Nacional

a tres semanas de rendir su último discurso ante la asamblea Legislativa

Laura Chinchilla prepara informe final en viaje a isla del Coco

Actualizado el 11 de abril de 2014 a las 12:00 am

‘¡A la mano de Dios!’, dijo al zarpar hacia el territorio tico ubicado a 500 km

En Isla, inaugurará un radar de vigilancia marítima que será activado en agosto

Nacional

Laura Chinchilla prepara informe final en viaje a isla del Coco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El jefe de Guardacostas, Martín Arias, acompañó a la mandataria cuando explicó sobre el radar actual en  Caldera y el futuro en Isla del Coco.  | MARIO ROJAS
ampliar
El jefe de Guardacostas, Martín Arias, acompañó a la mandataria cuando explicó sobre el radar actual en Caldera y el futuro en Isla del Coco. | MARIO ROJAS

Vestida con los colores marineros de azul y blanco, la mandataria Laura Chinchilla se embarcó ayer en el yate de su vicepresidente Luis Liberman para iniciar el periplo más extenso de todo su gobierno, pero sin salir del país.

La Isla del Coco era el destino del viaje de 530 kilómetros iniciado ayer por Chinchilla, quien, sin embargo, no perderá de vista la proximidad de su adiós como gobernante y, con ello, un último informe obligatorio de labores ante la Asamblea Legislativa, el 1.° de mayo, ya con los nuevos diputados.

Por eso, dijo que pensaba llevarse algunos de los reportes que ya le entregaron sus ministros para revisarlos sobre las aguas del Pacífico y después aprovechar parte de la Semana Santa para armar esa memoria de su gestión.

Tiempo le sobraría en el barco, que tardaría unas 24 horas en llegar al punto más alejado del territorio costarricense, donde hoy inaugurará un sistema de vigilancia marítima que no empezará a operar sino hasta en agosto próximo.

“Serán tres días de trabajo, pero tendrán un especial simbolismo porque culminamos una agenda intensa en favor de los mares”, manifestó ayer Chinchilla a la prensa, en alusión a las políticas que asegura haber impulsado para combatir el narcotráfico y las amenazas contra los recursos naturales marinos, como la pesca ilegal o los métodos no sostenibles.

Su principal punto de agenda en ese lugar, desconocido para la mayoría de los costarricenses, es presentar el nuevo sistema de radar que permitirá vigilar todo lo que ocurre alrededor de la Isla, en tiempo real y desde suelo continental.

El radar podrá detectar barcos grandes que estén a una distancia de hasta 80 km, y barcos pequeños a 55 km. La obra, de $3,6 millones, fue financiada por el Gobierno y las organizaciones Costa Rica por Siempre y Conservación Internacional.

Este equipo aún no está listo, pero otro radar en puerto Caldera sí se encuentra en funciones desde hace dos semanas. “Lo que pasa es que lo teníamos calladito”, reconoció el director del Servicio Nacional de Guardacostas, Martín Arias.

Este sistema permite monitorear todas las embarcaciones en un radio de 77 km, con base en las explicaciones que dio Chinchilla en su presentación. Pronto, otros dos serán instalados en Flamingo (Pacífico norte) y en Golfito (Pacífico sur), para completar los primeros tres, de un grupo de seis que serán financiados por Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Además, otro programa pretende la instalación de 14 radares más, lo que permitirá en el futuro cercano tener “blindados” los mares costarricenses, aseguró Arias.

En el acto de ayer, Chinchilla mencionó varios temas que podría destacar en su rendición de cuentas, relacionados con los sectores ambiental y de seguridad.

Señaló que su administración ha vuelto los ojos al enorme territorio marino del país, 10 veces más grande que el continental y, aparte de los radares, citó la creación del Viceministerio de Mares, la propuesta de reformar las leyes de pesca y una tarea aún pendiente previo al 8 de mayo: reordenar las áreas para extracción de atún.

Debido a que el trayecto hasta la Isla del Coco toma tanto tiempo, el regreso de la mandataria está previsto para las últimas horas del domingo. Por eso no asistiría a la tradicional celebración del 11 de abril, hoy en Alajuela.

“Es el viaje más importante y más largo” de este gobierno, resaltó Chinchilla al abordar el yate. En broma, hizo el gesto de persignarse y exclamó: “¡A la mano de Dios!”, reconociendo su deseo de que no temblara de nuevo en Chile ni se activaran alertas de sunami, como sucedió días atrás. No imaginaba que, al anochecer, se reportarían sismos de seis grados en Chile y en Nicaragua.

  • Comparta este artículo
Nacional

Laura Chinchilla prepara informe final en viaje a isla del Coco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota