Nacional

Más de 1.000 niños quedaron a oscuras tras cortocircuito en julio de 2012

Escuela de Tres Ríos sobrevive a ‘apagón’ de más de año y medio

Actualizado el 01 de marzo de 2014 a las 12:00 am

MEP asegura que giro de fondos se retrasó debido al terremoto de Nicoya

Permanecen sin electricidad 26 aulas cuyos arreglos se iniciaron en febrero

Nacional

Escuela de Tres Ríos sobrevive a ‘apagón’ de más de año y medio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Eran las 11:25 a. m. del lunes anterior cuando la conserje Marta Lidieth Brenes comenzó a sacudir una pequeña pero potente campana dorada en la Escuela Central de Tres Ríos, en La Unión.

Cientos de alumnos navegaron en las sombras de los pasillos para llegar hacia sus aulas en medio de cables colgantes y plástico, donde reciben lecciones comprimidas de 80 a 60 minutos, para aprovechar cada instante de luz natural.

Esta misma rutina se repite cada día desde hace un año y siete meses, cuando un cortocircuito en el sistema eléctrico del lugar dejó a los 1.025 estudiantes a oscuras: sin campana eléctrica ni iluminación en las aulas.

Actualmente se están realizando los trabajos de cableado eléctrico en 11 aulas, lo cual obliga a cuatro grupos a recibir clases juntos en el salón. Aunque la directora lamentó que los recursos no se giraran en diciembre, para iniciar las obras durante las vacaciones, dijo tener las esperanzas de contar con luz nuevamente en toda la institución en junio. | LUIS NAVARRO
ampliar
Actualmente se están realizando los trabajos de cableado eléctrico en 11 aulas, lo cual obliga a cuatro grupos a recibir clases juntos en el salón. Aunque la directora lamentó que los recursos no se giraran en diciembre, para iniciar las obras durante las vacaciones, dijo tener las esperanzas de contar con luz nuevamente en toda la institución en junio. | LUIS NAVARRO

“Lo único que no colapsó fueron los dos laboratorios de cómputo y el salón. Nos hemos tenido que conectar con extensión para dar abasto con la parte administrativa”, relató la directora, Flory Aguilar.

Todo lo demás, las 30 aulas, el comedor, los baños, las clases de educación especial, ubicadas en el sótano, quedaron sin luz.

Esto fue lo que encontró la Defensoría de los Habitantes cuando visitó la institución, en un recorrido por más de 100 centros educativos del país , el 10 de febrero.

Según Aguilar, el sistema eléctrico de más de 50 años carecía de entubado y estaba infestado de excremento de murciélagos, lo que provocó el apagón en julio del 2012.

Aunque el Ministerio de Educación Pública (MEP) acordó dar los fondos, el proyecto desapareció de la lista de prioridades tras el terremoto de Nicoya, de 7,6 grados, en setiembre de ese 2012.

“Es una casualidad porque justamente el 5 de setiembre (día del terremoto) les aprueban los planos. El tiempo de respuesta fue muy lento, pero todo mi recurso humano estaba viendo la emergencia”, dijo Carlos Villalobos, jefe de la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE) del MEP.

“Si usted me pregunta, no es razonable (el tiempo de espera), pero estábamos en una crisis”, agregó.

Fue hasta junio del año pasado (tras 11 meses del apagón) cuando la Junta de Educación recibió ¢78 millones para la primera etapa del proyecto, que se usaron para el comedor, seis aulas y el Departamento de Educación Especial; las obras finalizaron en setiembre.

La institución debió esperar hasta enero de este año para recibir los otros ¢142 millones para cubrir las 24 aulas restantes, cuyas obras estarían listas en junio, casi dos años después del cortocircuito.

Aunque la oscuridad obliga a terminar las clases a las 3:30 p. m. e impide usar tecnología en las aulas, Aguilar aseguró que los docentes, los 1.000 alumnos y padres de familia no han perdido los ánimos.

“Mis chicas de fútbol 7 fueron las campeonas de la región y tenían que entrenarse en la oscuridad, con unos focos grandes. Igual con la banda escolar y la danza”, relató.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

“Debería haber mayor agilidad en los trámites. El DIEE nos ha visitado y saben las condiciones en que estamos, pero, aun así, tuvimos que esperar todo este tiempo y encontrar cómo motivar al personal y alumnos” añadió Aguilar.

La presidenta de la Junta de Educación, Zaida Sancho, aseguró que siempre hubo buen trato por parte del MEP, mas la plata no llegaba. “Nos han ha tratado muy amablemente, pero la burocracia no se puede saltar. Ha sido muy frustrante para nosotros”, dijo.

  • Comparta este artículo
Nacional

Escuela de Tres Ríos sobrevive a ‘apagón’ de más de año y medio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota