a. m. del domingo en Oceanía (4 p. m. de ayer aquí), se produjeron los primeros sufragios en el extranjero de la historia costarricense.

El primero en hacerlo fue James Alvarado Hernández, de 32 años, residente en Sídney desde hace nueve años y funcionario de una firma de químicos para piscinas.

Para decidir el sufragio, Alvarado se leyó en la web los programas de gobierno de Liberación Nacional (PLN), Frente Amplio, Movimiento Libertario, Acción Ciudadana (PAC), Patria Nueva y un poco el de la Unidad Social Cristiana.

“Empecé a leer los planes de gobierno y a mirarlos de la manera en que pueden realizarse. Algunos estaban fuera de la realidad. Escogí el más realista”, dijo el joven, quien prefirió no decir por quién votó.

A él le desvelan la corrupción y el despilfarro de recursos públicos en Costa Rica. Llegó al consulado a las 6 a. m., tres horas antes de que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) abriera la urna.

Álvaro Cedeño, quien es el embajador de Costa Rica en Japón, ejerció el voto en el consulado de Tokio. | CORTESÍA DE ÁLVARO CEDEÑO
ampliar
Álvaro Cedeño, quien es el embajador de Costa Rica en Japón, ejerció el voto en el consulado de Tokio. | CORTESÍA DE ÁLVARO CEDEÑO

La primera mujer en votar en el exterior fue Mónica Salas, quien cursa una maestría en Desarrollo Rural en la ciudad de Newcastle, 170 kilómetros al norte de Sídney.

“Ha sido un voto informado y responsable. Es un voto de amor a Costa Rica. Es la única forma de expresar lo que uno quiere y lo que no quiere. En los últimos meses, he estado leyendo planes de gobierno, he visto debates, entrevistas”, dijo Salas, originaria de Heredia. Su voto fue por Luis Guillermo Solís, de Acción Ciudadana (PAC).

Pablo Elizondo, de 36 años, también meditó mucho su decisión. Él es un ingeniero civil que trabaja desde hace ocho años en una mina de uranio, 300 kilómetros al este de Darwin, en el norte de Australia.

Elizondo pagó un tiquete de avión de $600 y voló 3.600 kilómetros para votar en Sídney. Antes de eso, vio debates, se informó de encuestas y leyó planes de gobierno.

“Lo que más me preocupa es la ingobernabilidad. Aprobar algo es imposible, como el megapuerto, la mina de Crucitas. Los ambientalistas meten presión y logran traerse abajo un proyecto que iba a dar trabajo”, dijo el ingeniero.

PUBLICIDAD

Ellos son parte de los 12.600 costarricenses que podrán votar en el extranjero, gracias al programa introducido esta vez por el TSE en 52 consulados en 42 países.

Después de Australia, se abrieron las mesas en Tokio (Japón) y Pekín (China). Hoy, después de que las urnas cierren aquí a las 6 p. m., quedará abierta la de Los Ángeles, Estados Unidos, hasta las 9 p. m., hora de Costa Rica.

El 65% de los votantes en el exterior residen en Estados Unidos.

Un deber. Randall Arce radica en Sídney hace seis años. Estudió Bellas Artes y hoy trabaja en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad. “La seguí (la campaña política) muy fielmente. Traté de ver debates, leía siempre El Financiero ”, comentó. Para él, lo más importante es la elección de diputados, aunque los residentes en el extranjero solo eligen presidente.

Aun así, consideró increíble poder votar en el exterior luego de haber podido ejercer el sufragio en tres ocasiones. “Aquí (en Australia) no solo se vota, sino que es obligación. Si no se vota, hay una multa. Deberíamos ver lo importante que es”, comentó.

Él también cuestiona por qué debieron pasar 30 años y muchos gobiernos para que la gente votara a conciencia, ahora que muchos hablan del miedo a la izquierda.

Por su parte, Lineth Alfaro era la primera en el padrón de Sídney. Ella lleva un año estudiando en Camberra y viajó cuatro horas en bus para ir al consulado.

Antes, se informó a través de la prensa escrita y los planes de gobierno, pero tomó la decisión durante sus vacaciones aquí.

Los esposos Marco Antonio Mora y Emilia González, pastores evangélicos radicados en Sídney, también votaron luego de informarse con la familia en Costa Rica y de haber visto los debates.

  • Comparta este artículo
Nacional

Todo se inició en Sídney con votos ‘muy meditados’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios
Regresar a la nota