Nacional

El árbolito de ciprés y el pasito son dos clásicos de esta época

Ticos salieron en busca del aroma y los personajes navideños

Actualizado el 03 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Ventas de este fin de semana caminaron a buen ritmo, según vendedores

Ir a la finca de los cipreses se convierte con facilidad hasta en un paseo de domingo

Nacional

Ticos salieron en busca del aroma y los personajes navideños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La ilusión de entrar a la casa, sentir el olor a ciprés y ver los colores de las luces de Navidad, motivó a muchos este fin de semana a comprar árbol, lana y hasta los Reyes Magos.

Los carros, como las hormigas que cargan hojas, recorrieron ayer las calles con el ciprés en el techo. La tradición se convirtió en paseo para muchas familias.

“La idea es tener una Navidad bien alegre, con luces y comiendo tamalitos. Estamos aprovechando el día para pasear y escoger el arbolito que vamos a poner en la casa”, contó José Luis Badilla, un vecino de Guápiles que viajó hasta San Luis de Santo Domingo (Heredia) en busca del árbol de ciprés.

En un recorrido realizado por La Nación, sobre la carretera a Guápiles, varias fincas ofrecían árboles a precios que varían entre los ¢5.000 y ¢20.000, según la altura.

Francisco Zamora es dueño de la Quinta San Luis, un negocio familiar con veinte años y 14.000 árboles de ciprés listos para la temporada navideña.

Otro de los vendedores de la zona es Hugo Fonseca, dueño de Proverde, quien aseguró que por cada árbol talado siembra dos nuevos.

“Más que por vender, nosotros lo hacemos porque nos gusta la idea de mantener esa alegría de las familias cuando compran el árbol”, manifestó Fonseca.

En las fincas, hay familias que llevan termos con café y comparten con los vendedores. Entre todos deciden cuál será la opción que decorará la sala junto a luces y lazos.

Los vendedores recomiendan colocar el árbol en un balde con agua con el propósito de que mantenga el verdor hasta enero.

¿Y el portal? En las carreras de las compras de fin de año, la gente aún se acerca al Mercado Central, en San José, en busca de lana, aserrín de colores y figuras para el portal.

“Jóvenes y viejos vienen en esta época detrás de las figuritas para decorar el portal: casitas, lana, la figura del Niño... es una tradición que se mantiene en muchos hogares y es lo más bonito de este tiempo”, dijo Esperanza Brizuela, quien tiene más de 20 años en la venta de artículos navideños en este lugar.

PUBLICIDAD

“Mis dos nietos vienen a meterme el hombrillo y yo estoy muy contenta porque ya la gente empieza a venir y se siente el ambiente navideño”, concluyó la vendedora.

  • Comparta este artículo
Nacional

Ticos salieron en busca del aroma y los personajes navideños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota