Nacional

Acceso a alimentos es limitado en vacaciones y fines de semana

Alumnos pobres pasan hambre cuando los comedores cierran

Actualizado el 10 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Hay niños que piden ir a la escuela sábados para comer, relatan docentes

Falta de recursos y obstáculos logísticos impiden al MEP ampliar la atención

Nacional

Alumnos pobres pasan hambre cuando los comedores cierran

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando el fin de semana no es sinónimo de descanso sino de hambre, los viernes se reciben con mucho menos entusiasmo.

Esta es la realidad de decenas de niños en las zonas más deprimidas del país, cuya alimentación depende, en gran medida, de lo que reciben en los comedores del Programa de Alimentación y Nutrición del Escolar y del Adolescente (Panea), del MEP.

La Escuela República de Haití tiene uno de los 4.400 comedores estudiantiles del país. En ellos, los beneficiarios reciben servicio de alimentación los 200 días lectivos del año. | JORGE CASTILLO
ampliar
La Escuela República de Haití tiene uno de los 4.400 comedores estudiantiles del país. En ellos, los beneficiarios reciben servicio de alimentación los 200 días lectivos del año. | JORGE CASTILLO

“Estas comunidades son muy pobres y los comedores se han convertido casi que en la única oportunidad de muchos menores para comer”, aseguró Francisca Robleto, directora de la Escuela Asentamiento El Plomo, en Pocosol de San Carlos.

Para estos alumnos, recesos como las vacaciones y los días feriados se reciben con pesar y congoja, relató Margarita Bustos, directora de la Escuela La Garita Vieja en Santa Cruz, Guanacaste.

“Tengo estudiantes que cada viernes me dicen: ‘maestra, qué pereza, mañana es sábado y no venimos’. Cuando les pregunto por qué quieren venir, dicen que en sus casas no tienen qué comer. Me parte el corazón”, se lamentó.

Sonia Calderón, directora de Programas de Equidad del Ministerio de Educación Pública (MEP), exteriorizó su deseo de ampliar la atención en zonas necesitadas, mas los recursos no lo permiten.

“Los profesores nos reportan que hay niños que salen muy bien (a vacaciones), pero al volver a clases llegan con desnutrición, lo cual puede tener repercusiones irreversibles. Conocemos de estas situaciones, pero las posibilidades del Estado no nos permiten cubrir todo”, expresó Calderón.

Este año, Panea atenderá a 690.000 alumnos con subsidios de ¢290 hasta ¢820 diarios por niño.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), la desnutrición en niños ticos de 1 a 12 años oscila entre el 5% y 6%.

Experiencia. A finales de 2009 y principios de 2010, la disponibilidad de unos ¢4.000 millones le permitió al MEP continuar con el programa de comedores durante las vacaciones de cierre del curso.

Aunque muchos niños se vieron beneficiados, el experimento también evidenció las dificultades logísticas y administrativas.

Al no haber lecciones, el transporte se convirtió en un obstáculo para unos; además, la ausencia del director de los centros educativos dificultó el levantamiento de pedidos y la fiscalización.

La directora de Programas de Equidad del MEP, Sonia Calderón, recordó que incluso hubo críticas por comedores donde se sirvió chuleta y camarones. “Una denuncia hasta llegó a la Contraloría”, dijo.

“Son cosas que habría que afinar y decisiones que trascienden al MEP, para ver cómo articular una política que permita ampliar el servicio”, añadió la funcionaria.

Daniel Salas Peraza, subdirector nacional de Cen-Cinái, aseguró que se perciben las mismas necesidades en esta modalidad de atención, del Ministerio de Salud. Ellos optan por enviarles a los niños leche para los sábados y domingos.

A criterio de Peraza, debería potenciarse el trabajo conjunto, no solo de la red de cuido, sino también con servicios como Panea.

“Estamos conscientes y anuentes a dar servicio de fines de semana, pero se requiere un estudio de factibilidad para ver la capacidad de respuesta de las instituciones y definir los cantones con mayores problemas”, añadió Peraza.

Se intentó consultar al ministro de Bienestar Social y Familia, Fernando Marín, pero no respondió.

  • Comparta este artículo
Nacional

Alumnos pobres pasan hambre cuando los comedores cierran

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota