Nacional

Juanita solo quiere pescar, no le interesa la política

Actualizado el 22 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Nacional

Juanita solo quiere pescar, no le interesa la política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El lejano sur- sur
ampliar
El lejano sur- sur (Infografía GN)

Golfito. Puntarenas. La mujer tira la cuerda y mira al mar en silencio. El Golfo Dulce reposa negro como una noche que esconde la luna. La mujer está sentada sobre el estropeado atracadero con la cuerda entre los dedos, esperando que algo pique.

Un “bonito” y un par de peces “gallinilla” golpean el balde blanco en el que morirán asfixiados. Esta noche serán cena para cuatro. No obstante, no es suficiente.

La mujer se llama Juana Sequeira y tiene 27 años. Aquí la conocen solo por Juanita. Su historia es un retrato de miles de historias de este Golfo Dulce, que a ella de vez en cuando le sabe amargo.

Juanita Sequeira y su familia forman parte del 35% de los habitantes de la región Brunca que viven en extrema pobreza, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC).

Además, es una de las mujeres que conformar el 31% de los hogares de la zona sur en cuya cabeza figuran féminas.

Ella tira la cuerda esperando que salga una “gallinilla” más gorda, o, con suerte, un pargo, pero lo que sale es un pez sapo que no se podrá comer. Lo devuelve al mar y ante nuestra pregunta, responde que no sabe por quién votar; ni siquiera sabe si votará.

Como buena hija de pescador, está más preocupada por las restricciones que enfrentan los pescadores del Golfo ante la prohibición de usar carnada viva, pues se reserva para la pesca deportiva del pez vela.

“Nos están sacando del Golfo”, dice. Sobre la política, de momento no cree en nadie. Está más preocupada en cómo ganarse el almuerzo de mañana para su mamá, para ella y sus dos hijos.

Juanita Sequeira va cada noche a pescar al atracadero de Golfito con la fe de conseguir algo que llevar a su madre y sus dos hijos.  | MAYELA LÓPEZ
ampliar
Juanita Sequeira va cada noche a pescar al atracadero de Golfito con la fe de conseguir algo que llevar a su madre y sus dos hijos. | MAYELA LÓPEZ

Ya tiene previsto pasar temprano por la pescadería de Jade Ferreto, a 50 metros del muelle, donde le regalan colas de pez dorado que ella filetea y limpia para vender empacado afuera del Depósito Libre de Golfito.

Ferreto es también una dirigente política en la zona, pero ante todo, pescadora.

Además, redondea sus ingresos vendiendo almuerzos en el Depósito Libre de Golfito, que es, aparte del mar, el otro motor para mover la economía local.

PUBLICIDAD

La dirigente coincide en que el descontento popular tiene sus raíces en la falta de oportunidad para los pobladores no solo de Golfito, sino de toda la región Brunca.

“El gobierno se ha olvidado mucho del pescador artesanal y comercial. Se han enfocado solo en la pesca deportiva”, se queja.

Sin embargo, el gremio de la pesca deportiva también se queja de la falta de aporte al desarrollo de su actividad y del atraso en el que está sumida la zona.

No obstante, esta discusión, así como las elecciones, le importan poco a Juanita Sequeira, cuyo único desvelo es sacar qué comer del mar y poder vender filetes en el Depósito para sostener a su familia.

  • Comparta este artículo
Nacional

Juanita solo quiere pescar, no le interesa la política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Mata

emata@nacion.com

Periodista de Política

Periodista de Política. Bachiller en Periodismo por la Universidad Latina. Cronista parlamentario y reportero de investigación premiado por el TSE, la Defensoría de los Habitantes y colaborador de medios internacionales.

Ver comentarios
Regresar a la nota