Nacional

Luis Guillermo Solís

Luis Guillermo Solís: ‘Tengan confianza en quienes estamos aspirando, no hay de otra’

Actualizado el 16 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Nacional

Luis Guillermo Solís: ‘Tengan confianza en quienes estamos aspirando, no hay de otra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
ALONSO TENORIO

Ante la falta de definiciones en temas como los recursos energéticos o el equipo económico en su eventual gobierno, el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, pide un acto de confianza. “No hay de otra”, dice, al tiempo que insiste en una campaña basada en escuchar y ofrecer un cambio en la forma de atender problemas; más concentrado en ganar la elección que en adelantar acciones. Así lo afirmó en una entrevista concedida en el Parque Nacional, en San José, a las 7 a. m. del martes 4 de marzo, con motivo de la recta final de la campaña para la segunda ronda. En ese momento, Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN), estaba en la contienda; 30 horas después, ya no.

Hay algunos temas que preocupan a algunos sectores productivos en cuanto a la posición del PAC. Por ejemplo, energía. ¿Hasta qué porcentaje estarían dispuestos a permitir la participación privada?

Es un debate que tiene que darse en el corazón del ICE (Instituto Costarricense de Electricidad). Si es 30%, 35%, 40% o 45%, me parece que se puede definir. Amigos cercanos y compañeros del Partido creen que podría subirse sin alterar significativamente lo que ya existe.

”Me preocupa más qué hacer con la energía nueva que se produzca dentro de cuatro o cinco años, dónde la colocamos porque no se está gastando. Lo que aquí hay es más un debate de orden ideológico, que tiene que ver con la apertura más que con el precio, con la naturaleza, con las inversiones”.

Más que ideológico es un debate de largo plazo. Entiendo que el país tenía que duplicar en 10 años lo que ha hecho en 100 años para llegar al 2020. El punto es la zozobra que se genera.

Digo ideológico en el sentido de que hay sectores que quieren utilizar esta discusión para buscar la apertura total del mercado, y entonces buscan todo tipo de argumentos para lograr ese propósito y entonces se inventan contingencias que no existen o argumentan costos centroamericanos que no se pueden explicar si no por vía de los subsidios que los gobiernos dan. El debate sobre energía tiene que limpiarse de estos otros temas.

PUBLICIDAD

En el tema fiscal, Liberación sostiene que es urgente que el tema no se empiece a discutir dos años después de iniciado el gobierno en caso de que usted gane, incluso Ottón Solís ha dicho que él preferiría que fuese antes; ¿ha reconsiderado su posición?

No. Tenemos 15 años, tal vez más, de tratar de pasar un plan fiscal que le dé al Estado recursos suficientes para atender las necesidades que el pueblo le demanda, y todos esos esfuerzos han sido fallidos. Ha sido así porque el contribuyente no tiene confianza sobre la forma en la que el Estado recauda los impuestos que ya existen o invierte los recursos que ya tiene.

¿Cree que en dos años sea posible una mejora en la recaudación y en el ataque a la corrupción y a la evasión?

Creo que puede serlo, quizá en el más importante de todos los sentidos, que es el simbólico. Y eso es una cosa que los expertos no están viendo porque quieren medirlo todo macroeconómicamente, en porcentajes, y yo quiero insistir en que en este momento el tema de la confianza es fundamental para recuperar la capacidad de acción que tenga el Estado.

”Aquí hay gente que pretende que, después de haber pasado aumentando el déficit con políticas abusivas, ahora quiere bajarlo a cero. Tienen una fijación con el cero déficit, que a mí me parece absurdo; un país no tiene por qué estar en cero déficit y eso sí es un debate ideológico. Los neoliberales creen que tenemos que ir a un punto en que los ingresos y los gastos del Estado sumen cero, y a mí me parece que eso no es así; hay niveles de endeudamiento que son necesarios cuando se utilizan para mejorar la producción y la calidad de vida”.

¿Y cuál cree que sería el límite razonable del déficit?

No lo sé porque hay todo un debate si es el 3% o es el 4%. Yo sé que el 6% no es catastrófico; marca todas las alarmas, y estoy clarísimo en que no podemos avanzar más allá de lo que estamos sin preocuparnos mucho y sin tomar medidas que sean contundentes.

PUBLICIDAD

”Pero mientras nosotros le pidamos a la gente que pague más impuestos y, al mismo tiempo disparemos los ingresos de la trocha, con qué autoridad vamos a pedirle a la gente que pague más impuestos. Va a haber una resistencia atroz. Los que hoy están pidiendo un nuevo plan de impuestos son los que van a impedir que el Gobierno lo concrete en la Asamblea por razones de orden político partidista”.

¿Cómo gobernar con minoría?

Dialogando mucho, concertando mucho, proponiendo mucho, con mucha voluntad de escuchar en serio, y generando alianzas inteligentes, y creo que con mucho pragmatismo.

¿Cómo enfrentaría Luis Guillermo Solís un bloqueo legislativo?

Evitando al máximo llegar hasta ese punto.

Digamos que el PAC llegara a la conclusión de que la Alianza del Pacífico sí reúne las condiciones que consideran óptimas, ya el Frente Amplio mostró una oposición total, con 8 diputados, ¿Cómo trabajar con eso?

Bueno es que no son la única fracción y se puede armar una mayoría con las otras.

Pero todavía un diputado puede bloquear todo.

Puede producirse aunque no haya una intención de bloquear de un partido; ahí está un diputado libertario bloqueando dos artículos del proyecto de banca de desarrollo.

¿Qué haría usted?

Hay muy poco que se puede hacer. ¿Cómo hace uno para obligar a un diputado a que no meta 200 mociones?. Eso igual le pasó a Óscar Arias, a Abel Pacheco y le puede pasar a Johnny Araya si él fuera el presidente. Yo esperaría, además de que se busque evitar esos escenarios, que se pueda reformar el Reglamento de forma tal que ese tipo de fenómeno no se dé a futuro.

¿Puede que el mayor aliado del PAC sea Liberación en la Asamblea Legislativa?

No creo; creo que va a ser el principal adversario del PAC, junto con el Movimiento Libertario.

Su carta de presentación en campaña es en cierto sentido de escuchar ¿y después?

Cambiar, esa es la promesa a la gente, escuchar y cambiar.

¿Pero cambiar hacia qué?

Hacia las cosas que permitan que muchos de estos problemas puedan solucionarse. Muchos de esos problemas tienen que ver con el modelo de concentración de la riqueza, del debilitamiento de las políticas públicas, de acceso a servicios y de incapacidad de gestión del Estado. Lo que la gente quiere es que se resuelvan los problemas y están dispuestos a participar, no solo el ciudadano en el parque, también los sectores productivos.

¿Nos puede dar el nombre de tres personas que podrían integran un gobierno del PAC?

Sí podría, pero no voy a hacerlo. Lejos de tranquilizar, dar nombres a estas alturas lo que produce es más incertidumbre y que la gente empiece en un ejercicio de escrutinio que saca a la campaña del lugar en el que tiene que estar, que es concentrada en ganar la elección.

Pero es por la zozobra, sobre todo en el sector económico.

La zozobra siempre se produce, y más con un partido que nunca ha gobernado. Nuestros cuadros no son tan conocidos y parte de la razón por la cual el pueblo quiere elegirnos tiene que ver con eso, que no vamos a ser los mismos.

”Yo respeto mucho esa sensación, pero estoy seguro de que si satisficiera ese llamado insistente de estos sectores, no se va a producir más certidumbre”.

¿Cuál es su carta para parar la zozobra de esos sectores?

Que tengan confianza en quienes estamos aspirando a ser gobierno; no hay otra.

¿Todo será una sorpresa?

Será una sorpresa; he sido muy reservado al respecto. Me lo estoy guardando con mucho celo.

El PAC tenía la idea de hacer nombramientos de jerarcas por concurso o una precalificación.

En algunos casos podría ser muy importante.

En caso de que usted ganara, ¿haría la tradicional visita a la Basílica de los Ángeles?

Sí, pero no sé si el día siguiente de la toma de posesión.

¿Más por una cuestión protocolaria o por convencimiento?

Soy católico y me considero creyente, pero prefiero llevar a la Virgen de los Ángeles en el corazón y no estar haciendo un acto político que se pueda interpretar indebidamente como que el gobierno, o un gobierno del PAC, no tomaría en cuenta las demás sensibilidades religiosas. Habrá oportunidad de llegar sin que se mire como ritual político.

¿El PAC obtuvo voto de protesta contra el PLN?

Sí, sin duda y va a capturar uno mayor en la segunda ronda.

¿En qué se diferenciaría usted del estilo de Abel Pacheco?

Tendría que ser mucho más proactivo en la búsqueda del estilo de desarrollo. Creo que tengo una posición mucho más crítica que la de Abel en algunos temas. Tendría un equipo también que sería diferente al de don Abel en el sentido de que tendrá una mayor obligación de acompañar al presidente en esos cambios.

¿De don Óscar Arias?

Mi preocupación sería mucho mayor que la que tuvo ese gobierno por el productor nacional.

¿Y de Laura Chinchilla?

Buscaría muchísimo más contacto con la gente. Este es un gobierno incapaz de entender el clamor de la gente por estar más cerca en la toma de decisiones.

  • Comparta este artículo
Nacional

Luis Guillermo Solís: ‘Tengan confianza en quienes estamos aspirando, no hay de otra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios
Regresar a la nota