De jóvenes, se dejaron atraer por la cultura y naturaleza


        
        
      En   2011, Crear  hizo    piñatas de papel maché para los niños. | CORTESÍA DE J. WAITE
En 2011, Crear hizo piñatas de papel maché para los niños. | CORTESÍA DE J. WAITE ampliar

Con solo 26 años, Johannah Waite codirige la Asociación Crear, en playa Sámara, Guanacaste. La “bella” naturaleza que vio en su visita del 2006, y la cultura, la hicieron dejar su nativo Wisconsin.

“Me enamoré del idioma, del pueblo, de los niños, todo”, dijo Waite, quien vive en la playa desde el 2010, y cuya asociación sin fines de lucro recibe cientos de grupos de extranjeros voluntarios.

Ellos pintan aulas, Ebáis; enseñan artes y deportes a los niños. Si le dieran la opción de volver a su país, ella no lo haría; se quedaría con lo “pura vida” de aquí.

Esa misma decisión la tomó Ángelo (solicitó proteger su apellido), quien vino desde joven, a los 22 años, con el propósito de escapar del ritmo acelerado. Desde hace 10 años formó casa en Pérez Zeledón.

“Este lugar no podría ser mejor; está a media hora de playa y montaña, su naturaleza es abundante y su ambiente, muy cultural”, dijo.

El soltero, oriundo de Nueva Jersey, suma ya 35 años y se gana la vida como instructor de yoga. Le alarma que su cantón ya absorbió el estilo de vida de su país natal, debido a que muchos ahí anhelan el “sueño americano”. colaboró el corresponsal Alejandro Méndez

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: De jóvenes, se dejaron atraer por la cultura y naturaleza