| Recursos limitados y recargo de trabajo en centros unidocentes

1.350 maestros sostienen las escuelas más pequeñas del país

Educadores sufren aislamiento y respaldo insuficiente, señalan expertos

MEP busca agilizar trámites y apoyar trabajo de docentes con tecnología

Últimas noticias


        
        
      A veces, María Angélica Vargas imparte lecciones en el corredor porque el calor  es insoportable. | CARLOS HERNÁNDEZ.
A veces, María Angélica Vargas imparte lecciones en el corredor porque el calor es insoportable. | CARLOS HERNÁNDEZ. ampliar

Si María Angélica Vargas quisiera buscar excusas para no darles clases a sus cinco alumnos cada mañana, razones le sobrarían.

Cada vez que llueve en la pequeña comunidad de Rancho Quemado, en Pocosol, San Carlos, la maestra debe correr a colocar ollas debajo de las goteras para que no se empape el aula.

Si pretende tomar agua durante el día, debe recogerla en su casa y llevarla en una botella porque el líquido no llega a ese lugar. Tampoco hay inodoros, solamente una vieja letrina.

El reto de educar, sola, a niños de todos los niveles lo asume con limitados materiales didácticos y en ausencia de computadoras o herramientas audiovisuales.

“Es indiscutible que tienen mejores condiciones para estudiar los niños de escuelas urbanas, pero si el alumno del sistema unidocente tiene interés puede salir adelante”, aseguró Vargas, quien tiene 16 años de trabajar en esas condiciones.

Ella es uno de 1.350 maestros de escuelas unidocentes que cada día se echan al hombro la educación de hasta 30 niños de todos los niveles, a la vez que asumen labores administrativas.

El modelo unidocente surgió en la década de los 60 con el objetivo de llevar la educación primaria a las comunidades rurales más dispersas y distantes del país.

Sin embargo, este gran paso en favor de la igualdad de acceso todavía enfrenta grandes desigualdades respecto de la condiciones, según reconoció Félix Barrantes, jefe de Gestión de Calidad Educativa del Ministerio de Educación Pública (MEP).

“Las plantas físicas no son adecuadas y tienen muy poco material didáctico y equipo.

”Además, hay una soledad de los docentes porque están muy dispersos, con grandes dificultades para poderse reunir entre ellos, compartir y apoyarse”, agregó.

Este criterio lo compartió Isabel Román, coordinadora del Estado de la Educación, quien resaltó el recargo de labores de estos funcionarios que hacen de maestros, directores y hasta de conserjes.

“Los docentes en estas escuelas se quejan de una gran cantidad de necesidades, empezando por el tema de infraestructura, el presupuesto asignado y la sobrecarga de trabajo, especialmente en todo lo administrativo. Ellos están solos y hacen de todo”, expuso Román.

Recomendaciones. Para atender algunas de estas carencias, el III informe del Estado de la Educación emitió una serie de recomendaciones, incluyendo un seguimiento más especializado por parte del MEP, una mayor actualización profesional y un incremento en el presupuesto para estos centros.

Asimismo, señaló la importancia de promover el intercambio entre los maestros unidocentes y de contar con más educadores para asignaturas especiales como inglés, informática y arte.

De acuerdo con el presidente de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), Alexánder Ovares, urge una modificación de los manuales de puestos que incluya mejoras en el salario y el tiempo para las labores administrativas.

“Este año, el MEP abrió el debate y conformamos una comisión para analizar el puesto. Hemos recibido quejas de profesores no solo por el reconocimiento, sino que tampoco tienen tiempo”, dijo.

Yadira Cerdas, académica de la división de educación rural de la Universidad Nacional, opinó que los requisitos administrativos deberían adaptarse en el caso de las escuelas unidocentes.

“Muchos maestros tienen acceso a Internet con datacards y el MEP podría aprovechar esos recursos para agilizar”, sostuvo Cerdas.

El ministro de Educación, Leonardo Garnier, aplaudió la gran vocación de los maestros que trabajan en estas condiciones.

Según Garnier, a estos funcionarios ya se les reconoce un recargo por cubrir una función adicional. Además, aseguró que la Dirección de Infraestructura elaboró un diseño especial para estos centros educativos, aunque su implementación será un proceso lento.

Además, dijo, el MEP también está en proceso de revisar los requisitos administrativos, con el fin de reducir la cantidad de papeleo que deben atender los maestros.

El ministro resaltó que el desafío de atender a niños de múltiples niveles a la vez es inherente al modelo y no se puede eliminar. Colaboró Jairo Villegas

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: 1.350 maestros sostienen las escuelas más pequeñas del país