Nacional

Aumentar edad de jubilación o cuotas no es solución para ninguno

Candidatos carecen de remedio claro para crisis del régimen del IVM

Actualizado el 15 de enero de 2014 a las 12:00 am

Araya y Piza esperan estudio; Solís un debate; Guevara y Villalta ven otras vías

Nacional

Candidatos carecen de remedio claro para crisis del régimen del IVM

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
En la actualidad, entre el sector público y privado del país, cotizan para el régimen de IVM 1,4 millones de asalariados. Este es un sistema de pensión obligatorio desde 1971. | ARCHIVO

Los candidatos con mayores posibilidades de alcanzar la Presidencia de la República carecen de propuestas claras para solucionar la crisis que enfrenta el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), en manos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Por el momento, lo único definitivo es que ninguno plantea como solución el aumento de edad de jubilación o el incremento en las cuotas que aportan los beneficiarios.

Algunos de los aspirantes presidenciales esperan tener un panorama más completo; otros apuntan a la creación de otros sistemas de pensión optativos.

En el primer caso están el liberacionista Johnny Araya Monge y el aspirante socialcristiano Rodolfo Piza, quien fue presidente ejecutivo de la CCSS entre 1998-2002.

De llegar al Gobierno, ambos esperarían el estudio actuarial contratado a una firma internacional, antes de dictar alguna medida.

“Es importante esperar las conclusiones de la consultoría internacional contratada para tal efecto; permitirá dar un criterio externo sobre la verdadera situación y las medidas futuras a tomar, si fuesen necesarias”, dijo Araya a través de asesores de prensa.

En el caso de Rodolfo Piza, considera pertinente realizar “ajustes graduales” basados en el estudio.

La consultoría fue encargada por la CCSS y la Superintendencia de Pensiones (Supén) para determinar cuál tiene razón, pues desde el 2011 las instituciones discuten sobre el futuro del IVM. Recientemente porque la primera ha utilizado intereses generados por inversiones de las reservas para cubrir gastos.

La Caja, que administra ese sistema desde 1971, asegura que la reserva dará para pagar las jubilaciones hasta el 2040; mientras que la Superintendencia advierte que alcanzará hasta el 2025.

La CCSS administra ¢1,8 millones de millones y tiene más de 211.000 pensionados.

También para Otto Guevara, candidato del Movimiento Libertario, el estudio actuarial es clave. Sin embargo, propone crear un nuevo régimen en el cual su cotización sería obligatoria y el asegurado sería dueño de su cuenta de pensión.

Para el Partido Acción Ciudadana (PAC), es fundamental “promover un amplio debate nacional” para tomar las acciones que permitan asegurar la sostenibilidad del sistema y el cumplimiento del derecho.

Según su candidato, Luis Guillermo Solís, el debate nacional es impostergable debido a que los números “no cierran”.

PUBLICIDAD

José María Villalta, aspirante por el Frente Amplio, señala que sus políticas estarían dirigidas a fortalecer el IVM, en cuya sostenibilidad confía.

“Nos enfocaríamos en mejorar los ingresos y el financiamiento del régimen, como también el cobro de las cuotas patronales. Que este derecho no prescriba”, expresó.

Otras proyectos. Ninguno de los cinco aspirantes descarta respaldar el proyecto de ley que propone la llamada “pensión-consumo”.

Este fue presentado a la Asamblea Legislativa por el exdiputado Wálter Coto en 2012 y acogido por 25 diputados de diferentes fracciones, entre ellos José María Villalta.

Con el proyecto se pretenden destinar tres puntos porcentuales del 13% del impuesto sobre las ventas a una cuenta individualizada, de la cual se podrá retirar el monto acumulado cuando se pensione.

Para Villalta, Piza y Solís el proyecto debe ser analizado con cuidado para ponderar sus efectos y viabilidad en el país.

Guevara y Araya concuerdan en que se debe aprobar la iniciativa.

“La propuesta del proyecto pensión-consumo es fundamental para aspirar a que no haya un solo costarricense que no tenga al menos una pensión de vejez, cuando llega a los 65 años de edad”, se desprende del documento verdiblanco.

El aspirante libertario, por su parte, cree que el proyecto “permitirá a todos los trabajadores independientes capitalizar una parte de su consumo para disfrutar de una pensión en su vejez, y al resto de trabajadores asalariados (...)”.

Supén recelosa. El superintendente de Pensiones, Édgar Robles, considera que la idea es “novedosa e interesante”, sin embargo recalca tres puntos que cree, deberían ser tomados en cuenta antes de aprobar el proyecto.

“Se deben de tomar en cuenta los costos. Sin saber los costos para recaudar y distribuir, no se puede saber si el proyecto es viable.

”También hay que calcular bien el costo fiscal, que sí hay. Además, cerciorarse a quién beneficia el sistema de cuentas individuales”, advirtió el funcionario.

Tanto para el jerarca de la Supén, como para Carlos Palma, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, el proyecto no cumpliría con el principio de solidaridad del régimen de pensiones.

“La gente pobre, que es la que debe tener pensión y es la que casi no compra, es la menos beneficiada;  las clases de mayores recursos serían las que se verían beneficiadas”, resaltó Palma.

PUBLICIDAD

Estas y otras propuestas están contenidas en Palabra de Político , la nueva herramienta web que le ofrece de La Nación .

  • Comparta este artículo
Nacional

Candidatos carecen de remedio claro para crisis del régimen del IVM

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota