Mujer de 23 años de edad está médicamente lista para recibir riñón de su padre

Traba administrativa pone en jaque trasplante para joven

Caso atípico sobre pago de cuotas a la Caja complica cirugía para cambio de riñón

Donador era asegurado por su cuenta, pero luego ingresó en planilla

Últimas noticias


        
        
      Lenoska Chang, de 23 años y vecina de Tres Ríos, en La Unión, tuvo que dejar de trabajar desde julio del año pasado. Desde entonces, ella paga un seguro voluntario a la Caja para recibir la diálisis cada semana. | PABLO MONTIEL
Lenoska Chang, de 23 años y vecina de Tres Ríos, en La Unión, tuvo que dejar de trabajar desde julio del año pasado. Desde entonces, ella paga un seguro voluntario a la Caja para recibir la diálisis cada semana. | PABLO MONTIEL ampliar

Con 23 años de edad, Lenoska Chang Delgado tiene muy claro que el diagnóstico que recibió el año pasado de que sufre insuficiencia renal crónica, fase cinco, es grave y que su vida está en constante peligro.

Aunque acude tres veces por semana al Hospital San Juan de Dios para recibir tratamientos de diálisis –que le aporta las funciones del riñón cuando este deja de hacerlo–, su mejor opción para elevar su expectativa de vida es un trasplante.

Lenoska ya tiene lo más difícil: un donador. Se trata de su padre, Gerardo Chang González. Los médicos ya tienen certeza de que uno de sus riñones es compatible con el organismo de su hija.

Ambos están médicamente “listos” para la cirugía, pero un conflicto administrativo por cuotas con el seguro social amenaza con poner en jaque la operación.

Apuros. En un inicio, lo que frenaría el inminente trasplante es que el padre aparece como trabajador independiente moroso en los sistemas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Este dato fue confirmado por la propia entidad.

Dicha situación se produjo porque Chang González, nicaraguense con 20 años de residir en Costa Rica, estuvo fuera de estas fronteras poco más de un año. Regresó en enero del 2011 para trabajar como vendedor de libros para una editorial.

Para reingresar a Costa Rica, era necesario que él renovara la cédula de residencia, que, de acuerdo con las leyes migratorias del país, debe contar con un seguro de salud, entre otros requisitos.

Chang González adquirió el seguro con la CCSS y, al mes de haber regresado a suelo tico, fue contratado por la editorial para que la cual había laborado tiempo atrás, por lo que entró en planilla y fue asegurado con el aporte de cuotas obrero-patronales.

Fue el hecho de no haber declarado ante la Caja que ya no era trabajador independiente lo que ahora causa apuros para la realización del trasplante.

Su deuda con la entidad es de unos ¢700.000.

La Caja le ofreció un arreglo de pago. No obstante, debido a que Chang no trabaja para la editorial desde agosto del 2012, debe pagar la totalidad de la deuda y seguir cotizando de forma independiente para poder aplicar como donador para su hija.

Odilíe Arias, directora de Inspección de la Caja, explicó que la condición de asegurado de un trabajador independiente no se excluye necesariamente cuando pasa a planilla y con patrono.

La funcionario de la Caja insistió en que la falla del padre de no haber cambiado su condición ante la Caja, complica el caso.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Traba administrativa pone en jaque trasplante para joven