Nacional

Jorge Rodríguez, candidato por Cartago

“No he cometido ningún error; no le debo nada a la sociedad”

Actualizado el 19 de enero de 2014 a las 12:00 am

Nacional

“No he cometido ningún error; no le debo nada a la sociedad”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Candidatos a diputados: Jorge Rodríguez Araya (René Valenzuela)

Jorge Rodríguez Araya, alcalde de Paraíso de Cartago, busca ser diputado nuevamente; esta vez por la Unidad Social Cristiana.

Él encabeza la papeleta legislativa del PUSC por Cartago.

Rodríguez ya ocupó una curul entre 1990 y 1994 por el partido Unión Agrícola Cartaginesa.

De esa época, recuerda “con orgullo” haber redactado la ley para crear el Hogar Casa de la Tía Tere, un ente que recibe fondos públicos y por ley asiste a menores de edad abandonados o en riesgo social desde 1998.

En 2002, siendo su director, la Contraloría General de la República, denunció penalmente a Rodríguez con otras tres personas, por presuntos delitos de peculado, falsedad ideológica y uso de documento falso en perjuicio del Hogar.

La Contraloría lo acusó ante el Ministerio Público de falsificar facturas para justificar gastos, entre otras anomalías.

La denuncia fue tramitada en el Juzgado Penal de Pococí y Guácimo.

Sin embargo, en 2006, Rodríguez y los otros imputados fueron sobreseídos. No fueron a juicio tras conciliar con el Estado y pagarle al Patronato Nacional de la Infancia (PANI), ¢2,3 millones. Rodríguez canceló ¢695.000.

El de Rodríguez es uno de los 26 expedientes penales que encontró La Nación en el Archivo Judicial, donde figuran, en total, 21 aspirantes a un puesto público con posibilidad de ser electos en febrero.

Rodríguez asegura que él no incurrió en ningún delito.

“No he cometido ningún error. No hubo sustracción. En Sábado Gigante Internacional me dieron un premio por ¢77 millones por ser un ejemplo para la comunidad hispana . Yo vengo de La Ciudad de los Niños, un hogar para niños abandonados. Di ese dinero para crear el Hogar. Por lo que se acusó fue por ¢169.000. Hubo sobreseimiento total. No le debo nada a la sociedad”, enfatizó.

Rodríguez lamentó que 10 años después “le vuelvan a echar sal a la herida”. “Fui de la teoría de no conciliar, pero no podía destruir lo que había creado. Deposité ¢695.000 por ¢169.000, bastantes intereses pagamos. Si se concilia es para ahorrarle costos y tiempo al Estado en el proceso. Si hubiese sido algo fuerte va a juicio. Nunca nadie ha aplaudido lo bueno que he hecho”, dijo.

Sin embargo, luego reconoció: “cuando uno somete a consideración el nombre, el pueblo debe darse cuenta de a quién va a llevar al primer poder de la República.

PUBLICIDAD

Razones. La Contraloría basó parte de la denuncia contra Rodríguez y los otros, en dos cheques por préstamos al auditor interno del Hogar Casa de la Tía Tere con dinero de la entidad.

El primero por ¢300.000 y otro por ¢50.000.

En los comprobantes, dijo el ente, “consta la firma de aprobación del Director Rodríguez, el refrendo del asistente del director, y la firma del recibido conforme”.

La Contraloría también señaló que pidió a Rodríguez comprobantes para justificar gastos por ¢98.897, de un cheque reintegrado a caja chica en febrero de 2001.

Según la acusación, Rodríguez remitió fotocopia de facturas del 22 de febrero de 2001 por ¢102.495 “a nombre de Casa Hogar, las cuales no tienen membrete y consignan un sello de Pali-Guápiles”.

Tras investigar, la Contraloría concluyó que las facturas no se emitieron en dicho comercio.

Rodríguez aseguró que él no alteró la factura y que en ese momento se encontraba trabajando como asesor del PUSC en la Asamblea Legislativa .

La Contraloría también cuestionó contratos a empresas donde había directivos del Hogar , funcionarios o sus familiares .

“ Yo no tengo por qué mentirle a usted ni a los costarricenses. No me siento en ningún modo aludido. Esos documentos no son verdades absolutas , me pidieron que siguiera al frente del Hogar porque sabían que en ese asunto yo no tenía nada qué ver ”, dijo el candidato, quien también enfrentó, en 1990, una demanda del Banco Anglo por una deuda de ¢105.000. "Sí, es cierta, se pagó", aseguró. El candidato todavía aparece como deudor moroso con el extinto banco. Su nombre se registra en 6 operaciones sin pagar, según lo señala la lista de morosos que remitió a este diario el Banco Popular, encargado del fideicomiso que administra esas deudas.“Hay 4 por fianzas, no son créditos personales, ni dinero gastado por mi padre”, dijo su hijo y abogado, Jorge Rodríguez.

  • Comparta este artículo
Nacional

“No he cometido ningún error; no le debo nada a la sociedad”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota