Nacional

‘La Nación’ sometió a criterio de expertos planes de ambos partidos

Ni PAC ni PLN ofrecen recetas seguras contra déficit fiscal

Actualizado el 28 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Entre las vías, están aprobar tributos uno a uno para regir en dos años o un plan fiscal

Economistas señalan las fortalezas y debilidades de ambas propuestas

Nacional

Ni PAC ni PLN ofrecen recetas seguras contra déficit fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El próximo gobierno estará obligado a revisar las remuneraciones de los empleados públicos para controlar el gasto. En febrero, trabajadores de instituciones marcharon para reclamar mejores salarios. | ALONSO TENORIO/ARCHIVO

La cura es clara: disminuir gastos y mejorar los ingresos.

Eso es exactamente lo que proponen el PAC y el PLN para atender el creciente déficit fiscal; no obstante, ambos tienen recetas distintas y ninguna de las dos es segura.

El oficialista Liberación Nacional (PLN) y el Partido Acción Ciudadana (PAC), favorito para ganar las elecciones del 6 de abril, difieren en cuanto al plazo y la forma de aprobar nuevos impuestos.

Los liberacionistas creen que debe ser de inmediato y con una reforma integral: un paquete fiscal.

El PAC sostiene que en los dos primeros años de gobierno no deben aplicarse nuevos tributos y apuesta a proyectos separados.

Las agrupaciones también se diferencian en el enfoque. Para los verdiblancos, la prioridad es garantizar recursos frescos, luego tratar de contener el gasto.

En la acera rojiamarilla, el énfasis está en recortar y mejorar la calidad del gasto, con lo cual procuran dar una señal de confianza.

Un punto de coincidencia es que se debe mejorar la recaudación.

La Nación sometió las propuestas a la lupa de tres economistas ajenos al quehacer político.

Ellos coinciden en que ninguna es una receta mágica y en que ambas conllevan riesgos de fracaso.

También concuerdan en la necesidad de que el nuevo gobierno trabaje en el tema de los gastos y en mejorar la asignación de recursos.

El hueco fiscal de unos ¢1,6 billones, equivalente al 6% del producto interno bruto (PIB), requiere medidas claras y contundentes.

Si el Gobierno recurre al mercado interno o externo para financiar el déficit, como es tan alto, tendrá consecuencias sobre las tasas de interés, sobre la inversión y sobre el crecimiento de la economía.

En este escenario, ¿cuánto puede esperar un paquete fiscal?

Para Max Alberto Soto, director del Instituto de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (UCR), se puede sobrevivir sin una reforma tributaria por dos años, pero eso tiene un precio alto.

“El problema sería que en un par de años las condiciones que va a tener el país para atender el desequilibrio fiscal serán mucho más difíciles que hoy”, señala.

No obstante, aclara, la situación se debe dimensionar en justos términos. “Sin recurrir a voces de desesperación total o de caos”, dijo.

PUBLICIDAD

Miguel Loría, profesor de economía de la UCR, compara el déficit con un enfermo: “Si un paciente tiene una infección y no se trata a tiempo, ocupará un antibiótico más fuerte para curarse”.

“El país podría vivir un tiempo más sin nuevos impuestos si dan tres condiciones: que se recauden mejor los tributos, se gaste mejor y menos, y que la economía crezca mucho más”, opina Luis Mesalles, profesor universitario y vicepresidente de la Unión de Cámaras.

No obstante, reconoce que es difícil lograr la meta y por eso habría que entrarles a los impuestos.

¿Paquete ya? Impulsar de inmediato una reforma con varios tributos para reducir el déficit a una cifra manejable (2% del PIB), se corre el riesgo de abrir muchos frentes en contra y, al final, no ser aprobado, dice Max Alberto Soto.

El economista recordó que esos paquetes son difíciles de entender. Eso lleva al rechazo por desconocimiento de las implicaciones y de cómo operaría o por intereses de distintos sectores.

En esto coincide Miguel Loría, para quien, al ser un proyecto complejo, se podría llevar toda la Administración sin aprobarse. Además, no se trata solo de más impuestos, sino de tener la plataforma tecnológica para cobrarlos, dijo.

“Podría tener efectos más rápidos si se enfoca en dos o tres temas. Serían más manejables”, añadió.

A criterio de Mesalles, la propuesta del PLN tiene la desventaja de que un plan fiscal agresivo en momentos en que el ingreso disponible crece poco, iría en contra de la reactivación de la economía.

Ir impuesto por impuesto, como plantea el PAC, tiene el peligro de que al final no se implemente todo. Por ejemplo, podría pasar el impuesto de valor agregado (IVA) que castiga a los más pobres, pero no el de renta para gravar a los que más tienen y darle mayor equidad al sistema tributario.

“ Si se le aprobara uno, se arriesga a que se acabe el capital político para tramitar el resto”, dijo Soto.

“La reforma debería concentrarse en los impuestos que generen más recursos y que, en su conjunto, tanto en ingresos como gastos, se pueda reducir el déficit en cerca del 4%. También debe ser equitativa, que no recaiga sobre los más vulnerables”, añadió.

  • Comparta este artículo
Nacional

Ni PAC ni PLN ofrecen recetas seguras contra déficit fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mercedes Agüero R.

maguero@nacion.com

Periodista

Periodista con más de 15 años de experiencia en prensa escrita. Desde junio del 2014 forma parte de la Unidad de Inteligencia de Datos de Grupo Nación donde genera contenidos periodísticos a partir del análisis de datos e investigación. Es graduada de la ...

Ver comentarios
Regresar a la nota