| Cura critica ruido de los niños y besos

Sacerdote censura saludo de la paz entre los fieles

Últimas noticias


        
        
      El presbítero de la orden de los dominicos Álvaro Montes de Oca reaccionó molesto ante las preguntas de La Nación. | ALBERTO BARRANTES C.
El presbítero de la orden de los dominicos Álvaro Montes de Oca reaccionó molesto ante las preguntas de La Nación. | ALBERTO BARRANTES C. ampliar

Los católicos que asistieron este domingo a la misa de las 10 a. m. en la iglesia La Dolorosa, en San José, salieron del templo sin poder darse entre ellos el saludo de la paz.

José Meléndez, quien acudió a la celebración, contó que el sacerdote Álvaro Montes de Oca afirmó que ese gesto es innecesario, y que “le molestan los besos entre la gente y el ruido que generan los niños en la misa dominical”.

La Nación visitó ayer la iglesia La Dolorosa y corroboró que en la celebración de las 11:30 a. m., el saludo de la paz entre los fieles está suprimido de la misa.

El sacerdote dijo: “La paz esté con ustedes”, y los fieles respondieron: “Y con tu espíritu”. Después, no hubo invitación para que los católicos se dieran el saludo.

Una vez concluida la eucaristía, se le consultó al sacerdote sobre el cambio y la forma en que se refirió a los feligreses este domingo.

En su reacción, el cura de la orden de los dominicos golpeó la mesa, levantó su voz y reconoció que él ha borrado esa costumbre de todas sus misas.

“No es mi obligación hacer ese gesto, a mí qué me importa lo que hagan las otras iglesias y lo que usted diga. Ojalá que Dios lo castigue y que le caigan todos los castigos”, manifestó el sacerdote.

En su sermón de ayer, el cura dominico habló de “demonios que distraen a los católicos” y llamó la atención de aquellos que ocuparon las bancas traseras del templo, porque “no pueden poner atención a la misa”.

No es obligación. El canciller de la Curia Metropolitana, Daniel Blanco, indicó que, aunque es costumbre celebrar el saludo de la paz entre los feligreses, no es obligación del sacerdote propiciar el gesto en la celebración católica. “Es un acto que no es obligatorio, pero hay cuestiones normales y culturales, que hacen que el saludo se dé casi siempre en las iglesias. Ya la actitud o la forma en cómo se niegan las cosas es diferente, y cuando un fiel se siente agredido por el sacerdote, debe poner una denuncia, mediante una carta al arzobispo”.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Sacerdote censura saludo de la paz entre los fieles